Conecta con nosotros

Noticias

Más virtualización en Windows 8 con Hyper-V 3.0 y VHDX

Publicado el

La última versión de desarrollo filtrada de Windows 8, build 7989, nos sigue mostrando características del próximo sistema operativo de Microsoft. En esta ocasión para permitirnos asegurar que Windows 8 tendrá el mayor soporte de virtualización en una versión cliente de consumo de la historia de la compañía.

Llevamos meses ofreciéndote las principales funciones de Windows 8 aunque hasta ahora centradas en la versión de 32 bits, la interfaz de usuario y características para el gran consumo.

La última versión filtrada nos permite conocer otras igual de interesantes que llegarán en la edición de 64 bits y que pueden afectar al mercado del software de virtualización de escritorio. Entre ellas la inclusión del programa de virtualización basado en un hipervisor Hyper-V, y un disco duro virtual denominado VHDX.

El Hyper-V permitirá soporte de virtualización para equipos con más de cuatro núcleos de procesamiento y el disco virtual VHDX soportará tamaños de hasta 16 Tbytes, un avance fundamental sobre el VHD actual. Además, Windows 8 contará con mejoras en el almacenamiento con un adaptador para Fibre Channel virtual o en el apartado de redes con aceleración por hardware en la máquina virtual y en la gestión del ancho de banda.

Avances que muestran la intención de Microsoft de potenciar el soporte para virtualización corriendo aplicaciones nativas bajo esta tecnología.

Coordinador editorial de MC y colaborador habitual en varias webs del grupo TPNET. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Noticias

Nuestros lectores opinan: NVIDIA y el trazado de rayos

Publicado

el

Es oficial, NVIDIA ha confirmado los rumores que apuntaban a una apuesta contundente por el trazado de rayos con su nueva generación de tarjetas gráficas, aunque de momento se ha limitado a las Quadro RTX, una línea que ya tuvimos la oportunidad de presentaros hace unos días en este artículo.

El trazado de rayos se ha convertido en el gran revulsivo con el que el gigante verde espera poder llamar la atención de los consumidores y animarlos a renovar tarjeta gráfica, algo bastante complicado ya que nos encontramos casi en la recta final de PS4 y Xbox One, y de sus versiones más potentes, PS4 Pro y Xbox One X.

Tecnología exclusiva para justificar un salto innecesario

Es la mejor forma de describir lo que en mi modesta opinión representa el trazado de rayos en el mercado de tarjetas gráficas de consumo general. La mayoría de los juegos actuales llevan estancados a nivel tecnológico bastante tiempo por el peso que tienen los desarrollos centrados en Xbox One y PS4. No es cosa mía, basta ver la calidad gráfica de juegos como Crysis 3 y compararla con cualquier juego actual para darse cuenta de ello.

Está claro que la situación no va a cambiar hasta que llegue la nueva generación de consolas, y esto no ocurrirá hasta finales de 2019 o mediados de 2020. Hasta entonces los juegos que van a ir llegando a PC seguirán siendo adaptaciones de los desarrollos centrados en consola, lo que significa que los requisitos mínimos y recomendados se van a mantener y que salvo casos de mala optimización cualquier equipo actual de gama media podrá seguir ofreciendo una experiencia óptima.

Dicho de otra forma, todo aquél que tenga una GTX 970-GTX 1060 de 3 GB o una Radeon R9 290-RX 470 de 4 GB o superior y juegue en 1080p no tendrá motivos reales para actualizar en los próximos dos años, y lo mismo ocurre con los que tengan una GTX 1080-Radeon RX Vega 64 o superior y jueguen en resoluciones 1440p.

En esas dos franjas tenemos al grueso de consumidores más importantes dentro del sector de tarjetas gráficas para jugar, y como dijimos no tendrán una motivación de peso para cambiar su tarjeta gráfica, una situación que NVIDIA va a “impulsar” con el trazado de rayos.

Este movimiento es muy parecido a lo que vivimos hace unos años con PhysX y con las diferentes tecnologías que se han ido implementando en GameWorks: representan avances que pueden llegar a ser interesantes, pero que tienen un coste en términos de rendimiento demasiado exagerado.

Trazado de rayos como estándar en la industria

NVIDIA ha sabido jugar bien sus cartas. Los núcleos RT exclusivos de la GPU Turing para acelerar el trazado de rayos ofrecen un rendimiento 25 veces superior a las tarjetas gráficas Pascal. Es un dato impresionante que por sí mismo “sirve” para justificar un salto generacional y para animar al consumidor a adquirir una nueva tarjeta gráfica.

Sin embargo debemos afrontar esta cuestión desde una perspectiva realista y en este sentido el CEO de Epic Games, Tim Sweeney, nos deja una buena dosis de realidad. El ejecutivo ha sido claro, a partir de los 25 TERAFLOPs es una tecnología viable y podría estandarizarse dentro de 10 años. Sí, has leído bien, diez años.

Metro Exodus utiliza de forma parcial el trazado de rayos.

La conclusión que podemos sacar de todo esto es clara, el trazado de rayos aplicado a videojuegos es algo que está en pañales. Todavía tiene un largo camino por delante y durante los próximos años sólo veremos algunos títulos puntuales que harán uso de dicha tecnología de forma parcial y opcional, lo que significa que no merece la pena apostar desde ya por una tarjeta gráfica basada en dicha tecnología su nuestra única intención es jugar.

Antes de terminar aprovecho para recordaros que los juegos actuales tienen mucho margen de mejora más allá del trazado de rayos, sobre todo en lo que respecta a las animaciones y a la amplitud de los escenarios, dos claves que se potenciarán con la llegada de PS5 y Xbox Two gracias a su mayor cantidad de memoria unificada y a sus CPUs Ryzen, que marcarán un salto enorme en términos de potencia frente a las CPUs Jaguar de PS4 y Xbox One.

Os toca ahora a vosotros: ¿qué os parece el trazado de rayos aplicado a videojuegos? ?¿Creéis que es razón suficiente para actualizar tarjeta gráfica? Los comentarios son vuestros.

Continuar leyendo

Noticias

Intel anuncia nuevos kits NUC y mini PCs NUC con CPUs Core y GPU Radeon RX

Publicado

el

El gigante de Santa Clara ha anunciado una renovación de su catálogo de productos NUC, una línea que como sabrán nuestros lectores habituales está formada por equipos muy compactos que son capaces de ofrecer un rendimiento muy elevado, gracias al uso de procesadores Core de bajo consumo.

Empezamos hablando de los nuevos kits NUC. Esta gama se define como una especie de “barebone”, ya que cuentan con elementos básicos como el procesador, la placa base, el sistema de refrigeración y la fuente de alimentación, pero carecen de memoria RAM y de unidad de almacenamiento. En total Intel ha confirmado tres configuraciones diferenciadas por el procesador utilizado:

  • Core i7-8659U: suma cuatro núcleos y ocho hilos y gráfica integrada Intel Iris HD 655 con 128 MB de eDRAM. TDP de 28 vatios.
  • Core i5-8259U: cuenta con cuatro núcleos y ocho hilos y gráfica integrada Intel Iris HD 655 con 128 MB de eDRAM. TDP de 28 vatios.
  • Core i3-8109U: viene con dos núcleos y cuatro hilos y gráfica integrada Intel Iris HD 655 con 128 MB de eDRAM. TDP de 28 vatios.

La potencia de estos equipos a nivel CPU es muy buena gracias al salto a la arquitectura Coffee Lake, especialmente en los modelos con cuatro núcleos y ocho hilos, que son capaces de hacer frente incluso a aplicaciones exigentes.

Por lo que respecta a la GPU integrada la Intel Iris HD 655 es una solución bastante potente dentro de su categoría. Está configurada con 48 unidades de ejecución (ALUs), trabaja con un bus de 128 bits si utilizamos dos módulos de memoria RAM y los 128 MB de eDRAM ayudan a mejorar el ancho de banda del sistema, lo que contribuye a paliar las limitaciones que supone recurrir a la RAM para utilizarla como memoria gráfica.

En términos de rendimiento bruto en juegos reales la Intel Iris HD 655 presente en estos kits NUC puede mover sin problemas títulos como Fortinite en 720p y calidad baja, Overwatch en 720p y calidad media y DOTA 2 en 720p y calidad media. En los tres casos consigue una fluidez muy buena (más de 50 FPS).

Mini PC NUC 2018: CPU en 10 nm y gráfica dedicada

Saltamos ahora a hablar de los nuevos mini PC NUC 2018. En esta gama tenemos dos nuevos equipos que a diferencia de los anteriores vienen con una configuración completa que permite utilizarlos desde el primer momento sin tener que añadir nada.

Ambos comparten un Core i3 8121U, procesador que viene sin gráfica integrada y que está fabricado en proceso de 10 nm (arquitectura Cannon Lake). Suma dos núcleos y cuatro hilos y tiene un TDP de 15 vatios.

La diferencia entre ambas configuraciones viene dada por la cantidad de memoria RAM preinstalada, que puede ser de 4 GB u 8 GB. El resto de sus especificaciones se completan con un disco duro de 1 TB, conectividad WiFi AC y Bluetooth 5, salida HDMI 2.0a, conectores USB 3.0 y una tarjeta gráfica dedicada Radeon RX 540 con hasta 4 GB de GDDR5, que suma 512 shaders, 32 unidades de texturizado, 16 unidades de rasterizado y tiene un bus de 128 bits. El sistema operativo utilizado es Windows 10.

Intel no ha dado detalles sobre el precio de venta de estos nuevos NUC, así que solo podemos esperar a que decidan ofrecer más información. Por lo que respecta a su fecha de lanzamiento sabemos que empezarán a estar disponibles a partir del mes de septiembre.

Continuar leyendo

Noticias

No te pierdas las mejores ofertas de la semana en otro Red Friday

Publicado

el

mejores ofertas

Llega un nuevo Red Friday con las mejores ofertas de la semana. Una selección de productos de electrónica y tecnología con descuento que te ofrecemos todos los viernes.

Nota: Esta selección contiene algunos enlaces de nuestros afiliados, pero ninguno de los productos incluidos han sido propuestos o recomendados por ellos o sus fabricantes, sino elegidos según nuestro propio criterio.

Continuar leyendo

Lo más leído