Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

WD My Cloud Home y My Cloud Home Duo: tu nube personal

Publicado

el

WD MyCloud Home

En los últimos años las soluciones de almacenamiento basadas en la nube han ido ganando terreno a los soportes físicos. Sin embargo, dispositivos como los discos duros conectados a la red (conocidos popularmente como NAS) viven un gran momento: los precios se han moderado, resultan muy fáciles de configurar y usar y prometen un punto intermedio entre la flexibilidad de la red y la seguridad de tener tus archivos más preciados almacenados en local.

WD tiene un amplísimo historial como fabricante de este tipo de productos y la serie My Cloud Home es la joya de la corona. Hemos tenido la oportunidad de probar durante unas semanas los WD My Cloud Home y My Cloud Home Duo y estas son nuestras impresiones.

Como indica la denominación “Home” se trata de dispositivos pensados para el hogar y que cualquier miembro de la familia puede aprovechar, gracias a la posibilidad de creación de perfiles. Así, todos pueden tener su espacio dentro de una nube personal, segura y privada.

Estos productos están pensados para ser grandes almacenes de contenido (vídeos, audio, fotos, archivos de todo tipo…) que, además, podemos distribuir y compartir de forma sencilla con otros dispositivos a través de nuestra red. Podemos configurar copias automáticas de los archivos que tenemos en nuestros ordenadores y de las fotos y vídeos que hacemos con el teléfono, así como crear álbumes de fotos y carpetas donde clasificar nuestros mejores recuerdos. Todo se enviará y se guardará a buen recaudo en nuestro almacenamiento local, sin tener que hacer nada más y funcionando como nuestra propia nube privada.

Además, incorpora potentes funciones de búsqueda por fecha, hora o palabra clave, algo fundamental cuando tenemos prisa por encontrar algo en nuestro “trastero digital”. 

Como podéis ver en el video y en las imágenes que acompañan a estas líneas los dos dispositivos tienen el mismo diseño, con estética moderna, notable calidad de construcción y una estética muy cuidada, lejos de los aburridos y anodinos tonos negros de gran parte de la competencia.

Desde el punto de vista técnico estamos ante soluciones de almacenamiento basadas en discos duros de alta calidad, diseñados para estar siempre conectados. Para controlarlo todo se integra un procesador de cuatro núcleos a 1,4 GHz firmado por Realtek junto a 1 Gbyte de RAM, más que suficiente para mover el sistema operativo propietario y trabajar con grandes transferencias de archivos sin problemas ni parones.

Antes de continuar, un breve vistazo a las especificaciones técnicas:

Especificaciones: WD My Cloud Home: 

  • Un puerto USB 3.2 Type-A.
  • Conector Gigabit LAN (1.000 megabits por segundo).
  • Alimentación.
  • Capacidad: 2 TB, 3 TB, 4 TB, 6 TB, 8 TB.
  • Admite una unidad de almacenamiento.
  • Compatible con Windows 10, macOS 11 y superior.
  • Medidas: 140 mm x 53 mm x 175.5 mm.

Especificaciones: WD My Cloud Home Duo: 

  • Dos puertos USB 3.2 Type-A.
  • Conector Gigabit LAN (1.000 megabits por segundo).
  • Alimentación.
  • Capacidad: 4 TB, 6 TB, 8 TB, 12 TB, 16 TB y 20 TB
  • Admite dos unidades de almacenamiento, puede trabajar en modo duplicación (RAID 1) para mantener nuestras fotos, vídeos y archivos protegidos con una capa de redundancia.
  • También permite desactivar la redundancia para aumentar la capacidad de almacenamiento disponible.
  • Compatible con Windows 10, macOS 11 y superior.
  • Medidas: 160 mm x 100 mm x 180 mm.

El proceso de instalación es muy simple y prácticamente idéntico en sistemas Windows o Mac o incluso un dispositivo móvil (de hecho, se puede configurar y utilizar sin necesidad de tener un PC). Una vez conectado a la red eléctrica, basta enchufar el cable Ethernet al router y acceder vía navegador a la dirección proporcionada. Tras unos minutos, tendremos el dispositivo instalado y funcionando como una unidad de almacenamiento más.

Uno de los aspectos más interesantes de esta propuesta es su facilidad para integrarse con lo que ya usamos en nuestro día a día. Es compatible con Dropbox, Google Drive, Google Chromecast, Box.com, Windows Backup, Time Machine y mucho más. Además, admite personalizaciones gracias al servicio IFTTT.

El peaje de la extrema facilidad de uso y configuración de este dispositivo es precisamente lo que lo aleja de los NAS más orientados a uso profesional, destinados a otro tipo de público y que tienen una curva de aprendizaje mucho más empinada que la propuesta que nos ocupa. En cualquier caso y para ir más allá, la propia WD tiene opciones dentro de la gama Expert Series.

En términos de rendimiento, las propuestas de WD se encuentran dentro de lo esperado. Como ocurre con cualquier dispositivo de este tipo, la tasa de transferencia final que obtendréis en casa dependerá en gran medida de vuestra configuración y siempre es mejor conexión directa por cable que acceder al disco vía WiFi.

No tiene mucho sentido esperar la velocidad que obtenemos conectando un dispositivo externo directamente al puerto USB 3.0 del equipo ni lo que consiguen los SSD, pero sí ofrece el rendimiento suficiente para el escenario de uso al que va destinado. Una recomendación importante es realizar la primera configuración sin prisas y dejar el dispositivo trabajar con tranquilidad hasta que termine la primera copia de nuestros archivos.

Intentando simular un escenario estándar, conectamos los discos en un escenario con un Mac Mini conectado por Ethernet al router y un portátil Windows 11 que accedía al mismo a través de WiFi. Nuestra media tras una semana de trabajo fue de unos 55-60 MB/s en lectura y 25-30 MB/s en lectura conectados por cable de red. Optando por la conectividad inalámbrica y en función de la ubicación nuestra velocidad de transferencia osciló entre los 30-35 MB/s en lectura y 15-20 MB/s en escritura.

Estos números satisfacen con creces las necesidades del usuario doméstico. Una vez realizada la gran copia inicial de toda nuestra información, no supone un hándicap en condiciones normales. Obviamente, aquellos usuarios que prioricen la velocidad de transferencia y quieran trabajar con archivos “en vivo” desde unidades de almacenamiento deberían mirar unidades externas SSD, con muchas ventajas, pero también radicalmente diferentes al concepto de seguridad y almacenamiento a largo plazo que propone WD.

 

Las ventajas del almacenamiento redundante

Aunque casi idénticos en todo lo demás, es importante destacar el valor añadido que ofrece el modelo Duo. Al equipar dos discos duros exactamente iguales, configurados en modo duplicación (RAID 1) todos los datos que guardamos en el dispositivo se copian en dos ubicaciones físicas diferentes (dos discos duros iguales).

De esta forma, incluso si uno de los dos discos tiene un fallo de hardware, nuestra preciada información estará siempre a salvo. Por supuesto, es posible desactivar este modo y configurar un RAID 0 con el doble de capacidad, pero siempre teniendo en cuenta que perderemos esa “vida extra” y será necesario recurrir a un backup externo si queremos garantías de seguridad en cualquier escenario.

En caso de rotura irreversible de un disco, podemos comprar otro igual e instalarlo nosotros mismos. El sistema lo detectará y comenzará el proceso de duplicación de información de manera inmediata para volver a garantizar la redundancia de nuestros datos.

Conclusiones

My Cloud Home y My Cloud Home Duo son dispositivos de almacenamiento fiables, sin mantenimiento y especialmente diseñados para usuarios que quieren una solución segura y sencilla donde almacenar y compartir sus datos.

La versión My Cloud Home está disponible desde 151 euros por 2 Terabytes de capacidad y se vende en versiones de 2, 4, 6 y 8 Terabytes. La versión My Cloud Home Duo parte de los 4 Tbyes y 314 euros, pudiendo alcanzar hasta 20 Terabytes de almacenamiento con redundancia RAID 1.

Más allá de un hardware notable, la experiencia de WD se nota también en el software y la capacidad del dispositivo para adaptarse al entorno y las aplicaciones que ya utilizamos. Sin necesidad de conocimientos técnicos y en solo unos minutos, podemos desplegar una nube privada para poner a salvo nuestra información.

En resumen, una opción fantástica para centralizar el almacenamiento de tu vida digital en un solo sitio, de forma rápida, sencilla y con acceso desde cualquier lugar y dispositivo con conexión a Internet, como un smartphone o un tablet. Especialmente recomendado para usuarios domésticos interesados en guardar sus documentos, fotos, vídeos y cualquier tipo de archivo de forma segura y sin tener que recurrir a servicios de pago en la nube.

Merece la pena destacar la extrema facilidad de uso y la posibilidad de proteger los diferentes perfiles que creemos con una contraseña, así como la sincronización y copia automática con las soluciones de backup integradas en sistemas Windows o Mac que tengamos en casa o en la oficina.

Lo más leído