Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Boeing suspende la producción del 737 MAX: El fallo de software pasa factura

Publicado el
Boeing 737 MAX

La producción del Boeing 737 MAX será suspendida por completo el próximo enero, según el anuncio del gigante aeroespacial estadounidense. La medida afectará a su cadena de suministro global, a la economía estadounidense y a las aerolíneas que han perdido cientos de millones de dólares y cancelado miles de vuelos desde la orden de poner el avión en tierra.

La cancelación total de la producción del avión más vendido de Boeing es una medida drástica que viene motivada por la decisión de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA) de no aprobar su vuelta a los cielos a corto plazo. Hasta ahora, Boeing había seguido comprando piezas a proveedores y produciendo el modelo a una tasa reducida, a pesar que las entregas están congeladas hasta que los reguladores aprobaran de nuevo sus operaciones.

Los analistas consideran que la detención de la producción del MAX resultará en costos adicionales significativos para Boeing y para sus principales proveedores. Se calcula que el gigante lleva perdidos 9.000 millones de dólares directos, más la pérdida de reputación y en bolsa (23.000 millones de dólares en los dos primeros días tras la parada).

Boeing dijo que no despediría a los 12.000 empleados de la planta que produce el avión. No se conoce lo que sucederá con los centenares de aviones vendidos y que están en tierra desde marzo pasado.

Boeing 737 MAX

Boeing 737 MAX ¿Un fallo de software?

El accidente del Boeing 737 MAX del vuelo ET302 de Ethiopian Airlines, donde fallecieron 149 pasajeros y 8 tripulantes, se produjo por un fallo del software de controlsegún las conclusiones del primer informe oficial de la investigación del desastre. Se trató del segundo accidente aéreo del mismo modelo de aeronave en menos de cinco meses, tras la desgracia del Vuelo 610 de Lion Air en Yakarta a finales de octubre de 2018 en el que fallecieron otras 189 personas.

Los dos accidentes fueron muy similares, sucedidos a pocos minutos del despegue y todavía sin ninguna conclusión oficial de las causas ya que la investigación final de la FAA no ha concluido. No hay indicios de ningún problema estructural en el diseño del avión, pero todas las informaciones de la investigación apunta que los accidentes están relacionados con los sistemas automáticos de control de vuelo.

En ambos accidentes, los datos de seguimiento por satélite sugieren que los pilotos no fueron capaces de controlar el avión. La velocidad de ascenso tras el despegue varió erráticamente, con el morro inclinándose alternativamente hacia arriba y hacia abajo. El informe del primer accidente de los investigadores indonesios, sugiere que los pilotos del avión tuvieron problemas con el sistema automático MCAS, (Maneuvering Characteristics Augmentation System) que se habría activado debido a lecturas erróneas del ángulo del sensor de ataque.

Boeing ha sido criticado por no haber informado adecuadamente a los pilotos y aerolíneas sobre los controles antibloqueo del MCAS.  Simplemente, la tripulación realizó todos los procedimientos previstos por el fabricante, pero no pudieron controlar el avión. Murieron 346 personas.

Coordino el contenido editorial de MC. Colaboro en medios profesionales de TPNET: MCPRO, MuySeguridad, MuyCanal y Movilidad Profesional.

Lo más leído