Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

La industria quiere acabar con las descargas MP3 desde YouTube

Publicado el
Acusan de pirateo a los portales para descargar de YouTube a MP3

Según publica el conocido medio británico The Independent, los sitios web dedicados al “ripeo por transmisión” desde YouTube se han convertido en la principal amenaza para la industria musical, y no solo la clásica venta de álbumes, sino también para servicios que operan de forma totalmente legal como Spotify y Apple Music.

El aviso, que ha sido dado por la propia industria musical, explica que los sitios web para convertir vídeos de YouTube en ficheros MP3 (que actualmente se encuentra libre de patentes) operan de forma presuntamente ilegal y están atrayendo a millones de usuarios, estimándose que un tercio de la población de Reino Unido de entre 16 y 24 años ha utilizado dichas herramientas. Desde otras plataformas como Vimeo, SoundCloud y DailyMotion también se puede realizar lo mismo con procedimientos iguales o similares.

Parece que la presión de la industria musical contra los portales para descargar vídeos de YouTube en formato MP3 se ha incrementado en los últimos meses, ya que el sitio web MP3Fiber cerró el mes pasado tras recibir amenazas de demandas por parte de los defensores de los derechos de autor. Pero pese a esta victoria, a día de hoy sigue existiendo una gran cantidad de sitios web y aplicaciones locales que permiten hacer lo mismo.

Los sitios web que nos ocupan en esta entrada suelen monetizarse utilizando publicidad, no pudiéndose descartar el hecho de que utilicen otras vías como el minado de criptodivisas ante la proliferación de los bloqueadores de publicidad. Básicamente siguen el mismo esquema que cualquier otro portal de descarga en este aspecto.

La Electronic Frontier Foundation ha salido en defensa de estas herramientas de conversión en formato web, diciendo que acusarlas de solo servir para el pirateo es algo sesgado, ya que en YouTube y en plataformas similares hay muchos contenidos que se distribuyen bajo licencias que permiten la libre distribución y modificación, además de hacer mención a su utilización de forma que no infrinja el copyright. En su defensa, YouTube ha dicho que ha invertido mucho en los últimos tiempos en mecanismos para defender los derechos de autor, como Content ID, que proporciona a los titulares de los vídeos la posibilidad de monetizarlos. A todo esto hay que añadir que en los propios términos del servicio se establece que los usuarios tienen prohibido el acceso al contenido de YouTube a través de terceros y no se permite la desactivación de las funciones que impiden la copia de un vídeo ni su descarga sin el consentimiento del propietario legítimo. Esto quiere decir que el portal de vídeos tomará medidas en caso de ser notificada sobre una herramienta que permita la descarga indiscriminada.

No es la primera vez que los defensores del copyright apuntan de forma incisiva contra herramientas en lugar de intentar condenar los usos ilegítimos que se les está dando. En anteriores ocasiones hemos visto como Kodi era señalado como “una herramienta para piratear”, una etiqueta que ha llegado a estar establecida hasta por la misma Google, posiblemente tras recibir muchas presiones de la industria en favor de los derechos de autor.

Top 5 Cupones

Lo más leído