Los primeros benchmark de Windows sobre ARM no invitan al optimismo

Los primeros benchmark de Windows sobre ARM no invitan al optimismo
15 de noviembre, 2017

Los primeros benchmark de equipos Windows sobre ARM publicados en Geekbench no invitan al optimismo, al menos en términos de rendimiento. Cierto es que estos equipos no están destinados a ser los más potentes del mercado, pero es que los resultados están bastante por debajo de dispositivos móviles Android con el mismo chipset.

Como recordarás, Windows 10 sobre ARM es una nueva plataforma creada por Microsoft para ofrecer soporte completo a chips ARM con emulación de aplicaciones x86. Ese será su mayor activo, la capacidad de ejecutar aplicaciones Win32 incluyendo copias completas de Adobe Photoshop, Microsoft Office y juegos populares de Windows, además de las propias apps universales de Windows 10.

La plataforma sólo cuenta con Qualcomm para el suministro de chips y permitirá fabricar -por ejemplo- MiniPCs, tablets y especialmente portátiles tipo Chromebook que dominan nichos como el educativo estadounidense y hace tiempo que usan indistintamente chips Intel y ARM y a los que claramente apunta Microsoft con esta versión.

Los equipos listados en Geekbench son dos versiones de un ultraportátil HP de 12 pulgadas, con 4 y 8 Gbytes de RAM, 128 y 256 Gbytes UFS para almacenamiento y el SoC Snapdragon 835, como decíamos, el único chipset que hemos visto hasta ahora como motor de la plataforma.

Los resultados son simplemente decepcionantes, 1163 y 4263 puntos en las pruebas de rendimiento en simple y multinúcleo. Muy por debajo de los obtenidos por un smartphone de gama alta con Android, que con el mismo chipset de Qualcomm arroja 2.200 y 7.700 puntos, respectivamente.

benchmark de Windows sobre ARM

Aclarando que se trata de pruebas previas, no oficiales, que seguramente falta una mayor optimización que sí llegaría en los equipos comerciales y que estos equipos no están destinados a batir récords de rendimiento, los primeros resultados de estos Windows sobre ARM confirman las dudas que tenemos de su futuro.

Veremos, el desastre de Windows RT está muy cerca… Por otro lado, hay centenares de equipos en el mercado con Windows 10 estándar, bajo coste, hardware de Intel o AMD, corriendo aplicaciones nativas sin necesidad de emular y sin bloqueo de otras de terceros (véase Chrome o Firefox) que definitivamente pueden echar para atrás a un gran número de clientes potenciales. Aventura de difícil pronóstico. 

  • Share This