Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Simyo contra los contratos

¿Estás harto de tener que estar 18 meses (o más) en una misma operadora telefónica o de no poder cambiar la tarjeta SIM de tu móvil al de un amigo porque pertenecéis a diferentes empresas? Pues Simyo también y por ello emprendará acciones legales. La operadora virtual comienza su lucha personal contra los contratos de permanencia y el bloqueo de terminales de las compañías de telecomunicaciones competidoras.

Publicado el

¿Estás harto de tener que estar 18 meses (o más) en una misma operadora telefónica o de no poder cambiar la tarjeta SIM de tu móvil al de un amigo porque pertenecéis a diferentes empresas? Pues Simyo también, y por ello emprenderá acciones legales.

La operadora virtual comienzará en breve su lucha particular contra los contratos de permanencia y el bloqueo de terminales de las compañías de telecomunicaciones competidoras. Tras el lanzamiento de la campaña “Emancipa tu Móvil” y su canal de liberación, la operadora lanza una ofensiva para conseguir un marco regulatorio que defienda al usuario de telefonía móvil.

Según Víctor Cascante, director jurídico de E-Plus Móviles, empresa que opera bajo la marca Simyo, “al contrario que en otros países de nuestro entorno, en España no existe una normativa específica que regule o limite las condiciones de contratos de permanencia para telefonía móvil. Asimismo, tampoco existe ninguna regulación sobre el bloqueo de terminales”. En consecuencia, este asunto está muy descuido por las leyes y por la Comisión Nacional de Competencia.

Simyo quiere conseguir una normativa que regule los contratos de permanencia y el bloqueo de terminales. Para ello, se ha puesto en contacto con asociaciones y organismos que defienden a los consumidores para que apoyen la iniciativa.

 

Además, en el plano empresarial, la Comisión Europea ya dirigió una carta a los operadores móviles avisándoles de los posibles efectos anticompetencia que la práctica del bloqueo de terminales podría producir en el mercado. Pero nadie le ha hecho demasiado caso.

 

Lo más leído