El Macintosh cumple 25 años

El Macintosh cumple 25 años

En enero de 1984, más concretamente el día 24, Apple Computer (como se llamaba en aquellos años) presentó el primer ordenador Macintosh, un modelo compacto con carcasa de color beige y que tenía un precio de 2.495 dólares de la época. Esto significa que ya han pasado 25 años desde que la incipiente industria de los ordenadores personales se quedara asombrada ante un pequeño equipo que se manejaba con un ratón y que disponía de un sistema operativo con interfaz gráfica de usuario, iconos y carpetas que hacían que trabajar con él fuera más sencillo que nunca. ¡Celebremos los 25 primeros años de vida de Macintosh!

 

El primer modelo de Macintosh, el 128K, se lanzó al mercado el 24 de enero de 1984, pero se presentó por primera vez el día 22 de enero en un anuncio que se emitió durante el descanso del tercer cuarto de la SuperBowl XVII y que costó casi un millón de dólares (no olvidemos que la SuperBowl es uno de los acontecimientos deportivos más seguidos por todos los estadounidenses a través de su televisor). El anuncio, dirigido nada menos que por el oscarizado Ridley Scott, aprovechaba el argumento de la novela 1984 de George Orwell y su Gran Hermano (que claramente Apple quería relacionar con IBM) para que Macintosh rompiera con la ataduras de una sociedad triste, gris y sin iniciativa. Este anuncio se ha ganado por méritos propios un puesto en la historia de la publicidad, por lo que si no lo conoces, te lo reproducimos más abajo.

 

En los últimos fotogramas del anuncio se podía leer: “On January 24th, Apple Computer will introduce Macintosh. And you’ll see why 1984 won’t be like 1984“. Que traducido al español es: “El 24 de enero, Apple Computer presentará Macintosh, y tú verás por qué 1984 no será como 1984“. Una frase premonitoria que acertó de lleno.

 

 

El primer Macintosh, el llamado Mac 128K, representa el comienzo de una nueva era en el mundo de la informática porque Steve Jobs y todo su equipo fueron capaces de trasladar lo que habían aprendido en Xerox PARC sobre las interfaces gráficas de usuario con iconos, diferentes fuentes y carpetas a un sistema operativo que corría en un pequeño ordenador compacto. Programas com MacPaint, MacWrite y el uso de la impresora láser LaserWriter junto con el software de maquetación PageMaker maravillaron sobre todo a los usuarios relacionados con el diseño gráfico y, en general, con trabajos más creativos. Obviamente, Macintosh no se “comió” el mercado a pesar de su éxito, el primer IBM PC y sus clónicos campaban a sus anchas en entornos empresariales donde el uso de aplicaciones como hojas de cálculo o gestión de bases de datos no desentonaban tanto con una interfaz de texto. Mas tarde llegó Windows, pero mucho más tarde, que conste.

 

El primer Macintosh se presentó el 24 de enero de 1984 y era un equipo pequeño, compacto y de color beige. Lo que lo diferenciaba del IBM PC y los PC compatibles era su sistema operativo con interfaz gráfica de usuario con iconos y carpetas.

 

Como leemos en la Wikipedia, los primeros Macintosh estaban basados en microprocesadores Motorola 68000 de tecnología CISC, pero en 1994 Apple decidió que los micros PowerPC del consorcio Apple/IBM/Motorola que se basaban en tecnología RISC eran más apropiados para garantizar la potencia de proceso requerida por las aplicaciones y sistemas operativos que ya se intuían en el horizonte. El caso es que años más tarde, concretamente en 2006, en una decisión que dejó a todos un poco atónitos porque siempre se había relacionado a Intel con el poderío de Microsoft, Apple empezó la transición desde los chips PowerPC a modelos Intel con arquitectura x86. Desde ese momento los Macs ya sólo se diferencian de los llamados PCs compatibles por su sistema operativo (Mac OS X es sin lugar a dudas lo mejor que tiene Apple) y por su diseño. Por lo demás, sus entrañas son las mismas que las de equipos de HP, Dell o Lenovo.

 

 

 

La evolución del sistema operativo de los Mac has sido casi tan vertiginosa como su diseño exterior.

 

A lo largo de estos 25 años Apple ha presentado muchos modelos de ordenadores diferentes, algunos con notable éxito y otros que pasaron sin pena ni gloria a pesar de tratarse de equipos que siempre “tenían algo”. Ejemplos de los fracasos de Apple son el Power Mac G4 Cube, que sólo estuvo en el mercado del 2000 al 2001, o el Twentieth Anniversary Macintosh, una edición limitada de un Mac que se presentó el 7 de enero de 1997 durante la Macworld de San Francisco con motivo de la celebración de los 20 primeros años de Apple (no del Macintosh, que en aquel año cumplía 13 añitos).

 

Sin embargo, los éxitos superan con creces a los “tropiezos”, y si hablamos de modelos que han marcado época y siguen siendo referencia de la familia de ordenadores de Apple hay que hacer mención a los portátiles MacBook (herederos de los primeros PowerBook y el iBook) y al iMac, que precisamente el pasado 15 de agosto cumplió 10 años. Respecto a los primeros, recientemente se renovó toda la gama basándose en una nueva carcasa de aluminino llamada “unibody” que está construida de un único bloque de metal. Portátiles con el logo de la manzana tenemos cuatro (en realidad son cinco, ya que todavía está vigente el MacBook blanco con carcasa de plástico): el MacBook, el MacBook Pro de 15 y 17 pulgadas y el primer ultraligero de la historia de Apple, el MacBook Air.

 

Todos los nuevos MacBook tienen la carcasa de aluminio de tipo “unibody”.

 

Respecto al iMac, mucha gente cree que supuso el renacer de Apple, y en estos diez años de vida ha ido cambiando de manera notable (tanto que el primer modelo no se parece en nada al último iMac de 24 pulgadas) en diseño y prestaciones. El primer iMac, diseñado por Jonathan Ive, suprimió definitivamente la disquetera para apostar por la unidad de CD y el puerto USB. En el 2002 llegó el iMac G4 tipo “lámpara”, con una base semiesférica en la que estaban todos sus componentes y una pantalla TFT que pivotaba sobre un brazo articulado. En el 2004 apareció el iMac G5, que en realidad era una pantalla plana un poco más gruesa porque todos los componentes del ordenador estaban en ella. Sobre este concepto de diseño han girado el resto de iMacs presentados hasta llegar al actual de aluminio, que es mucho más delgado.

 

El primer iMac suprimió definitivamente la disquetera.

 

El iMac de tipo “lámpara” tenía un brazo articulado sobre el que pivotaba la pantalla.

 

En este iMac la pantalla era el ordenador, ya que en ella también estaban el resto de componentes.

 

El último iMac está totalmente construido con aluminio y cristal.

 

Lo mejor para que conozcáis de un solo vistazo todo lo que ha dado de sí la historia de Macintosh en estos últimos 25 años es el fotomontaje que ha realizado Wired. No se te olvide pulsar sobre la imagen para verla ampliada. Desde MuyComputer queremos felicitar a Macintosh por sus primeros 25 años de vida. ¡Y que cumpla muchos más!

 

  • Share This