Reproductor IAMM NTD37HD

Reproductor IAMM NTD37HD
24 de noviembre, 2008

Los reproductores multimedia que se aprovechan de las tecnologías empleadas en los sistemas de electrónica de consumo para ofrecer una combinación entre sistema de almacenamiento externo y dispositivo para ver películas, fotos o escuchar música gozan de una gran popularidad.  El producto que analizamos es uno de los más completos y atractivos del mercado.

 

Se trata de sistemas con precios razonables que permiten llevar hasta el salón los contenidos almacenados en un disco duro sin demasiada dificultad y que se convierten por tanto se en una de las soluciones más inmediatas para disfrutar en una pantalla de calidad de los contenidos descargados de Internet, o de las copias de seguridad de nuestras colecciones de películas.

 

Una película en DVD ocupa entre 4 y 8 Gbytes en media, mientras que los discos duros de 1 Tbyte ya tienen precios sumamente interesantes, de modo que en una de esas unidades pueden guardarse centenares de películas, siendo más fácilmente accesibles que con el sistema tradicional de los discos ópticos. Este IAMM NTD37HD permite, entre otras muchas funciones, leer los archivos DVD ?ripeados? respetando la estructura de menús, los extras y demás.

Alta definición real
 

Pero además de los contenidos DVD, este dispositivo es compatible con contenidos de alta definición y con la mayoría de los códecs empleados para codificar los vídeos en HD. También es compatible con contenedores como el habitual AVI o el exigente mkv (Matroska), de modo que prácticamente nunca será necesario recodificar vídeos para compatibilizarlos con este reproductor.
 

Los contenidos no sólo pueden estar almacenados en el disco duros SATA local, sino también en unidades externas gracias a la conexión USB Host. El acceso a los contenidos en estos discos externos es rápido y amplía enormemente el abanico de posibilidades de este reproductor multimedia. También es compatible con contenidos ?ripeados? directamente desde películas Blu-ray, de modo que si bien los menús y sistema de navegación no estarán accesibles, sí se podrá acceder directamente a los archivos de vídeo para obtener la máxima calidad en la reproducción. Al fin y al cabo el chip Sigma es el que se emplea en muchos reproductores Blu-Ray comerciales.

 

Mucho más que vídeos
 

Además de las películas, este reproductor puede visualizar imágenes en formatos PNG, BMP y JPG, así como reproducir música incluyendo el formato digital DTS Pass Though para conseguir un audio multicanal sin compromisos de calidad, siempre y cuando se disponga de un amplificador o una cadena de música capaz de descodificar la señal. En cualquier caso, se trata de un repertorio de formatos y códecs sumamente amplios, a la altura de las exigencias de cualquier usuario ?multimedia?.

 

La salida HDMI no debería ser una sorpresa para nadie a estas alturas, aunque es especialmente cómodo que la salida óptica de audio y la HDMI estén activadas al mismo tiempo. De este modo no hay que ir navegando los menús de configuración para elegir la salida más adecuada para cada momento.
 

Todo se controla a través del mando a distancia incluido, que a pesar de no tener un tacto especialmente preciso cumple con su cometido. Además, en el propio dispositivo se encuentran botones táctiles para controlar prácticamente todas las funciones. La pantalla incluida es de buena calidad y muy informativa, de modo que incluso sin necesidad de tenerlo conectado a un televisor se pueden reproducir las canciones almacenadas en el disco local o la red.

 


 

Conexiones de red
 

Las conexiones a través de WiFi o LAN siguen suponiendo un plus de complicación para usuarios que no sean demasiado ?técnicos?. El acceso desde el ordenador hacia el reproductor multimedia se realiza mediante tecnología NDAS, que precisa de la instalación de un software de acceso y un controlador que gestione la seguridad y el acceso remoto mediante WiFi o LAN. Desde el reproductor hasta los ordenadores de la red local es algo más fácil, de modo que prácticamente sólo será necesario configurar el acceso compartido en el ordenador para que desde el reproductor multimedia se ?vean? las carpetas y los contenidos multimedia.
 

A través de cable fue posible reproducir contenidos de alta definición de manera remota sin detectar saltos ni parones de imagen, aunque desde red WiFi será más problemático obtener este nivel de estabilidad. Para definición estándar o para audio la situación es mejor, pero en cualquier caso sería deseable contar con WiFi de tipo ?n? en vez de sólo ?g?.
 

Para quienes no quieran complicarse la vida, se pueden cargar contenidos en el disco duro mediante conexión USB directa así que tampoco hay que preocuparse en demasía.

 

Interfaz cómoda y funcional
 

La interfaz de control del dispositivo es fácil de manejar. Se echa de menos un estilo más ?moderno?, pero en esencia es funcional y permite acceder a los contenidos con rapidez, que para muchos será más importante que la mera estética. De todos modos puede mejorarse en próximas actualizaciones a poco que se esfuercen.

 

En la sección de preguntas habituales de la página web de o2media se indica que próximamente será posible acceder a contenidos online del tipo de TV en Internet, aunque en estos casos lo mejor es no tomar una decisión de compra sobre hipótesis. Si este tipo de funcionalidades de Internet es importante, nuestra recomendación es esperar a que aparezca la versión de firmware que las incluya antes de comprarlo, u optar por otro modelo que sí lo incluya. En la página de o2media hay bastantes posibilidades de elección.

 

Conclusiones

 

Este reproductor multimedia puede presumir de ser uno de los más completos en cuanto a compatibilidad con formatos, códecs y contenedores de vídeo gracias a la integración de un chip Sigma de última generación (Sigma Designs EM8623L). En la web de Sigma encontramos una completa guía en PDF con más información al respecto.

 

En las pruebas con el banco de vídeos no se detectaron problemas notables con la excepción de la visualización de algunas imágenes en la que el pase de diapositivas automático no se pudo finalizar por algún problema de compatibilidad con ciertos archivos.

 

La integración de un chip de procesamiento multimedia tan ?estándar? como el Sigma asegura que el hardware de base ofrece el rendimiento necesario y la compatibilidad para construir un dispositivo multimedia solvente y robusto.
 

El acabado es mejorable en cuanto a robustez de la carcasa, de plástico sin nada que le confiera una imagen de producto resistente a un golpe. Por lo demás, cumple con su función con un precio razonable de poco más de 260 euros sin disco duro. Es fácil instalarlo, por lo que siempre se puede adquirir por separado el que más nos convenga o aprovechar uno que ya se tuviese, siempre y cuando sea de tipo SATA.

 

  • Share This