Patente codificación vídeo MS

Patente codificación vídeo MS
13 de octubre, 2010

El regulador estadounidense ha concedido una patente a Microsoft que describe la codificación de video de una GPU mediante aceleración de hardware. La patente fue presentada en 2004 y ha sido aprobada ahora, abriendo de paso el eterno debate sobre las patentes de software, más en una tecnología esencial en la computación actual usada por aplicaciones como Adobe Premiere o por los gigantes de chip gráficos ATI y NVIDIA en lenguajes como CUDA, DirectCompute and OpenCL.

 

Tenemos lío a la vista con la concesión a Microsoft de una patente de “codificación de video usando aceleración por hardware de un chip gráfico” que abarca amplias técnicas de cálculo de movimientos en el procesamiento de video, el uso de búferes de profundidad, el mapeo de pixels a texels o la conversión de imágenes en macrobloques para procesarlas en paralelo.

 

 

Conceptos básicos que ya han sido utilizados en la aceleración del procesamiento de vídeo de los últimos años a partir de aplicaciones independientes como la suite de edición Adobe Premiere y principalmente por AMD y NVIDIA utilizando sus chips gráficos para acelerar la codificación de video u ejecución de aplicaciones de propósito general con CUDA, DirectCompute u OpenCL.

 

Tendremos follón si no hay aclaración o acuerdo sobre las funciones exactas que cubren la patente. También en sus fechas de aplicación ya que fue presentada en 2004 pero hasta ahora no ha sido aprobada. En ese tiempo son múltiples las empresas que han utilizado este tipo de tecnología de aceleración utilizando las  GPUs en la codificación de video.

 

Ya os contaremos. La batalla de las patentes de software es otra de las guerras que existen en el sector tecnológico y no son pocos los que piden directamente su supresión argumentando el freno a la innovación que suponen y el uso que las compañías hacen de las mismas. Y Microsoft no es la única; todas las grandes han entrado en esta guerra con IBM a la cabeza de patentes de software aprobadas. Luego dependerá de cómo se utilicen pero el peligro del control por una sola compañía de tecnologías tan importantes como la que nos ocupa, es claro.

  • Share This