Yamaha TSX 130

Yamaha TSX 130
9 de noviembre, 2009

Una base de altavoces de alta gama compacto diseñada para el iPod/iPhone que ofrece, además de una excepcional salida de sonido, mucho más como lector de CDs, entrada USB, radio, despertador… Todo integrado en un diseño clásico que combina maderas nobles con plásticos de primera. Firmado por Yamaha, su único pero es el precio: cerca de 350 euros. La salida, de 30 W, cubre sin problemas una salón de dimensiones medianas aunque es más recomendable para dormitorios grandes.

El Yamaha TSX 130 esconde bajo un aspecto clásico una calidad de sonido excepcional para habitaciones de tamaño medio.

Aunque diseñado claramente para operar con el iPod/iPhone, el Yamaha TSX 130 es una base de sonido bastante más ambiciosa, compatible con toda clase de formatos de audio, ideal para entornos domésticos que aprecien el plus de calidad a costa de un precio más alto que la competencia. De salida, el estar diseñada por uno de los grandes fabricantes de audio profesional confiere al equipo una garantía intrínseca con respecto a otros competidores en este segmento como Philips o Altec.

El equipo probado en nuestro laboratorio, el Yamaha TSX 130, es el hermano mayor de la serie TSX. Se diferencia del TSX 120 por la inclusión de un lector de CDs en el frontal, algo poco usual en este tipo de bases pero muy útil para usuarios clásicos que cuentan todavía con compactos en la estantería.

Al desembalar el equipo a uno le cuesta pensar que este dispositivo, de diseño clásico, esconde la última tecnología en reproducción de audio. La caja, como se puede apreciar en las imágenes, es de color marfil con los dos altavoces y el display en el frontal. La parte superior está recubierta de madera lo que le da un tono "vintage" en la trasera se encuentra la salida para la antena de la radio, incluida, y el conector a la red eléctrica. También se comercializa en color oscuro burdeos.

El frontal muestra los controles de la unidad de CDs, el display y los dos altavoces. Los principales controles están en la parte superior, aunque lo más cómodo es manejarlo desde el mando a distancia.

Ponerlo en marcha es tan fácil como enchufarlo a la red. Además su escaso peso, unos cuatro kilos, permite una portabilidad por el hogar sin ningún problema. Eso sí, no cuenta con autonomía vía pilas o batería opcional.

Antes de disfrutar del Yamaha TSX 130 hay que configurar parámetros como hora, alarmas, sintonizar la radio… y poco más. Todas estas funciones se pueden realizar desde el completo tablero de mando ubicado en la parte superior del equipo o desde el mando a distancia.

En la parte superior se encuentra la cuna para el iPod/iPhone. Hemos probado diversos modelos y todos encajan a la perfección. También hay una salida USB muy útil por si queremos reproducir nuestra música MP3 o WMA desde un disco externo o una llave USB. Eso sí, en este caso, la información que se facilita a través del display no es tan rica, lo mismo que cuando operamos en modo CD.

En modo iPod, podemos avanzar o retroceder desde el mando a distancia, regular el volumen, ver la canción que está sonando en función de la información que tengamos registrada… Por supuesto, podemos sincronizar las alarmas para que suene la música de nuestro iPod o de los CDs, la radio o una amplia variedad de sonidos.

En la parte superior del equipo se encuentra la cuna para el iPhone, los botones de control y la entrada USB para conectar cualquier dispositivo de almacenamiento.

Por supuesto, la base permite cargar nuestros iPod sin problema. En algunos modelos de iPhone sale el mensaje de que este modelo no está diseñado para trabajar con el teléfono de Apple pero carga sin problemas. La radio está diseñada para 30 presintonías.

Las dimensiones son de 350 x 120 x 240 mm y cabe en cualquier mesilla o encimera integra dos altavoces de 8 cm que ofrecen una potencia por unidad de 15 W.

Como hemos dicho en el comienzo, a pesar de la potencia justa que ofrece, la calidad del sonido es excepcional. Cuenta con cuatro modos DSP preconfigurados (normal, medio, "heavy" y en vivo) que nos permiten disfrutar de la música en toda su plenitud. Esto, unido a su diseño, y a las funciones sofisticadas de despertador, convierten al Yamaha TSX 130 en un complemento imprescindible de nuestro dormitorio.

  • Share This