Web Analytics
Conecta con nosotros
QNAP TS-221 QNAP TS-221

Análisis

QNAP TS-221, análisis

Publicado el

QNAP TS-221

Crear un servidor de archivos doméstico es cada vez más fácil gracias a la amplia oferta de NAS (Network-attached Storage) disponible en el mercado, y este QNAP TS-221, de la serie TurboNAS de este fabricante taiwanés, ofrece interesantes prestaciones tanto para hogares como para pequeñas oficinas.

Con él, además de almacenar datos y poder acceder a ellos en red, también dispondremos de herramientas para efectuar copias de seguridad, disfrutar de nuestros archivos multimedia en una amplia variedad de dispositivos e incluso crear nuestra propia Nube personal a la que entrar desde cualquier parte, y no solo conectados a la misma red WiFi. Y, por supuesto, dispone de apps compatibles con Android e iOS para navegar por su contenido con la mayor facilidad posible.

Una de sus mayores bazas es su sistema operativo, QTS 4.0, construido a partir de Linux y con multitarea habilitada para trabajar con varias aplicaciones al mismo tiempo y poder minimizarlas. En él encontramos menú de inicio rápido, panel de control, escritorios múltiples y barras de herramientas inteligentes que se adaptan al momento para permitir una interacción más directa con cada función, e incluso podemos personalizar su interfaz con fondos de pantalla propios. Su sistema de iconos le resultará familiar a cualquiera que utilice un smartphone, por lo que resulta muy intuitivo.
QNAP QTS 4.0

Además, tenemos a nuestra disposición aplicaciones adicionales que poder instalar desde el App Center, tanto de tipo profesional como orientadas al usuario doméstico: en el primer bloque encontramos herramientas para el intercambio de archivos, iSCSI y virtualización, backup o gestión de permisos, mientras que en el segundo disponemos de software para la reproducción de contenido multimedia (fotos, videos, música y streaming inalámbrico compatible con AirPlay y DLNA), descarga P2P y creación de Nube personal. También es posible sincronizar el NAS con una cuenta de Dropbox, Google Drive o BitTorrent Sync, o instalar un CMS para crear nuestro propio blog o portal web.

Todo esto se completa con un total de seis aplicaciones disponibles para dispositivos móviles. Qfile y QManager nos permiten gestionar el contenido del NAS o monitorizar su uso desde un smartphone o tableta; QMusic sirve para reproducir música como si se tratase de la app nativa de nuestro terminal; QGet nos permite descargar archivos directamente al NAS; VMobile hace de control remoto de cámaras de videovigilancia IP; y QRemote, finalmente, convierte a nuestro móvil en un mando a distancia para controlar distintas aplicaciones.

Diseño, características e instalación

El QNAP TS-221 presenta un diseño con materiales de calidad en acabado metálico y un tamaño dentro de lo normal, no excesivamente compacto pero ni mucho menos voluminoso. Eso sí, la fuente de alimentación es externa, similar a la de un ordenador portátil.

En el frontal del NAS, junto a las dos bahías de fácil extracción para instalar sendos discos duros (no incluidos), encontramos además un puerto USB 2.0 y un botón de sincronización, que si lo pulsamos cuando tengamos conectada alguna unidad de almacenamiento externo nos servirá para copiar su contenido al instante, mientras que en la parte posterior hay otros dos puertos USB (estos del tipo 3.0), otros dos eSATA y la pertinente conexión Gigabit Ethernet para conectar el NAS a nuestro router.

 

QNAP TS-221 conexiones

Ficha técnica

En su interior encontramos un procesador Marvell a 2 GHz y 1 Gbyte de memoria RAM, características que van acorde con el precio (299 euros) y que lo sitúan dentro de la gama media/alta de NAS domésticos. Por su parte, el consumo de energía es muy bajo, con tan solo 8 W en modo reposo y 19 W en funcionamiento con los dos discos duros instalados, y la velocidad de funcionamiento llega a casi 108 MB/s en lectura y 77,5 en escritura.

Soporta discos SATA II de 3,5 o 2,5 pulgadas intercambiables en caliente, que pueden configurarse en modo estándar (un sólo disco), JBOD, RAID 0 y RAID 1, y si la seguridad nos preocupa, el QNAP TS-221 viene bien surtido al respecto: tiene antivirus integrado y dispone de otras funciones como control de acceso de usuarios, bloqueo basado en IP no autorizadas e inicio de sesión cifrado.

Una vez hayamos insertado uno o dos discos en el NAS y lo hayamos enchufado, bastará con dirigirse a la web http://start.qnap.com y seguir las instrucciones que se nos muestran, con software de instalación disponible para Windows, Mac y Linux. Desde aquí también podremos actualizar el firmware en el caso de existir una nueva versión, aunque el proceso no resulta todo lo automatizado como sería deseable y los usuarios con menos conocimientos pueden tener algún problema.

Conclusiones

Nos encontramos ante un NAS con infinitas posibilidades y que, sin duda, satisfará las necesidades de los usuarios domésticos más exigentes, pero que también encaja en entornos profesionales como pequeñas oficinas. No obstante, el precio a desembolsar es alto y si buscamos un NAS para casa hay alternativas mucho más asequibles (algunas de la propia QNAP, menos potentes pero con funcionalidades similares y suficientes para la mayoría de los casos).

Dicho esto, el sistema operativo QTS 4.0 brilla con luz propia y es realmente agradable de utilizar, tanto por su versatilidad como por su interfaz, y el enorme ecosistema de aplicaciones disponibles son un plus a tener en cuenta, con todo lo que se le puede pedir a un NAS actual. En cambio, no habría estado mal que el puerto frontal fuese un USB 3.0 y no un 2.0, mientras que a la hora de configurarlo (sobre todo si se nos pide actualizar el firmware) puede que nos encontremos ante alguna complicación puntual.

En uso es bastante silencioso, aunque el ventilador se llega a escuchar, y al no tener la fuente de alimentación integrada en el chasis, su colocación en entornos de estética cuidada (por ejemplo, en el salón junto al televisor) no es tan favorable. Pero como hemos recalcado, la fiabilidad y las prestaciones de este QNAP TS-221 lo colocan como un producto recomendable para quienes busquen un NAS de calidad contrastada, con un funcionamiento muy ágil y prestaciones sobresalientes.

Lo más leído