Probamos NVIDIA 3D VISION

Probamos NVIDIA 3D VISION
19 de agosto, 2010

Aunque hace tiempo que se presentó (en MuyComputer ya publicamos un completo especial sobre esta tecnología) hemos aprovechado el verano para probar, a fondo y en una máquina especialmente diseñada para ello, el sistema NVIDIA 3D VISION. A pesar de que no es un producto de masas (el precio del equipo necesario y la casi ausencia de publicidad tienen mucho que ver) sus resultados sorprenden y cada vez hay más contenidos nativos con los que sacarle partido. Así es NVIDIA 3D VISION.

¿Qué es NVIDIA 3D VISION?

NVIDIA 3D VISION es una tecnología que combina unas gafas estereoscópicas, un emisor de infrarrojos y un software especialmente diseñado para ofrecer contenidos en tres dimensiones en pantallas y proyectores compatibles con la plataforma. El sistema parte de una base conocida hace años, la esteroscopia, que consiste en generar una imagen ligeramente distinta para cada ojo simulando la visión real e induciendo al cerebro a crear sensación tridimensional.

Las gafas 3D son de alta calidad y muy ligeras (pesan unos 50 gramos) y cómodas (incluye varios soportes nasales). Su diseño está pensado para que los usuarios que necesiten lentes correctoras no tengan problemas y su batería recargable garantiza hasta 40 horas de autonomía (se recargan desde cualquier puerto USB). El ángulo de visualización efectivo declarado por NVIDIA es de 180º pero, en la práctica, conviene estar lo más perpendicular posible a la pantalla para no perder sensación de profundidad ni notar deformaciones.

¿Cómo funciona?

El diseño de las gafas permite usar lentes correctoras debajo sin problemas.

El software 3D VISION usa la potencia de las tarjetas gráficas actuales para renderizar cada imagen dos veces, una para cada ojo. El monitor 3D las muestra de forma simultánea y el emisor de infrarrojos envía datos en tiempo real a las gafas para que se sincronicen con la secuencia, bloqueando fotogramas para que cada ojo los perciba alternativamente (el obturador activo de las gafas se encarga de ello de forma imperceptible para nuestro cerebro). El resultado son imágenes en alta definición (hasta 1.920 x 1.080 píxeles) nítidas y estables, sin desenfoques extraños y con una sensación de profundidad realista.

Los ingenieros de NVIDIA han invertido mucho tiempo en conseguir que el sistema se pueda usar durante bastantes minutos sin producir fatiga visual. Una frecuencia de refresco de 120 Hz (60Hz para cada ojo), es suficiente para "engañar" a nuestro cerebro y ofrecer sensaciones realistas, sin parones ni "saltos" molestos. En cualquier caso (con o sin usar gafas 3D) siempre es recomendable descansar unos minutos tras cada hora de juego.

La rueda permite regular la sensación de profundidad.

¿Para qué puedo utilizar NVIDIA 3D VISION?

Este sistema es compatible con el 90% de los juegos disponibles en el mercado para PC y funciona en todos los desarrollos que utilicen las librerías DirectX. La compañía trabaja con los estudios para optimizar algunos títulos, y mantiene una activa política de actualizaciones para ampliar el catálogo de videojuegos disponibles (la lista completa se puede encontrar en la web de NVIDIA).

También podemos utilizar NVIDIA 3D VISION para ver otros contenidos 3D como fotografías tomadas con cámaras especiales (en breve analizaremos en el laboratorio una compacta de Fujifilm que ofrece esta función), películas Blu-ray en 3D, vídeos en 3D disponibles en Internet, retransmisiones de eventos (con la sintonizadora del ordenador), etc. Además, la firma está a punto de lanzar NVIDIA 3DTV Play, un software que permitirá conectar el ordenador a un televisor 3D estándar a través del puerto HDMI para disfrutar de imágenes en tres dimensiones en el salón de casa (se venderá por separado o incluido en el kit).

¿Qué necesito para utilizar NVIDIA 3D VISION?

Como hemos comentado el kit básico incluye unas gafas, el emisor de infrarrojos, gamuza de limpieza, cables, funda, manuales y el software necesario para que todo funcione. Además, necesitaremos un monitor LCD de 120 Hz, televisor HD DLP 1080p o un proyector que soporte DepthQ HD 3D (en la web de NVIDIA podemos encontrar una lista actualizada del hardware compatible) y una tarjeta gráfica NVIDIA compatible. En el mercado también podemos encontrar portátiles con paneles 3D y potentes gráficas que son compatibles con NVIDIA 3D VISION.

En cuanto a la potencia del ordenador que necesitaremos la recomendación mínima del fabricante parte de un procesador Intel core 2 Duo o AMD X2 (o superiores), gráficas NVIDIA GeForce 9600GT o superiores, más de un gigabyte de RAM y Windows Vista o superior (no funciona con XP) aunque es evidente que necesitamos más hardware para mover videojuegos exigentes.

Por nuestra experiencia recomendamos, al menos, un procesador Intel Core 2 Duo o superior, 2 Gbytes de RAM y una tarjeta gráfica basada en NVIDIA GTX260 o superior. Si tenemos un sistema multiGPU la experiencia mejora considerablemente (especialmente en los juegos más complejos y que incluyen motor de físicas) o, como alternativa, dedicar una gráfica secundaria menos potente al cálculo de físicas vía CUDA. También merece la pena invertir en un monitor de 22" o superior, que facilitará la inmensión en la experiencia 3D por su mayor diagonal o esperar a NVIDIA 3DTV Play para disfrutarlo en un televisor 3D (es importante recordar que para mover videojuegos a 1080p es necesario un equipo muy potente).

Nuestras pruebas

NVIDIA nos facilitó el kit 3D junto con un monitor Samsung Syncmaster 2233RZ. En las próximas semanas publicaremos análisis de otros monitores de Asus y LG especialmente diseñados para mostrar imágenes en 3D con este sistema que hemos tenido la ocasión de probar.

La NVIDIA GTX 480, potencia en estado puro.

Montamos uno de los equipos referencia de nuestro laboratorio técnico, especialmente diseñado para sacar el máximo partido a todo lo relacionado con videojuegos. Estas son sus especificaciones técnicas más importantes:

Placa Sapphire Pure CrossFireX 790GX
Procesador AMD Phenom II Quad Core 965 – 3.4Ghz – Black Edition AM3
6 Gbytes de memoria RAM DDR3 1.600 MHz OCZ
GPU NVIDIA GeForce GTX 480
Disco Duro Seagate Barracuda 1 Tbyte 7.200 RPM.
Fuente de alimentación Corsair HX1000 W.
Sistema operativo Windows 7 64 bits.

Probamos el equipo con todo tipo de videojuegos, desde Call of Duty: Modern Warfare 2 , uno de los FPS referencia para PC al popular World of Warcraft, pasando por algunos de los mejores títulos del año pasado como Batman Arkham Asylum (con el que ya publicamos un análisis de PhysX) o Left for Dead 2, un hito en juego online. El rendimiento bruto en frames por segundo activando NVIDIA 3D VISION se reduce a más de la mitad, así que recalcamos la importancia de contar con una gráfica potente que mantenga una tasa razonable y no obligue a prescindir de detalles y efectos especiales.

Nos gustaría destacar que no es necesario hacer nada especial para disfrutar de cualquier juego moderno en 3D, el software de NVIDIA se encarga de que todo funcione de forma totalmente transparente para el usuario. Con mantener actualizados los drivers es suficiente para olvidarnos de problemas, aunque sí puede ser más complicado lidiar con los códecs necesarios para la reproducción de vídeo con el software incluido (especialmente de contenidos descargados de Internet).

Un asistente de exquisita factura nos guía, paso a paso, en la configuración inicial del sistema según nuestras necesidades. Además, determinados juegos incluyen consejos de configuración y perfiles predefinidos para proporcionar una experiencia de juego óptima, un esfuerzo importante por parte del fabricante que se nota, sobretodo en los títulos más conocidos incluidos en la lista de compatibilidad (unos 350 videojuegos por ahora).

La sensación de profundidad está muy lograda y no se pierden ni detalles ni nitidez (siempre que tengamos un hardware de cierto nivel) aunque la experiencia jugable depende de cada título en concreto (es recomendable probar los catalogados con soporte excelente). NVIDIA resuelve el problema de apuntado en los FPS con una mira específica compatible con el modo 3D que, según nuestras pruebas, funciona a la perfección.

Los problemas de apuntado en los FPS ya están resueltos.

En determinados juegos podemos notar cierto grado de deformidad en ciertas escenas, algo que se puede solucionar gracias al regulador de profundidad que incorpora el receptor (por defecto está al 15%). Otro inconveniente es que, al jugar con gafas, las imágenes aparecen más oscuras pero una vez acostumbrados no supone mayor problema.

También probamos algunos vídeos 3D en alta definición que NVIDIA ofrece en su web, con resultados excelentes. El software incluye un reproductor básico pero que cumple su cometido con eficiencia, optimizando los contenidos para la plataforma 3D VISION.

Para lograr una experiencia de juego óptima recomendamos dedicar unos minutos a calibrar el efecto 3D a nuestro gusto (mejor ir de menos a más), jugar en una estancia no excesivamente iluminada y con un monitor panorámico lo más grande posible. Si queremos poner la guinda a la experiencia nada mejor que un buen sistema de sonido multicanal.

El reproductor multimedia 3D es básico y sencillo, pero funciona muy bien.

Conclusiones

En el mercado podemos encontrar las NVIDIA 3D VISION por separado (150 euros aproximadamente) o en combinación con un monitor compatible (desde 300 euros) con la plataforma. Teniendo en cuenta el equipo necesario para mover títulos de forma fluida está claro que el producto va dirigido al usuario avanzado que busca nuevas experiencias con sus videojuegos favoritos.

Es justo reconocer la calidad del desarrollo de NVIDIA y el esfuerzo continuo por mejorar los drivers. La barrera del precio (si sumamos la compra de un monitor especial) junto a la casi total ausencia de publicidad son dos hándicaps importantes para el despegue de una plataforma que no está siendo lo suficientemente apoyada por los proveedores de contenidos, consciente del reducido nicho de mercado al que va dirigida.

Aunque, como hemos comentado, es posible disfrutar -y mucho- de NVIDIA 3D VISION con los títulos actuales los futuros compradores esperan desarrollos específicos en 3D en los videojuegos en particular, y más variedad de contenido multimedia en general. La próxima llegada de NVIDIA 3DTV Play puede ser muy interesante en este sentido.

Resulta muy complicado mostrar con imágenes o vídeos las sensaciones que ofrece NVIDIA 3D VISION. Por ello, consideramos fundamental que los distribuidores ofrezcan a los usuarios la posibilidad de probar, en un ambiente adecuado, las posibilidades de esta tecnología. Nos consta que varios centros MediaMark disponen de equipos demo, así como algunas tiendas especializadas.

¿Merece la pena? Aunque no hay que olvidar que hablamos de una inversión importante, es el precio a pagar por una experiencia exclusiva que entusiasmará a los amantes de los videojuegos. Estamos convencidos que una sola partida a títulos tan logrados como Batman Arkham Asylum bastaría para convencer a más de un aficionado y, en términos generales, pocas pegas se le pueden poner a su impecable funcionamiento. Si nuestro presupuesto nos permite acceder a este "capricho tecnológico" y tenemos un PC a la altura de las circunstancias, no hay nada mejor para vivir los mejores videojuegos de la forma más realista posible y con toda la calidad del hardware de última generación.

  • Share This