Linux condenado en los netbooks

Linux condenado en los netbooks
15 de julio, 2008

A pesar del impulso inicial que parecía haber sufrido Linux gracias a la nueva hornada de netbooks como los Eee PC de ASUS, parece que el ataque de Microsoft ha surtido efecto, y muchos usuarios prefieren optar por Windows XP. Es evidente que los fabricantes han acogido con mucho interés la opción de poder instalar el S.O. de Microsoft, que aun costando un poco más les evita a los usuarios seguir con lo “malo conocido”. 

 

Los netbooks se estaban situando como una interesante forma de propagar y popularizar el uso de Linux. Los fabricantes de estos ultraportátiles de bajo coste comenzaron a integrar distintas distribuciones de Linux adaptadas específicamente a estos netbooks, que sacaban todo el juego de sus limitados recursos hardware y que se imponían frente al exigente Windows Vista.

 

 

Sin embargo, Microsoft reaccionó a tiempo, modificando las condiciones de jubilación de Windows XP y permitiendo que se sigan vendiendo licencias de Windows XP si van asociadas a la venta de estos ordenadores. Los citados requisitos hardware son perfectos para esta edición del sistema operativo de Microsoft, que por otro lado sigue siendo la más popular y extendida de Windows y que por lo tanto dispone de una ventaja muy importante para imponerse en este mercado. El famoso “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer” vuelve a hacerse realidad en un mercado que podría haber supuesto una verdadera piedra de toque para Linux.

 

Es al menos lo que parecen demostrar los comentarios de uno de los distribuidores de estos ordenadores. Hugo Ortega, director de TegaTech, que vende netbooks como el Eee PC de ASUS y el HP 2133 MiniNote, afirma que “el HP 2133 se está vendiendo 20 veces más que el Eee PC“.

 

 

No sólo eso, añade: “Linux probablemente sólo cuente en el 20% de las ventas del Eee PC, y en menos del 5% de las ventas globales de UMPCs. El hecho de que haya portátiles por debajo de 500 dólares es un plus importante, pero nos hemos dado cuenta de que la mayoría de los compradores están más que contentos de poder utilizar una licencia en sus oficinas para poder actualizar esos ordenadores a Windows XP“.

 

Puede que ese comentario no refleje el sentir particular de algunos usuarios, pero lo cierto es que mucho nos tememos que la tendencia generalizada será esa: como ha ocurrido siempre, las usuarios sienten cierto miedo a utilizar Linux y migrar a este sistema operativo a pesar de contar desde hace años con una interfaz y funciones perfectamente manejables por usuarios de cualquier nivel. La comodidad de trabajar con un sistema conocido es demasiado influyente, y compensa el hecho de pagar un poco más por los modelos con Windows XP.

 

 

  • Share This