Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Todo listo para el lanzamiento del James Webb

Publicado el
James Webb

James Webb será el sucesor del ya mítico telescopio espacial Hubble y la NASA acaba de aprobar una certificación clave, la revisión final para poder cumplir un calendario de lanzamiento que debe ponerlo en órbita en una ventana que se abrirá a partir del 31 de octubre.

Un hito, realizado con Arianespace, el proveedor de servicios del lanzamiento del telescopio que confirma que «la nave espacial Ariane 5 y el plan de vuelo están listos para el lanzamiento», comentan. La certificación también proporciona específicamente la confirmación final de que todos los aspectos del vehículo de lanzamiento y la nave espacial son totalmente compatibles.

El cohete Arianne 5 llevará al telescopio directamente a una órbita de transferencia de precisión en el segundo punto de Lagrange (L2) entre la Tierra y el Sol, un punto ideal para observatorios espaciales a una distancia de alrededor de un millón y medio de kilómetros. Los expertos en análisis de misiones de la ESA ayudarán a NASA a calcular la ventana de lanzamiento, un problema complejo porque implica garantizar que el Webb pueda insertarse en su órbita objetivo y, al mismo tiempo, la etapa superior del Ariane 5 escape de la Tierra de manera segura.

Las agencias están trabajando hacia la fecha de preparación para el lanzamiento del 31 de octubre de 2021, aunque probablemente será después dependiendo del programa de lanzamiento del puerto espacial. Se informará de ello cuando se acerque esa ventana.

James Webb

James Webb, nuestros mejores «ojos espaciales»

El telescopio observará el Universo en el infrarrojo cercano y en el infrarrojo medio, a longitudes de onda más largas que la luz visible. Para ello, cuenta con un conjunto de cámaras, espectrógrafos y coronógrafos de última generación que acoplados al Webb permitirán observar objetos débilmente iluminados cerca de una estrella al bloquear su luz como actúan al estudiar la atmósfera solar.

Construido y operado conjuntamente por la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Canadiense, los 9.800 millones de dólares de este proyecto se darán por bien invertidos si el nuevo telescopio espacial consigue los objetivos propuestos: captar los eventos y objetos más distantes, desde la formación de galaxias y estrellas a la observación directa de exoplanetas y novas.

En astronomía el tamaño importa y muchísimo y por ello el tamaño del James Webb es colosal, comenzando por sus 18 hexágonos que forman el espejo primario de 6,5 metros, casi el triple que el del Hubble. El telescopio más grande y poderoso jamás lanzado al espacio es tan inmenso que no tenemos lanzadores espaciales preparados para ello y por ello los hexágonos se desplegarán una vez esté en órbita.

James Webb

El telescopio también dispone de otro grupo de espejos secundarios y terciarios para eliminar aberraciones ópticas, y un espejo adicional de dirección que puede ajustar su posición automáticamente varias veces por segundo para proporcionar la estabilización de las imágenes.

Todo en el Webb es enorme y el denominado parasol, encargado de proteger el conjunto y mantener los espejos y los instrumentos científicos a temperaturas cercanas al cero absoluto, tiene el tamaño de una cancha de tenis.

James Webb será un antes y un después en la historia de la cosmología, por la resolución y sensibilidad sin precedente de las que dispone. Teniendo en cuenta las maravillas captadas por el Hubble, se abre una nueva era en la exploración espacial. Esperamos no se retrase una vez más porque el proyecto debería estar en marcha hace tiempo.

Y para el futuro apunta WFIRST, el primer observatorio espacial que permitirá a los científicos buscar con precisión agua, metano, dióxido de carbono y otros gases que indiquen la presencia de actividad biológica, probando, por fin, la existencia de otros mundos fuera del Sistema Solar con la capacidad de albergar vida.

Lo más leído