Científicos anuncian la primera evidencia directa de las ondas gravitacionales

Científicos anuncian la primera evidencia directa de las ondas gravitacionales
12 de febrero, 2016

Como te adelantamos hace unos días, el director del observatorio LIGO ha confirmado la primera detección directa de las ondas gravitacionales predichas por Albert Einstein en su teoría de la relatividad general.

100 años han tardado físicos y astrónomos en confirmar estas fluctuaciones generadas en la curvatura del espacio-tiempo. Son producidas por un cuerpo masivo acelerado y se propagan como ondas similares a las que podemos apreciar cuando tiramos una piedra en un estanque de agua. Eso sí, a la velocidad de la luz.

La amplitud de las ondas gravitacionales es muy débil y por ello su detección directa es sumamente difícil. Cualquier objeto con masa debería producirlas pero solo los fenómenos más violentos como la explosión de una supernova, la rotación de una estrella de neutrones o los agujeros negros permiten registrarlas. De hecho, la onda detectada que ha llegado a la Tierra tiene una amplitud de onda inferior a la de un protón.

Precisamente una colisión y fusión de dos agujeros negros, monstruos con una masa 36 veces superior a la de nuestro Sol, es el fenómeno que ha permitido la detección de las ondas gravitacionales.

Aunque se daban por seguras, hasta ahora solo se habían logrado evidencias indirectas de su existencia. De ahí la importancia de la primera detección directa registrada en el mes de septiembre por el Observatorio de interferometría láser (LIGO) y anunciada ahora después de varios meses de revisiones de los datos.

La detección también es importante porque los agujeros negros se han detectado directamente mediante su medición, a través de su gravedad, en lugar de medir el efecto que tienen sobre otra materia en el universo.

Algunos expertos aseguran que la evidencia directa de las ondas gravitacionales marcará el inicio de una nueva era de la astronomía. Una herramienta con la que estudiar todos los objetos astrofísicos que existen, la formación del Universo y sus leyes. Seguramente a sus responsables les espera el Nobel. Al mayor científico del siglo XX, que teorizó sobre ellas (sin evidencias directas ni indirectas ni un aparato tan potente como el LIGO) como consecuencia inevitable de la teoría de la relatividad general, el premio es una larga vida en la eternidad.

– Más información | Anuncio LIGO – Qué es una onda gravitacional

 

  • Share This