Web Analytics
Conecta con nosotros

Guías

¿Debería actualizar a Windows 8? Guía básica para novatos

Publicado

el

Windows 8 guia

Windows 8 está cada vez más cerca y es probable que muchos usuarios se estén planteando si merece la pena actualizar al nuevo sistema operativo de Microsoft. ¿Será fácil adaptarse a Windows 8? ¿Merece la pena comprar un nuevo equipo o funcionará en el que ya tienes? ¿Tendré problemas con mis juegos? ¿Cuánto va a costar? En este artículo intentamos responder a algunas preguntas básicas que, por supuesto, os animamos a completar en la sección de comentarios.

¿Qué mejoras me puede aportar la actualización a Windows 8?

Aunque el nuevo sistema operativo contiene cientos de novedades, no cabe duda que el cambio más notorio será la interfaz. Windows 8 apostará por menús más intuitivos, diseñados para controlar con pantalla táctil o utilizando periféricos diseñados para Windows 8 con el objetivo de acercar la experiencia de usar un ordenador a lo que vemos en smartphones y tablets.

Más allá de las novedades relacionadas con la experiencia de usuario, esperamos un sistema operativo más estable, que será capaz de sacar el máximo partido al hardware moderno y que tendrá un consumo contenido de los recursos del equipo. Windows 8 se integrará mejor con las redes sociales y mantendrá una relación todavía más estrecha con Internet. Veremos mejoras importantes en conectividad, seguridad y cambiará para siempre nuestra forma de descargar e instalar aplicaciones.

¿Cuánto me va a costar actualizar a Windows 8?

Windows 8 se venderá en dos versiones, una estándar y válida para la mayoría de usuarios domésticos y otra orientada al usuario profesional, denominada Windows 8 Pro. Habrá una tercera opción, llamada Windows 8 Pro Pack que incluirá un código para la descarga de la nueva versión de Windows Media Center (que no viene de serie).

Si sois usuarios de Windows 7, Windows Vista o Windows XP el proceso de actualización será casi automático; bastará acceder a la web de Microsoft y comprar el paquete de actualización que nos interese desde 39,99 euros (el precio todavía no está confirmado oficialmente). Si queremos versiones en caja podemos adquirirlas en los distribuidores habituales desde 69,99 euros para las actualizaciones (es necesario tener instalado Windows 7) o completa (desde 99,99 euros).

guia-windows8-3

Los usuarios que han comprado un equipo hace poco deberían revisar la web del fabricante y comprobar si cuentan con algún programa de actualización. Marcas como HP, Sony o Lenovo (entre muchas otras) ofrecen promociones que permiten descargar Windows 8 Pro por solo 14,99 euros si hemos comprado un equipo entre el 2 de junio de 2012 y el 31 de enero de 2013. Toda la información sobre está opción está en este microsite de Microsoft.

Una última puntualización en este punto: lo que veremos tras actualizar depende de la versión de Windows desde la que actualicemos. Así, con Windows 7 conservaremos archivos, configuración y aplicaciones, con Vista solo archivos y configuración y actualizando desde XP solo podremos conservar los archivos que tengamos en Windows 8.

guia-windows8-2

¿Funcionará Windows 8 en mi ordenador?

Los requisitos mínimos de Windows 8 son un procesador de 32 o 64 bits (Intel o AMD) de 1 GHz o superior, un gigabyte de RAM (2 Gbytes si instalamos una versión de 64 bits), 20 Gbytes libres en el disco duro y una gráfica compatible con DirectX 9. Afortunadamente, Microsoft aprendió la lección con Windows Vista y presentará un sistema operativo capaz de aprovechar el hardware disponible y compatible con prácticamente cualquier equipo con menos de cuatro años de antigüedad.

Por las pruebas que hemos podido realizar en las versiones previas, recomendamos contar con 4 Gbytes de RAM, unos 50 Gbytes libres de disco duro y un procesador Intel Core 2 Duo o superior para obtener la mejor experiencia. Evidentemente, si contamos con mejoras como una unidad SSD, un micro de última generación o una placa base de calidad mejoraremos todavía más el rendimiento real del sistema operativo y las aplicaciones, especialmente con tareas pesadas y en escenarios multitarea.

¿Tendré problemas con las aplicaciones y los juegos que ya tengo?

En principio no debería haber ningún problema con software que funcione bien en Windows 7. Microsoft recomienda consultar el centro de compatibilidad para comprobar si sus periféricos, dispositivos y aplicaciones darán problemas tras la actualización. Además, los fabricantes lanzarán actualizaciones de controladores y parches para corregir posibles problemas en determinadas configuraciones cuando la versión final de Windows 8 esté disponible.

Si actualizamos desde Windows Vista o Windows XP es muy importante recordar que tendremos que volver a instalar todas nuestras aplicaciones y juegos. Contar con los discos originales, las licencias y las claves de activación es fundamental si queremos conservarlas en el nuevo sistema operativo.

¿Merece la pena comprar un nuevo equipo para Windows 8?

Los fabricantes tienen preparada una auténtica avalancha de equipos especialmente diseñados para sacar el máximo partido a Windows 8 y los nuevos ultrabooks, los all-in-one o propuestas tan originales como los convertibles son la mejor manera de disfrutar con el nuevo Windows. Si no tenemos pensado renovar el equipo, puede ser una buena idea adquirir algún periférico diseñado para Windows 8, como un trackpad para nuestro sobremesa que nos permita aprovechar el reconocimiento de gestos.

Bastan cinco minutos con Windows 8 para comprobar hasta qué punto se ha diseñado pensando en una interfaz táctil (los dedos se van de forma casi incosciente a tocar la pantalla) pero funcionará sin problemas en cualquier equipo moderno y los errores de compatibilidad con hardware serán prácticamente inexistentes, así que no es el absoluto necesario renovar el equipo para disfrutar del nuevo sistema operativo de Microsoft.

guia-windows8-3

¿Debería actualizar a Windows 8?

La respuesta a esta pregunta depende de las necesidades de cada usuario. No podemos negar que Windows 8 va a suponer un cambio radical respecto a lo que muchos usuarios están acostumbrados y, por supuesto, no es obligatorio actualizar. Windows 7 gozará todavía de muchos años de soporte y la mayoría de aplicaciones nuevas deberían funcionar perfectamente, aunque no podremos aprovechar las mejoras relacionadas con la nueva interfaz, el control por gestos y el resto de novedades exclusivas de Windows 8.

Si nuestro equipo tiene más de tres años, nuestra recomendación es continuar con Windows 7 y, más adelante, adquirir un nuevo ordenador pensado para sacar partido a Windows 8. Los nuevos portátiles o los sistemas all-in-one ofrecerán la mejor experiencia de usuario con Windows 8 y, esperando unos meses, encontraremos precios más ajustados y un sistema operativo más maduro y actualizado.

Por supuesto, si usamos el equipo a nivel profesional es fundamental tomar la actualización con calma y comprobar que las aplicaciones que utilizamos no presentan problemas de incompatibilidad con Windows 8 (como hemos comentado, no es probable que esto suceda). Quizás para este perfil de usuarios sea buena idea esperar a la primera gran actualización del sistema para dar el salto.

Me encargo de traer innovación y nuevo negocio al grupo TPNET. Además colaboro en varios de nuestros sitios como MC y MCPRO.

Lo más leído