Logitech Pure-Fi Dream

Logitech Pure-Fi Dream
6 de octubre, 2008

Los sistemas de altavoces para el iPod y el iPhone son ya un clásico entre los accesorios disponibles para estos dispositivos, y Logitech es uno de los fabricantes más prolíficos del sector. El Pure-Fi Dream es notable… pero caro. Su atractivo diseño es probablemente uno de los factores que más pueden atraer a los potenciales compradores, y aunque la calidad del sonido y sus prestaciones son interesantes, su precio… no.

 

Todo el que disponga de un iPod o iPhone se habrá visto tentado en alguna ocasión a la hora de comprar uno de estos sistemas de altavoces, que permiten convertir a estos reproductores en completos sistemas de audio que gracias a dichos altavoces permiten disfrutar de la música en cualquier ambiente y con una calidad y volumen más que suficientes para la inmensa mayoría de los casos.

 

 

En esta ocasión es Logitech la que nos ha permitido analizar sus altavoces Pure-Fi Dream, que son una versión algo más limitada de la edición Elite y que aún así destacan por sus excelentes prestaciones. Para empezar, el diseño de este sistema de sonido es muy llamativo, ya que sus formas curvas y su acabado en colores negros lo hace muy elegante. Eso sí, no se trata de un sistema de altavoces pequeño: si estabas pensando en ponerlo encima de tu mesilla de noche tal vez debas replanteártelo, ya que sus dimensiones aproximadas son de 30 centímetros de largo por 13 de alto y otros 13 de ancho.

 

 

Ese tamaño beneficia entre otras cosas a la calidad de los altavoces, suficientemente grandes: como se indica en la nota de prensa, cada uno de los dos altavoces consta de un tweeter de 3/4 de pulgada, y de un woofer de 3 pulgadas. Eso se traduce en un sonido limpio y claro, sin distorsiones incluso en graves o agudos muy pronunciados, y sin duda es uno de los valores más importantes de este dispositivo.

 

 

Una de las características más llamativas es el sensor de movimiento que se encuentra en la parte superior y que permite, con sólo pasar la mano por encima, que se active la retroiluminación de los controles. Eso hará muy sencillo poder acceder a la función que buscamos en una habitación a oscuras, y además el efecto está muy bien logrado gracias a unos colores naranjas con la intensidad justa.

 

 

Para controlar el Pure-Fi Dream contamos a cada lado del mismo con dos ruedas que se asemejan en su funcionamiento a las “ruedas táctiles” con los que se controlaban los primeros iPods de Apple. La idea se ha trasladado de forma notable, y es muy sencillo controlar las opciones del dispositivo a través de estas ruedas, y luego confirmar dichas opciones con el botón central de las ruedas. Flanqueando a dichos dispositivos nos encontramos con los botones de acceso rápido a las diferentes entradas (auxiliar, AM, FM, iPod) y, por otro lado, a las memorias para la radio.

 

 

En la parte central del dispositivo nos encontramos con tres accesos que permiten configurar las dos alarmas disponibles, mientras que la mayor parte de esa parte central la ocupa el botón “Snooze” que sirve, cómo no, para apagar la alarma temporalmente, o más bien, suspenderla, para echar una pequeña cabezadita adicional antes de desperezarnos del todo. El gran recurso de los perezosos, sin duda 😉

 

 

La pantalla del dispositivo se sitúa en la parte baja, justo delante del conector en el que insertamos el iPod o iPhone, y lamentablemente no dispone de una resolución demasiado destacable, lo que hace que la información mostrada aparezca en letras demasiado toscas y grandes, algo que contrasta con la calidad y acabado del resto de los altavoces.

 

 

Junto a los altavoces hay que tener en cuenta que tendremos que utilizar un transformador de corriente más pesado y grande de lo que sería deseable: de nuevo nos encontramos con un pequeño aspecto en contra de este sistema de altavoces que en el resto de detalles parece haber sido muy cuidado.

 

 

El mando a distancia es un ejemplo más del ya citado cuidado en el diseño, ya que aunque se sencillo, su acabado y la disposición de las teclas (incluso con un botón propio de “Snooze” si tenemos el Pure-Fi Dream en otro rincón de la habitación) es muy cómodo. Este mando se alimenta con dos pilas AAA incluidas en el pack. Curiosamente, Logitech también proporciona otra pila de 9 voltios que se inserta en la parte baja de los altavoces y que sirve para alimentar constantemente el reloj interno del dispositivo.

 

 

El conector situado encima de la pantalla es prácticamente “universal”. Resulta difícil encontrar un iPod o iPhone que no esté soportado, de forma que estos altavoces garantizan que podremos aprovecharlos con nuestro modelo favorito. Para ello Logitech incluye una serie de pequeñas piezas de plástico que se insertan alrededor del conector universal y que permiten adaptar la forma de la base de esa particular cuna de conexión.

 

 

Además de la reproducción del iPhone, el Logitech Pure-Fi Dream es capaz de funcionar con una entrada auxiliar, algo muy de agradecer para la conexión de cualquier otro reproductor o fuente de sonido a través de una entrada de cascos convencional. A eso se le unen el sintonizador de radio AM/FM que funciona de forma independiente y que ofrece una buena calidad de sonido a pesar de no contar con antenas externas.

 

 

Todas estas virtudes hacen del Pure-Fi Dream una solución excelente para aquellos que quieran disfrutar de una notable calidad de sonido en su habitación e incluso en el salón sin problemas. No obstante, encontramos algunos defectos importantes que nos hacen pensar que el precio de este dispositivo es algo elevado, sobre todo considerando que, como siempre, en Estados Unidos se vende por 249,99 dólares, y aquí el precio es de exactamente 249,99… euros. La paridad euro-dólar sigue sin respetarse, y resulta especialmente triste dado que si el cambio fuese real, el Pure-Fi Dream saldría por 180 euros, un precio mucho más coherente con sus prestaciones.

 

  • Share This