Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Canon Pixma TS9150, análisis

Publicado

el

A estas alturas pocos dudan que el formato digital ha ganado la batalla al papel, al menos en lo que a practicidad se refiere. Casi todos llevamos en el bolsillo un dispositivo capaz de almacenar miles de fotos pero cada vez son menos las que acaban en un soporte físico. Sin embargo, todavía quedan los que prefieren imprimir sus recuerdos en casa, de forma más cómoda y privada; a ellos va dirigido la protagonista de nuestro análisis.

La nueva Canon Pixma TS9150 es una impresora multifunción muy compacta y especialmente diseñada para aficionados a la fotografía. Es un producto muy especializado y dirigido a un nicho de mercado muy concreto, así que no tiene mucho sentido compararlo con nada que nos sea una impresora fotográfica.

A nivel técnico estamos ante una impresora de inyección de tinta con seis cartuchos independientes, capaz de alcanzar una resolución de hasta 4.800 x 1.200 ppp y trabajar con formatos hasta A4. Además, incopora un escáner plano A4 con resolución óptica de 2.400 x 4.800 ppp y una velocidad de cinco páginas por minuto.

Canon ha puesto mucho interés en que podamos utilizar la impresora sin necesidad de pasar por el ordenador, gracias a una pantalla LCD de 12,6 cm. a todo color y un sistema operativo rápido, sencillo y realmente intuitivo. Detalles como la ranura para tarjetas de memoria, sus excelentes opciones de conectividad o el gran trabajo de la firma japonesa con las apps para plataformas móviles hacen que imprimir fotos sea sencillo y posible para aquellos que no quieren complicarse la vida.

Hemos probado la impresora con un juego de papel fotográfico Canon, obteniendo unos resultados sobresalientes. No es un impresora rápida (tampoco debería ser un factor clave) y, a máxima caliad, tardamos entre 1:30 y 2 minutos en obtener una copia de 10 x 15 cm. La calidad es impresionante y equiparable a la de un laboratorio fotográfico, aunque los más exigentes tendrán que jugar con los perfiles de impresión y utilizar soportes de alta calidad para garantizar la fidelidad de color.

¿Compensa tener una impresora fotográfica en casa?

Hoy en día es sencillo, rápido y barato encargar copias impresas desde casa a través de Internet o en casi cualquier tienda de fotografía. El precio por copia es, obviamente, mucho más económico que el que podemos obtener con una impresora fotográfica pero no es lo único que deberíamos valorar.

En primer lugar, la calidad que ofrece una impresora de este nivel es muy superior al de los laboratorios «baratos» que podemos encontrar por la red, suficiente para uso amateur pero que no convencen a los aficionados más avanzados. La opción es recurrir a sitios más especializados o bien optar por una máquina como la protagonista de nuestro análisis, siempre que tengamos tiempo y ganas de controlar todo el proceso (desde calibrar el monitor a comprar soportes de calidad, enfocar para impresión, etc.)

La Canon Pixma TS9150 se puede encontrar en tiendas como Amazon por unos 250 euros. mientras que el juego de cartuchos en tamaño XL cuesta unos 100 euros. La impresión de imágenes desgasta tinta de manera muy desigual, así que es muy interesante que sean independientes para que solo tengamos que sustituir el que nos interese en cada momento.

Y, llegados a este punto, merece la pena detenerse en el espinoso asunto del coste por copia. Si sumamos el coste de la impresora (que iremos amortizando poco a poco), el de los cartuchos y el del papel fotográfico (comprar una impresora como esta para utilizar papel normal no tiene mucho sentido) es fácil superar el euro por copia en tamaño estándar. A partir de aquí, es tarea del usuario decidir si las ventajas superan a los inconvenientes y está dispuesto a pagar un plus por tener sus copias en minutos y sin que pasen por terceras manos.

Conclusiones

Canon es una veterana en estas lides y lo demuestra con la Canon Pixma TS9150. Un producto prácticamente redondo al que solo podemos achacarle el precio de los consumibles, en la línea de lo esperado y similar a la de la mayoría de rivales que ofrecen esta calidad.

Nos gusta especialmente el diseño, la calidad de la impresión y sus posibilidades de conectividad. En el lado negativo esperábamos algo más de velocidad en gama alta y, quizás, un precio más ajustado dado que, sin salir de la serie Pixma, tenemos modelos bastante más económicos con especificaciones similares, como la excelente TS8150 (que ronda los 140 euros).

 

Notas finales

7Nota

Diseño9

Rendimiento7

Calidad de impresión10

Conectividad8

Calidad/Precio6

Lo más leído