Web Analytics
Conecta con nosotros

Prácticos

Cinco consejos para optimizar tu red WiFi

Publicado el

El rendimiento y el correcto funcionamiento de una red WiFi depende de una gran cantidad de factores, entre los que podemos destacar por ejemplo la velocidad y la calidad de nuestra conexión a Internet, el router que estemos utilizando y la ubicación y la configuración del mismo.

Esto quiere decir, en resumen, que para sacar todo el partido a nuestra red WiFi debemos tener una configuración equilibrada y optimizada. En este sentido es imprescindible contar con una buena conexión a Internet, utilizar un router de calidad y colocarlo y configurarlo correctamente, ya que de lo contrario tendremos problemas que pueden llegar a afectar de forma considerable nuestra experiencia de uso.

En este artículo os vamos a dejar cinco consejos sencillos que os ayudarán a optimizar vuestra red WiFi. Esos consejos forman un núcleo central básico pero muy importante que puede llegar a marcar una gran diferencia, así que os recomendamos seguirlos punto por punto. Si tenéis dudas podéis dejarlas en los comentarios.

1.-Haz una puesta a punto de tu router

Es un paso básico pero muy importante. Es recomendable buscar actualizaciones de firmware, ya que pueden ayudarnos a mejorar el rendimiento, integrar funciones nuevas y potenciar la seguridad y la protección del router.

También es recomendable revisar los ajustes del router. Deberíamos tener activados los siguientes puntos:

  • Control parental en caso de que tengamos hijos o menores en casa.
  • QoS (Quality of Service), que prioriza el tráfico a tareas concretas (juegos, vídeo en streaming).
  • Cifrado WPA2-PSK AES.

2.-Cuida la colocación de tu router

Es algo fundamental para cualquier red WiFi, ya que afecta tanto al rendimiento como a la calidad, a la estabilidad y al alcance de la señal inalámbrica.

Cualquier red WiFi tiene un alcance limitado. A medida que éste se reduce va perdiendo calidad y rendimiento hasta que se agota. Cuando esto ocurre se producen las llamadas zonas muertas, que son aquellas a las que no es capaz de llegar.

Los obstáculos, como muros y puertas cerradas, y los electrodomésticos pueden reducir su alcance de forma considerable, así que debemos intentar ubicarlo lejos de éstos y en posiciones cercanas a donde queremos recibir la señal.

3-Recurre a medidores de señal WiFi

Encontrar la mejor colocación del router puede ser complicado, pero podemos apoyarnos en herramientas de medición de señal para encontrar el punto óptimo y mejorar el alcance y la calidad de la señal WiFi.

AVM cuenta con aplicaciones como FRITZ!App WLAN, que muestra las redes WiFi que hay a nuestro alrededor y sus detalles más importantes. También permite realizar pruebas de estabilidad y de rendimiento, lo que la convierte en un gran apoyo para encontrar puntos de mejora en nuestra red doméstica. Es totalmente gratuita.

4.-Cambia los canales por defecto y utiliza WiFi AC

Los routers vienen configurados de casa para utilizar una serie de canales por defecto (1, 6 y 11 en la mayoría de los casos). Dado que buena parte de los usuarios no altera la configuración de serie que trae su router esos canales suelen estar muy saturados.

Cambiar de forma manual la configuración de los canales por defecto puede ayudarnos a mejorar de forma notable el rendimiento del router. Los modelos de gama alta que traen un sistema operativo propio con interfaz gráfica, como la serie FRITZ!Box, nos permiten hacerlo de una manera sencilla e intuitiva.

Por otro lado debemos asegurarnos de que estamos utilizando el estándar WiFi AC, ya que ofrece un rendimiento superior al estándar WiFi N. La mayoría de los routers modernos trabajar de forma automática y vinculan cada dispositivo al estándar correspondiente, pero es buena idea echar un vistazo.

5.- Controla la seguridad del router

Mantener el router protegido es fundamental para mantener el rendimiento y al calidad de nuestra red WiFi. Las carencias en materia de seguridad pueden facilitar la entrada de intrusos, algo que debemos evitar a toda costa.

Mejorar de forma notable la seguridad de nuestra conexión WiFi es bastante sencillo y que además no nos llevará demasiado tiempo, ya que basta con llevar a cabo estos cuatro ajustes:

  1. Cambiar la contraseña por defecto: para cambiarla debemos entrar en la configuración de nuestro router (introduce 192.168.1.1 en el navegador) y seleccionar la opción correspondiente. También es buena idea cambiar la contraseña y el usuario que nos permite entrar a dicho menú de configuración.
  2. Activar el cifrado WPA2-PSK AES: si utilizamos dicho cifrado acompañado de una contraseña fuerte pondremos las cosas difíciles a los intrusos que quieran intentar acceder a nuestra red inalámbrica.
  3. Listas blancas de filtrado MAC: este tipo de listas son las más efectivas, ya que solo una selección de dispositivos que hemos reflejado como autorizados podrá acceder a nuestra red WiFi. El resto serán bloqueados.
  4. Desactivar el broadcast SSID y cambiar el nombre de red: así evitamos que la misma pueda ser vista por otros dispositivos circundantes. Si una persona no conoce directamente el nombre que hemos puesta a la red no podrá identificarla, lo que añade un plus importante de seguridad.

Contenido ofrecido por AVM FRITZ!

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Lo más leído