Sony Ericsson C902

Sony Ericsson C902
20 de enero, 2009

Tenemos en el laboratorio el móvil de James Bond (al menos el que luce en la reciente "Quantum of Solace"), un dispositivo versátil y elegante que aspira a sustituir a nuestra cámara compacta. Sony Ericsson sigue con una estrategia continuista, sin grandes revoluciones pero mejorando el diseño y aspectos concretos como la cámara y manteniendo un nivel de calidad excelente desde todos los puntos de vista.

El teléfono es un móvil con funciones avanzadas, pero sin llegar a la complejidad de un smartphone. El sistema propietario de Sony Ericsson permite realizar con agilidad tareas como consultar el correo electrónico, consultar un dato en Internet o sincronizar con un PC sin problemas, más que suficiente para el publico objetivo del dispositivo.

Diseño y prestaciones

El Sony Ericsson C902 luce un diseño muy elegante, con la clásica distribución de pantalla y botonería principal en el frontal. Sobre el borde derecho veremos una tecla doble que controla el volumen en las llamadas y el disparador de la cámara. En el izquierdo encontraremos el conector de alimentación (lamentablemente propietario).

No es un teléfono especialmente pequeño, aunque sí muy fino (sólo 10,5 mm de grosor). En las manos se siente algo más pesado de lo que parece, probablemente por la utilización de metal en gran parte de la carcasa que, por otra parte, aporta robustez y estilo al conjunto. En general el terminal tiene un acabado fantástico y muy resistente al trato diario.

La parte frontal está presidida por una pantalla de 2,2 pulgadas de resolución QVGA. En realidad la pantalla "útil" es algo más pequeña porque el marco exterior sólo se usa en el modo fotográfico, para los controles táctiles de los que hablaremos posteriormente. Sí merece la pena destacar el nivel de brillo y definición que alcanza la pantalla, con un contraste y un ángulo de visión que pocas veces hemos visto en un móvil de este tipo. Sobresaliente sin duda.

Con el teclado Sony Ericsson ha hecho un esfuerzo considerable, intentando aunar diseño y usabilidad aunque pensamos que se queda a medio camino. Las teclas tienen una altura correcta y el pad de control funciona mejor de lo que esperamos pero las dimensiones de las teclas de llamada y cancelar son tan pequeñas que nos obligarán a mirar para no equivocarnos. Se retroilumina discretamente en color azul, facilitando la tarea de llamar o escribir mensajes en entornos con poca luz.

El mecanismo que descubre la cámara es sólido y eficiente.

Para activar la función de cámara tenemos que deslizar la carcasa hacia arriba (apenas 8 milímetros), de tal forma que la lente siempre estará protegida cuando no la utilizamos. El mecanismo está muy bien integrado, sin que notemos perdida de resistencia ni malos ajustes en ningún momento. La única pega es que tiene tendencia a acumular polvo y suciedad, aunque nada que no se solucione con una limpieza más o menos periódica.


Un software simple pero eficaz

Las soluciones propietarias de software tienen la ventaja de que su integración con el hardware suele ser óptima, el sistema operativo es rápido y las opciones son las justas para no complicar al usuario. En Sony Ericsson llevan tiempo haciendo un gran trabajo con el suyo y en el C902 no defrauda.

Es una gozada navegar por los menús sin retardos, con una interfaz cada vez más pulida (tiene algunas mejoras gráficas con respecto a modelos anteriores); es realmente intuitivo y fácil de usar. Es cierto que perdemos ciertas capacidades respecto a sistemas operativos móviles como Windows Mobile o Symbian pero, a cambio, los usuarios se encuentran con un software muy optimizado y lo suficientemente completo como para no echar nada de menos.

Podemos personalizar el teléfono con temas Flash (viene con alguno preinstalado), cambiar los iconos y organizar los menús a nuestro gusto. Es capaz de ejecutar varias aplicaciones Java a la vez (y cambiar entre ellas sin cuelgues o problemas). Es fantástico poder escuchar la radio mientras consultamos nuestro correo electrónico, por ejemplo.

También nos parece muy interesante la función de búsqueda, capaz de rastrear la información de nuestra agenda indicando un nombre o un número (o parte de ellos). Admite 1.000 entradas y un total de 7-000 números de teléfono.

La calidad de sonido en llamadas es estupenda, incluso cuando la cobertura no es óptima (de todas formas la experiencia de usuario puede depender del operador que tengamos). Destacable el completísimo cliente de correo, que admite casi todas las configuraciones posibles. Sólo un defecto que será clave para algunos usuarios: no podremos visualizar los archivos adjuntos. También funciona muy bien el lector de RSS, útil sobre todo si contamos con una tarifa plana de datos.

En cuanto a las funciones multimedia comentar que Sony Ericsson sigue haciendo bien los deberes. Un reproductor solvente y fácil de usar, una radio fantástica y unos auriculares incluidos mejores que los que vemos habitualmente. Es, como suele ser habitual en los terminales de la marca, uno de los puntos fuertes del teléfono.

¿Podemos dejar la cámara compacta en casa?

Este móvil equipa una de las mejores cámaras que hemos visto en el laboratorio técnico de MuyComputer. Además de los 5 megapíxeles de resolución (dato importante pero insuficiente sin una óptica de calidad como la de este móvil), la cámara del C902 incluye muchas de las tecnologías que podemos ver en las compactas: estabilizador de imagen, detector de rostros, varios modos automáticos, modo macro, autorrotación… Además puede grabar vídeo a resolución QVGA y 30 fps.

Podemos realizar fotos de calidad notable con este móvil, sobre todo si las condiciones de luz acompañan, pero no queremos llevar a engaño: por el momento los móviles siguen muy lejos de la calidad que ofrece una cámara compacta de gama media (entre otras razones por limitaciones físicas a la hora de situar la óptica).

La cámara hereda alguna de las deficiencias que hemos visto en otros Cybershot como unos tonos algo fríos (aunque puede ser una opinión rebatible por su subjetividad) y unos bordes demasiado marcados. La nitidez sin embargo es correcta y el nivel de ruido se mantiene bajo, siempre y tengamos iluminación suficiente.

La nitidez de la cámara es sobresaliente para ser un móvil.

Los controles táctiles que rodean a la pantalla cobran vida cuando pasamos al modo cámara. La solución es vistosa estéticamente pero poco práctica por dos razones: los iconos no indican de manera clara su función y la respuesta deja bastante que desear. Mejora cuando nos acostumbramos pero es algo que decepciona en los primeros instantes.

El estabilizador por software funciona bien y puede salvar alguna foto pero el flash es muy limitado y a poco que seamos exigentes no nos gustarán los resultados cuando la luz no es ideal. De todos modos y dentro de estas limitaciones (lógicas por otra parte), es sin lugar a dudas uno de los mejores móviles con cámara que ha pasado por nuestro laboratorio técnico.

Conclusiones

Sony Ericsson sigue con una estrategia continuista, sin grandes revoluciones pero mejorando el diseño y aspectos concretos como la cámara y manteniendo un nivel de calidad excelente desde todos los puntos de vista.

Pocas cosas negativas que comentar, tan sólo nos defrauda un poco el teclado (sobre todo la disposición de algunas teclas), la pantalla, que debería ser algo mayor, y la imposibilidad de visualizar documentos adjuntos a correos.

En resumen, el Sony Ericsson C902 es un terminal que destaca por su versatilidad, excelente acabado y tamaño compacto. Tiene todas las funciones que podamos desear y, lo que es más importante, todas funcionan de manera impecable.

  • Share This