Guía para comprar el router que necesitas

Guía para comprar el router que necesitas
24 de junio, 2016

Todavía hoy es habitual encontrar usuarios que a pesar de tener contratadas conexiones a Internet de alta calidad se quejan de que no disfrutan de una buena experiencia de uso, una realidad que en la mayoría de los casos tiene un culpable claro, el router que suelen “regalar” los operadores cuando firmamos el contrato.

El router juega un papel fundamental a la hora de disfrutar adecuadamente de nuestra conexión a Internet, aunque por desgracia la mayoría de los hogares y empresas todavía se conforman con los modelos básicos que regalan las operadoras ya sea por falta de información o por no querer realizar una inversión que, en casi todos los casos resultará rentable. De poco sirve

¿Qué queremos decir con esto? Pues muy sencillo, que de nada te servirá tener una conexión a Internet de 100 Mbps si utilizas el router básico que te ha regalado tu operadora, ya que no sólo no disfrutarás de una experiencia óptima sino que además estarás pagando por un servicio que no aprovecharás de verdad.

Para poder exprimir al máximo el potencial que ofrecen las conexiones de alta velocidad de hoy necesitamos abrir los ojos y darnos cuenta del valor que representa un buen router, un hecho que en MC conocemos de sobra y que queremos ayudaros a entender mejor; por ello hemos querido hacer este artículo especial, en el que hablaremos de los requisitos básicos que debe cumplir un router de calidad y veremos las ventajas concretas que pueden ofrecer las soluciones más avanzadas del mercado.

TPLINK

Desde el principio, ¿qué debe tener un buen router?

A la hora de identificar un buen router no debemos dejarnos llevar únicamente por su rendimiento o velocidad bruta, sino que existen una serie de elementos que debemos tener muy en cuenta, y en base a ellos tomar una decisión.

En este apartado os dejaremos un resumen con los más importantes.

  1. Procesador de doble núcleo: Es el corazón del router y el encargado de gestionar aquellas tareas intensivas que utilizan un gran ancho de banda o suponen altos niveles de tráfico, y si no cumple nuestra experiencia se verá afectada. Una CPU de doble núcleo en un router asegura un buen nivel de rendimiento, que al mismo tiempo será estable y con latencias bajas.
  2. Estándar Wi-Fi AC: Cuando llevamos a cabo tareas exigentes, como juego online o streaming en alta resolución, a través de redes inalámbricas se hace absolutamente necesario tener un router que opere en el nuevo estándar Wi-Fi AC. Dicho estándar consigue velocidades de más de 1 Gbps sin problema y además trabaja en la red de 5 GHz, que está menos saturada y permite conseguir una señal más estable y limpia.
  3. Doble banda: Un buen router debe ser capaz de trabajar sin problemas en doble banda, es decir, tanto en la de 5 GHz como en la de 2,4 GHz. Esto es importante porque nos un funcionamiento óptimo y adaptado en todo momento a las particularidades de los todos los dispositivos que tengamos conectados.
  4. Beamforming: Es una tecnología que concentra de forma automática la señal Wi-Fi y la orienta directamente hacia los dispositivos conectados, de manera que éstos la reciben de forma más intensa. Dicho de otra forma, el router identifica dónde está cada dispositivo y envía directamente la información en esa dirección, lo que reduce el efecto rebote y mejora como dijimos la estabilidad y la calidad de la señal.
  5. Puertos Gigabit: Los puertos estándar ofrecen velocidades de transferencia de 100 Mbps mientras que en los puertos Gigabit la tasa es de 1.000 Mbps (1 Gbps). La diferencia es muy grande como podemos apreciar, así que es un requisito imprescindible en conexiones cableadas.
  6. Calidad de servicio: También se conoce por sus siglas en ingles “QoS”. Esta característica actúa priorizando el tráfico en función de la configuración que tengamos aplicada, de manera que podemos establecer por ejemplo una preferencia al juego online o la reproducción de contenidos multimedia. Así, si tenemos muchos dispositivos conectados a nuestra red nos aseguraremos de que el router priorice rendimiento hacia los que para nosotros son más importantes.
  7. Seguridad avanzada: El cifrado WPA2 es imprescindible, y es recomendable buscar modelos que permitan establecer configuraciones diversas de forma sencilla, como por ejemplo controles parentales y listas de invitados.

Beamforming

Debemos tener en cuenta que lo expuesto es sólo una lista de mínimos, es decir, la base que debemos buscar si aspiramos a tener un buen router de verdad. Esto es importante, ya que hoy por hoy podemos encontrar soluciones que no sólo cumplen esos requisitos sino que los superan ampliamente.

Un buen ejemplo es el Archer C3200 de TP-LINK, uno de los mejores routers de gama alta que existen actualmente, ya que viene equipado con diferentes coprocesadores y es capaz de trabajar en triple banda, consiguiendo una velocidad combinada de 3.200 Mbps, casi nada. Publicaremos un análisis completo del dispositivo en los próximos días.

¿Qué beneficios me aporta tener un buen router?

En general podemos decir que disfrutaremos de un mayor rendimiento y fiabilidad, es lo más evidente, pero debemos ser concisos y profundizar en este asunto. Con un buen router aprovecharemos la velocidad real de nuestra conexión a Internet, pero al mismo tiempo tendremos una conexión mucho más estable y fiable.

Esto último es muy importante, ya que supone que no tendremos caídas, pérdidas de conexión ni retrasos, los temidos lags, ni siquiera con varios dispositivos conectados al mismo tiempo.

¿Qué supone esto para mi a nivel de usuario? Que podrás jugar sin miedo a que un golpe de lag o una pérdida de conexión te arruine la partida, y disfrutar de tus contenidos multimedia en streaming sin interrupciones, con absoluta fluidez. La experiencia de uso será plena sin importar, como dijimos, si tienes conectados al mismo tiempo varios ordenadores y dispositivos.

Esas ventajas se pueden trasladar al ámbito profesional ya que actualmente estos entornos tienen un marcado carácter multidispositivo, es decir, se utilizan varios equipos conectados a Internet de forma simultánea y es imprescindible contar con un buen nivel de rendimiento para que sea posible trabajar de forma fluida.

Pero esto no es todo, un router de calidad es capaz de adaptarse a necesidades cambiantes y de cubrir zonas mucho más amplias, gracias a tecnologías como la ya citada Beamforming, por lo que evitaremos tener que recurrir a accesorios para extender o mejorar la calidad de la señal y tendremos una solución completa y duradera.

TP-Link 2

Conclusiones finales

Mantener un router de baja calidad y pagar por una conexión de alta velocidad es como gastar dinero en un juego de última generación y querer disfrutarlo sobre un ordenador muy antiguo. La experiencia será terrible y podemos acabar totalmente frustrados.

Por contra con un router de calidad podremos aprovechar adecuadamente todo el potencial de nuestra conexión de alta velocidad, en todo momento y con todos los dispositivos que utilicemos en nuestra red, ya sea por cable o de forma inalámbrica.

Tanto si jugamos como si queremos disfrutar de nuestras series o películas favoritas en Full HD, o si simplemente deseamos optimizar nuestro entorno de trabajo un buen router es un valor seguro y una excelente inversión, ya que notaremos la diferencia desde el primer día.

  • Share This