Web Analytics
Conecta con nosotros
Sony RX100 V Sony RX100 V

Guías

Cómo comprar una cámara compacta que haga mejores fotos que tu smartphone

Publicado el

Las cámaras fotográficas en general y las compactas en particular no pasan por su mejor momento. El motivo principal es que casi todos ya llevamos una cámara más o menos decente en nuestros bolsillos, incorporada en el smartphone, perfecta para “apuntar, disparar y compartir”.

Sin embargo, conviene no llevarse a engaño. La base de la fotografía es la luz y, por mucho que avance la miniaturización, los sensores y las ópticas que incorporan los teléfonos, incluidos los de gama muy alta, las limitaciones físicas hacen que todavía (y, seguramente, siempre) estén lejos de una buena compacta.

Está guía va dirigida a aquellos que quieren ir un paso más allá de lo que ofrece su smartphone, sin necesidad de gastar mucho ni de cargar con una pesada cámara refléx y un montón de accesorios.

¿Necesito una cámara compacta?

Hace algunos años el mercado de cámaras compactas estaba repleto de productos de dudosa calidad (incluyendo aquellos de fabricantes con escasa o nula experiencia en fotografía) que se vendían solas, fundamentalmente por todas las ventajas asociadas a la fotografía digital y el boom de las redes sociales.

Poco a poco, los teléfonos móviles primero y los smartphones después mejoraron la calidad de sus sensores y óptica, proporcionando una calidad similar que acabaron por desterrar a un cajón a la mayoría de compactas de gama baja.

No obstante, las argucias del marketing no deberían confundirnos: hacer fotografías desde un smartphone puede ser muy cómodo, pero también tiene graves limitaciones que empiezan por el enfoque selectivo, las limitaciones de la óptica cuando la luz no acompaña o las aberraciones cromáticas. Aspectos que no son relevantes si el objetivo es subir un selfie a Instagram pero que, a poco que seamos aficionados a la fotografía, sí pueden ser un problema.

Cuando hace unos años empezaron a comercializarse las primeras compactas con sensor de una pulgada mitos que habían durado años fueron derribados; por fín podíamos hacer fotos de verdad y en condiciones de poca luz con una cámara que se puede guardar en el bolsillo. Marcas como Panasonic o Sony fueron las primeras y llevan años refinando propuestas que, una vez probadas, suelen convencer.

Actualmente hay una gran oferta de cámaras compactas avanzadas, no necesariamente caras, que ofrecen una calidad de imagen, facilidad de uso y posibilidades creativas a años luz de las de cualquier smartphone (incluyendo las de los que superan los 1000 euros). En este artículo repasamos algunas de ellas.

El tamaño de sensor de los mejores móviles está entre 1/1,7 y 1/2,9.

¿Qué debería saber para elegir una compacta?

Desde nuestro punto de vista, hay algunos aspectos esenciales a la hora de seleccionar una cámara compacta que realmente merece la pena:

  • El tamaño del sensor, que debería ser de 1 pulgada o superior.
  • Un zoom óptico potente, que justifique dejar el móvil para los selfies.
  • Que sea relativamente pequeña y ligera, para que no nos de pereza llevarla a cualquier sitio
  • Olvídate de los megapíxeles. Cualquier cámara o smartphone del mercado tiene más de los que necesitas
  • Si tenemos que elegir, mejor un objetivo luminoso (la “f” cuánto menos mejor) que uno con mucho zoom. Tener las dos cosas a la vez implica objetivos grandes y muy caros.

Entre los cientos de cámaras a la venta veréis muchas que no cumplen estas condiciones. No las recomendaría a no ser que tengamos un smartphone de gama muy baja y realmente queramos algo muy sencillo y barato para “apuntar y disparar”.

Por encima tenemos las micro cuatro tercios, EVIL y las SLR, con muchas más posibilidades pero también más caras y aparatosas. A ellas dedicaremos futuros capítulos de esta guía. Como veréis a continuación, combinamos en nuestra selección las compactas más puras con dos modelos bridge, que tienen las ventajas e inconvenientes que caracterizan a este formato intermedio. Si tienes dudas sobre si elegir una bridge o no te recomendamos echar un vistazo a este artículo.

Nos centramos así en las compactas avanzadas que sí ofrecen un valor añadido importante respecto a otros formatos y que, desde nuestro punto de vista, son las mejores opciones del mercado para aquellos que quieran dar un salto de calidad en las fotografías.

Panasonic Lumix TZ100, recomendada para viajeros

La serie TZ (Travel Zoom) de la firma japonesa está formada por compactas de gran calidad, especialmente diseñadas para los usuarios viajeros. Pequeña, ligera y con un impresionante rango focal de 25 a 250 mm. es una opción ideal para usuarios intermedios y avanzados.

Nos gusta por:

  • Excelente calidad de imagen incluso con poca luz, gracias al sensor de 1”
  • Graba vídeo en 4K
  • Buen rango focal, de gran angular a teleobjetivo cubriendo cualquier situación que se nos pueda presentar en un viaje.
  • Pantalla táctil para enfocar de forma muy sencilla

No nos convence:

  • La luminosidad, que a partir de 100 mm. se queda en F5.9
  • Pantalla trasera fija
  • El visor electrónico es mejorable

Disponible en Amazon desde 375 euros

Otra opción: LUMIX TZ90, su sucesora, más económica y con más zoom pero un sensor de solo ½.3

Sony RX100 V, para los que vendieron su réflex

Desde mi punto de vista, la mejor compacta avanzada del mercado si el precio no es un factor determinante. La combinación del sensor de una pulgada, óptica Zeiss y un procesador de imagen fantástico da como resultado una cámara ideal para el aficionado avanzado y con la que poder sacar los colores a más de uno que lleve la refléx al cuello.

Nos gusta por:

  • Excelente calidad de imagen bajo cualquier circustancia
  • Calidad de construcción, materiales y diseño
  • Focal suficiente para prácticamente cualquier situación

No nos convence por:

  • El precio, necesariamente elevado
  • El sistema de visor escondido es interesante, pero delicado y puede dar guerra a largo plazo.
  • Pantalla no táctil

Disponible en Amazon desde 799 euros

Otra opción: Versiones anteriores como la MIII son fáciles de encontrar y mucho más económicas. Por relación calidad/precio, seguramente la tercera versión sea la más equilibrada.

Canon PowerShot G3X, para los que aman el zoom

Esta veterana tiene un precio muy competitivo y un zoom óptico de 25x, algo imposible de igualar para un smartphone y carísimo si tiramos de objetivos intercambiables. Más aparatosa que las anteriores, gana en ergonomía y autonomía, además de ofrecer un sistema de enfoque rápido y preciso.

Nos gusta por:

  • Ergonomía y calidad de construcción
  • Su increíble zoom
  • Excelente rendimiento óptico y calidad de imagen

No nos convence por:

  • No graba vídeo 4K
  • El visto electrónico es opcional
  • El sensor sufre a partir de 1600 ISO

Disponible en Amazon por 778 euros

Otra opción: Canon PowerShot SX620 HS, que la iguala en zoom y es más barata, a cambio de sacrificar sensor y prestaciones.

Panasonic FZ2000, para fotografía de naturaleza

Las FZ2000 han sido todo un éxito de ventas por una sencilla razón: su cuidado equilibrio entre prestaciones, rendimiento y precio. Aún con su sucesora en el mercado, sigue siendo un producto prácticamente imbatible si no nos preocupa llevar algo más de peso en la mochila.

A destacar su excelente óptica (f2.8-f4.5), la ergonomía y un rendimiento fantástico no solo en fotografía, sino también en vídeo.

Nos gusta por:

  • Excelente calidad en fotografía y vídeo
  • Zoom versátil
  • Técnicamente brutal en términos de enfoque y estabilización
  • Diseño robusto y resistente

No nos convence por:

  • Autonomía justa, es complicado pasar de los 400 disparos
  • El precio puede resultar elevado para el usuario ocasional

Disponible en Amazon desde 876 euros

Otra opción: una de sus hermanas pequeñas, la FZ300 es una alternativa fantástica que ronda los 350 euros.

Sony RX10 Mark IV, la bridge definitiva

En un impresionante ejercicio de ingenieria, la firma japonesa intentó con la RX10 combinar una óptica versátil y de alta calidad con un sensor de 1 pulgada para crear una cámara que se desenvuelve bien en cualquier terreno.

La Sony RX10 es, en realidad, una versión de la RX100 con forma de reflex y una óptica sobresaliente. Eso sí, resulta complicado calificarla de compacta por dimensiones y peso.

Nos gusta por:

  • Impresionante óptica firmada por Carl Zeiss
  • Excelente procesador de imagen y estabilizador
  • Sistema de enfoque sobresaliente
  • Gran calidad de imagen tanto en foto como en vídeo

No nos convence por:

  • Precio muy elevado
  • Dimensiones y peso similares a los de una reflex, aunque con la ventaja de no necesitar ópticas adicionales

Disponible en Amazon por 1.816 euros

Otra opción: la versión anterior, la Mark III, tiene un precio mucho más ajustado y mantiene la mayoría de sus especificaciones. Una alternativa más asequible.

Conclusiones

Como comentamos al princpio de este texto, la intención de esta guía es dar ideas a aquellos que buscan algo más de lo que puede ofrecerles un smartphone. Si no te interesa el zoom óptico, no vas a pasar del modo automático o jamás imprimes una foto es mejor opción comprar un smartphone con una buena cámara en lugar de una compacta.

Si puedes prescindir del potente zoom y las ópticas luminosas que ofrecen las bridge, es una buena idea optar por una compacta pura que pese y ocupe poco. En caso contrario, las dos bridge que te presentamos son opciones fantásticas que incluso pueden rivalizar con algunas réflex de gama media y objetivo de kit.

Además, casi cualquier modelo actual cuenta con conectividad WiFi o Bluetooth y la capacidad para enviar de forma rápida y fácil nuestras fotos al smartphone, desde donde podemos publicarlas en redes sociales o compartirlas con nuestro amigos y familiares.

Con cualquiera de las cámaras de nuestra selección (necesariamente limitada, obviamente hay modelos muy buenos que no aparecen aquí) encontraréis el salto de calidad que estáis buscando. Os animamos a ampliar estas propuestas añadiendo las vuestras en la sección de comentarios.

Top 5 Cupones

Lo más leído