Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Un implante cerebral convierte pensamientos en texto

Publicado el

Ciencia y tecnología han hecho posible avances muy importantes que están mejorando la vida de las personas con enfermedades y discapacidades graves. Su valor está fuera de toda duda, y el implante cerebral que está siendo desarrollado gracias al apoyo del Stanford Medical Scientist Training Program es sin duda uno de los mejores ejemplos.

Os ponemos en situación. Este implante cerebral utiliza una serie de microelectrodos que se comunican con la corteza cerebral y que decodifican, en tiempo real, las señales neuronales asociadas con la intención de mover una extremidad.

Ese implante fue utilizado en un experimento en el que participaron tres personas que están paralizadas del cuello para abajo (tetraplejía total), y los resultados han sido verdaderamente prometedores. Gracias al implante fue posible detectar la actividad neuronal del sujeto y convertirla en patrones que se enviaron a un ratón virtual asociado a la interfaz de una tableta.

Con este sistema los participantes implantados pudieron enviar mensajes de texto a amigos, navegar por Internet y hasta tocar un piano virtual. Obvia decir que esto representa un avance muy importante de cara a mejorar la calidad de vida de las personas que sufren parálisis muy graves, y no solo en lo que respecta a su desarrollo personal, sino también en todo lo relacionado con su situación de dependencia y su capacidad laboral.

Para entender esto basta con pensar en las posibilidades adicionales que ofrece un sistema de este tipo. En el experimento que realizaron dos pacientes pudieron conversar entre ellos en tiempo real a través de sus tabletas, y también pudieron hacer compras online. Esto, unido a todo lo que hemos dicho anteriormente, nos permite entender mejor el valor que ofrece ese implante cerebral.

Sabemos que la tecnología que crea una interfaz informatizada para comunicar directamente el cerebro con dispositivos electrónicos no es algo realmente nuevo, pero en este caso lo interesante es que el implante cerebral utilizado funciona con tabletas que no han sido modificadas, es decir, que no han recibido ningún tipo de adaptación ni de personalización.

Todavía se mantienen algunas limitaciones propias del la utilización de un sistema operativo basado en una interfaz multitáctil (las tabletas estaban basadas en Android), pero tal y como han indicado los expertos podrían superarse con mejoras a nivel de accesibilidad. Volviendo al valor de este experimento los responsables del proyecto han destacado que permite restaurar en parte la independencia y la comunicación a personas con grandes limitaciones, y con un coste relativamente asequible.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído