Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

El telescopio espacial James Webb capta imágenes de una nebulosa y de Júpiter

Publicado

el

James Webb

El telescopio espacial James Webb de la NASA ha capturado con sus cámaras unas impresionantes imágenes de la nebulosa planetaria Anillo del Sur que han servido para revelar detalles que hasta ahora permanecían ocultos para los astrónomos.

Las nebulosas planetarias son capas de gas y polvo que son expulsados por estrellas que han entrado en fase agonizante. La captada por el telescopio espacial James Webb, Anillo del Sur (formalmente NGC 3132), se encuentra a una distancia de aproximadamente 2.500 millones de años de luz de la Tierra y ahora podemos saber algunos detalles específicos de ella, lo que permitirá a los astrónomos ampliar lo que saben para comprender cosas como qué moléculas están presentes en las capas de gas y polvo.

La NASA explica que esta observación realizada con el telescopio “muestra a la nebulosa Anillo del Sur en una vista casi frontal, pero si pudiéramos rotarla para verla de perfil, su forma tridimensional se vería más claramente como dos cuencos unidos por su base, apartándose el uno del otro con un gran agujero en el centro”. Dentro de Anillo del Sur hay dos estrellas que están unidas en una estrecha órbita (o sea, que orbitan entre sí), un complejo sistema del que sabemos más detalles gracias a las cámaras de infrarrojos del James Webb.

Nebulosa planetaria Anillo del Sur o NGC 3132

Las estrellas y sus capas de luz son prominentes en la imagen de la izquierda, la cual ha sido tomada empleando la cámara de infrarrojo cercano (NIRCam por sus siglas en inglés). Para la imagen de la derecha se ha empleado el instrumento de infrarrojo medio para descubrir que la segunda estrella está rodeada de polvo. Con la NIRCam también se han revelado rayos de luz extremadamente finos alrededor de la nebulosa planetaria. En lo que respecta a bloquear la luz, la nebulosa se comporta de forma similar a las nubes que podemos ver en el cielo de la Tierra, ya que la luz de las estrellas brota en mayor cantidad allí donde hay agujeros que le dan más salida.

La estrella más brillante se encuentra en una fase más temprana de su evolución y posiblemente en un futuro acabe expulsando su propia nebulosa planetaria. Además, es capaz de influir en la apariencia de Anillo del Sur para crear patrones asimétricos debido a que el gas y el polvo son batidos mientras orbita con su “compañera”.

Las nebulosas planetarias son capaces de existir durante decenas de miles de millones de años, por lo que desde la NASA ven su observación como “ver una película a cámara extremadamente lenta”. Además, cada capa de material expulsado por la estrella les da a los investigadores la oportunidad de medir con precisión el gas y el polvo presentes dentro de ella. Conforme una estrella va liberando material, se forman moléculas de polvo dentro de dichas capas que van cambiando el paisaje. Debido a que tiene una vida muy larga, el polvo puede acabar viajando durante miles de millones de años y convertirse en cosas como una nueva estrella o un nuevo planeta.

Imágenes de Júpiter captadas por el telescopio espacial James Webb

Imágenes de Júpiter captadas por el telescopio espacial James Webb.

¿Y qué pasa con Anillo del Sur? Al parecer la estrella que está liberando material seguirá haciéndolo y en un futuro muy lejano el polvo y el gas liberados se disiparán en el espacio.

Por otro lado, La NASA también ha publicado dos imágenes de Júpiter con la NIRCam y empleando dos longitudes de onda diferentes. En la longitud de onda más corta se ha empleado el filtro F212N, mientras que en la longitud de onda más larga lo utilizado ha sido el filtro F323N.

Apasionado del software en general y de Linux en particular. El Open Source, la multiplataforma y la seguridad son mis especialidades.

Lo más leído