Violet: la Internet de las cosas

Violet: la Internet de las cosas

¿Por qué no conectar mi paraguas a Internet? Es la propuesta de Violet, la empresa que lanzó Nabaztag/tag, el exitoso conejo conectado, que se ha presentado en España con el Mirror, un nuevo producto que pretende ser revolucionario. Violet pretende que los ordenadores o los móviles no sean los únicos medios de recabar información de Internet y que sean los objetos cotidianos los que revindiquen su posibilidad de estar conectados.

Rafi Haladjian, el presidente de Violet se ha traido a España no solo el Mirror, el nuevo lanzamiento de la compañía, sino una visión sobre Internet muy interesante y peculiar. Todo empezó en 2003 con un conejo de juguete sobre la mesa de Haladjian mientras con su compañero Oliver Mével intentaban pensar en cómo innovar en un mundo tan frío y cuadriculado como Internet. Y entonces se hicieron la pregunta: "¿Por qué no conectamos este conejo a Internet?"

300.000 Nabaztag después (así bautizaron al conejo) vendidos en todo el mundo, pueden decir que el concepto ha funcionado y están listos para dar un paso más.

El paso más que quiere dar Violet es una revolución, la Internet de las cosas. La teoría de Violet es que los adelantos tecnológicos no se han quedado en sí mismos, sino que han ido permeando en los objetos que les rodeaban. Así los relojes han bajado de los campanarios para colonizar las pulseras y para llegar a los microondas, reproductores de DVD, neveras, televisores… Del mismo modo en Violet piensan que Internet acabará llegando a los objetos, pero no solo a los electrodomésticos o los aparatos eléctricos, sino a los objetos más banales. Para conseguirlo, Violet ha desarrollado una etiquetas RFID que podemos pegar a cualquier objeto para identificarlos. Para conseguir poner en marcha la revolución, en Violet han desarrollado dos dispositivos.

Nabaztag, en su última versión llamado Nabaztag/tag, es un conejo que se conecta a Internet y que interacciona con el usuario según se le programe para realizar determinadas tareas, más bien seguir ciertos comportamientos, siempre en relación con la información que obtiene de la red. El dispositivo se conecta por WiFi y puede programarse para que reaccione emitiendo luces, sonidos o moviendo las orejas cuando se cumplan determinadas circunstancias, como recibir un correo electrónico o cuando alguien que conocemos se conecta al messenger. También dispone de sintetizador de voz que es capaz de leer noticias, previsiones del tiempo o mensajes de todo tipo. El Nabaztag también responde a órdenes de voz y dispone de una peculiar nariz capaz de leer etiquetas RFID que les permite entrar de lleno en la llamada Internet de las cosas. También puede reproducir música y podemos grabar mensajes con nuestra propia voz. Se trata pues de un dispositivo ambiental, no un dispositivo de navegación, que proporciona información de forma no invasiva pero que nos puede mantener informados. El precio del Nabaztag, al que se le pueden personalizar las orejas, es de 135 euros.

El nuevo lanzamiento de Violet es el Mirr:or, una plataforma circular que conectada a un ordenador funciona como un lector de etiquetas RFID. La plataforma está rodeada de una luz que funciona de forma parecida al Nabaztag, cambiando el tono y el tipo de iluminación según su estado. Cuando acercamos un objeto con etiqueta RFID al Mirr:or, éste se conecta al servidor de Violet por Internet para ejecutar las acciones asociadas con dicha etiqueta y que podemos definir. Por ejemplo, podemos pegar una etiqueta a un paraguas y al acercarlo al sensor, el ordenador puede mostrarnos la previsión del tiempo o recordarnos algo. Mediante una aplicación especial, podemos programar las acciones asociadas a cualquier objeto con etiqueta. Estas acciones quedan almacenadas en los servidores de Violet, por lo que al acercar el objeto a otro Mirr:or o a cualquier Nabaztag éstos realizaran las acciones que tengamos asociadas al objeto. Además de las etiquetas RFID que distribuye Violet, el Mirr:or y los Nabaztag pueden leer etiquetas que contienen otros objetos, a los que también podremos asociar comportamientos. Se comercializan, por ejemplo, cuentos infantiles que al acercarlos a un Mirr:or o Nabaztag será leídos automáticamente por el dispositivo. El Mirr:or tendrá un precio de 45 euros que incluye 3 Ztamps (etiquetas RFID) y dos Nanoztags, conejos que llevan una etiqueta RFID incorporada.

Más información y tienda online en la web de Violet.

  • Share This