Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Twitch, juegos de azar y el reparto de ingresos

Publicado

el

Twitch, juegos de azar y el reparto de ingresos

Las últimas 24 horas han resultado bastante intensas para no pocos streamers que realizan sus directos a través de Twitch. Y es que por una parte, aquellos que contaban con unas condiciones especiales, en lo referido al reparto de ingresos, van a ver empeorar las mismas. Y por otra parte, un tipo de contenido que de un tiempo a esta parte ha cobrado cierta relevancia en la plataforma, se va a ver más limitado que nunca (y eso que hasta ahora ya lo estaba), para desdicha de quienes dedican sus canales al mismo.

Empecemos por el reparto de ingresos. Aunque por norma general Twitch no habla de ello, e incluso impone a sus partners que se abstengan de hablar en público sobre los porcentajes que reciben sobre los ingresos que generan, es un secreto a voces que el común de los streamers reciben el 50% de los ingresos generados por las suscripciones a sus canales, y que por otra parte, muchos de los más populares (y, por lo tanto, los que más ingresos generan) han contado con una distribución distinta, en la que reciben el 70%, frente al 30% restante que va a las arcas de Twitch.

No se sabe qué streamers cuentan con las condiciones especiales, es decir, con el 70/30, al igual que se sabe que los más exitosos cuentan con contratos especiales y personalizados. Estas diferencias son, evidentemente, la razón por la que los streamers se comprometen, por contrato, a no hablar de sus ingresos. Sin embargo, parece que Twitch quiere acabar con eso y, ya de paso, incrementar su cuenta de ingresos.

Así, en un texto de Dan Clancy, presidente de Twitch, leemos que aquellos streamers que, hasta el momento, han recibido el 70% de lo recaudado por suscripciones a sus canales, a partir del 1 de junio de 2023 (lo anuncian con tiempo, esto es algo a reconocer) perderán dicho privilegio a partir de los 100.000 dólares anuales. Es decir, que hasta ganar los primeros 100.000 dólares anuales, se mantendrá la distribución 70/30, pero a partir de ese momento, el resto de ingresos netos generados se repartirán al 50%.

Twitch no ha indicado el número concreto de streamers que se verán afectados por este cambio, pero menciona que el cambio no afectará a los ingresos que obtienen actualmente en torno al 90% de los streamers que tienen acuerdos estándar con la plataforma. Y, al tiempo, defiende que durante los últimos tiempos han trabajado en nuevas funciones y mejoras para que los streamers puedan monetizar más y mejor sus canales.

Habrá que ver, no obstante, como responden tanto los streamers afectados (recordemos, uno de cada diez), como otras plataformas (principalmente YouTube y Facebook) que podrían intentar aprovechar la coyuntura para intentar hacerse con algunos creadores de contenido especialmente relevantes, algo más factible que nunca desde que Twitch anunciara, hace un mes, que ya no exigirá exclusividad a sus partners.

Y por otra parte, la plataforma lleva tiempo persiguiendo los contenidos basados en determinados juegos de azar, más concretamente los slots (las réplicas de las máquinas tragaperras), las ruletas y los juegos de dados. Ya ha impuesto bastantes limitaciones en este sentido en el pasado, como la prohibición de publicación de enlaces con códigos de afiliados y similares (con los que los streamers perciben una retribución si sus usuarios se registran y emplean el servicio) pero, según sus propias palabras, parece no haber sido suficiente.

Así, y según han anunciado hoy mismo, a partir del 18 de octubre se prohibirá la emisión, en los directos, de slots, ruletas y juegos de dados de servicios que no estén registrados en Estados Unidos o en «otras jurisdicciones que ofrezcan suficiente protección a los consumidores«. Twitch ya menciona algunos servicios que quedarán baneados a partir de esa fecha, y afirma que seguirá analizando ese mercado para sumar más en el futuro.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído