Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Análisis de RYZEN 3 1300X y RYZEN 3 1200

Publicado el

Parece que fue ayer cuando estábamos hablando de ZEN, una arquitectura con la que AMD ha sorprendido a propios y extraños y que hoy vuelve a ser utilizada para dar vida a dos productos muy esperados, los procesadores RYZEN 3 1300X y RYZEN 3 1200.

Hasta el momento AMD ha lanzado los RYZEN 7 y RYZEN 5, dos series formadas por procesadores de ocho núcleos y dieciséis hilos, seis núcleos y doce hilos y cuatro núcleos y ocho hilos.

Los procesadores ubicados en esas dos series han destacado por ofrecer un excelente valor en relación precio-prestaciones, una realidad que nos llevó a darles una puntuación de 9 sobre 10 a todos aquellos que tuvimos ocasión de probar en su momento.

Podéis repasar los tres análisis que publicamos a través de los siguientes enlaces:

Tenía muchas ganas de probar la gama económica de procesadores ZEN porque estaba convencido de que iba a ofrecer un buen resultado, y como podéis ver por la puntuación no me he equivocado.

Antes de empezar queremos dar las gracias una vez más a AMD por facilitarnos dos muestras de los RYZEN 3 1300X y RYZEN 3 1200, y por dejarnos trabajar sin ningún tipo de prisa y de manera totalmente libre.

Sin más preámbulos empezamos, poneos cómodos que hay mucho que leer.

Vemos las dos unidades CCX que forman los procesadores RYZEN 3, con dos núcleos desactivados en cada una.

RYZEN 3 1300X y RYZEN 3 1200, especificaciones

Ambos procesadores utilizan la arquitectura ZEN de AMD, lo que significa que están fabricados en proceso de 14 nm y que tienen una estructura interna muy interesante, que podéis ver perfectamente ilustrado en la imagen superior.

En el encapsulado del procesador nos encontramos dos unidades CCX que integran cuatro núcleos cada una con su propia memoria caché L2 y L3. Ambas están conectadas a través de lo que conocemos como Infinity Fabric, un sistema que mejora considerablemente el rendimiento cuando se acompaña de memoria RAM DDR4 de alta velocidad (más de 2.400 MHz).

Los RYZEN 3 1300X y RYZEN 3 1200 tienen dos núcleos desactivados en cada CCX, lo que nos deja un total de cuatro núcleos efectivos. Su memoria caché L2 es de 2 MB y la caché L3 de 8 MB y pueden manejar cuatro hilos ya que carecen de la tecnología SMT (Simultaneous Multithreading) que sí incorporan los RYZEN 7 y RYZEN 5.

Los dos procesadores junto al disipador utilizado. Viene con pasta térmica aplicada.

Para que tengáis una visión más completa os dejamos un resumen con las especificaciones exactas de cada procesador:

RYZEN 3 1300X

  • Cuatro núcleos (2 + 2) a 3,4 GHz en modo base, 3,6 GHz en modo turbo con todos los núcleos activos y 3,7 GHz con dos núcleos activos (XFR hasta 3,9 GHz).
  • 2 MB de caché L2 (512 KB por núcleo).
  • 8 MB de caché L3 compartida por los cuatro núcleos.
  • TDP de 65 vatios.
  • Soporta overclock con placas base que utilicen chipset B350 o X370.

RYZEN 3 1200

  • Cuatro núcleos (2 + 2) a 3,1 GHz en modo base, 3,2 GHz en modo turbo con todos los núcleos activos y 3,4 GHz con dos núcleos activos (XFR hasta 3,45 GHz).
  • 2 MB de caché L2 (512 KB por núcleo).
  • 8 MB de caché L3 compartida por los cuatro núcleos.
  • TDP de 65 vatios.
  • Soporta overclock con placas base que utilicen chipset B350 o X370.

Todas las claves de la plataforma AM4 resumidas en una imagen.

Plataforma AM4

Con el lanzamiento de RYZEN la firma de Sunnyvale ha hecho algo más que renovar arquitectura y procesadores, también ha puesto en el mercado una nueva plataforma que utiliza el socket PGA 1331 y que supone un gran paso adelante si la comparamos con la generación anterior (AM3+).

Actualmente podemos encontrar en el mercado dos grandes variantes de placas base agrupadas alrededor de los chipsets X370, que está orientada sobre todo a la gama alta, y los chipsets B350, que forman la gama media.

Debemos tener claro que con cualquiera de ellas podremos aprovechar sin problemas un procesador RYZEN y dar forma a un equipo de última generación, ya que permiten hacer overclock, soportan unidades SSD con interfaz NVMe y disponen de todo lo que podamos llegar a necesitar tanto a medio como a largo plazo.

Si tenéis pensado comprar un procesador RYZEN 5 o RYZEN 3 os recomendamos apostar por una placa base con chipset B350, ya que es la opción más equilibrada en relación precio-prestaciones para acompañar a esas series.

No podemos cerrar este punto sin hablar del tema de la memoria RAM y las velocidades de trabajo, una cuestión importante que todavía sigue generando dudas y que queremos aclarar de manera definitiva.

En nuestro primer análisis pudimos montar un RYZEN 7 1800X con una placa base GIGABYTE AORUS GA-AX370-GAMING 5 y mantener un kit de 16 GB de RAM Corsair Vengeance LPX DDR4 a 2.933 MHz en doble canal, con latencias 16-16-17-36 y sin problemas.

No hicimos ningún milagro, simplemente llevamos a cabo la configuración de forma manual desde la BIOS, algo que cualquier profesional del sector debería ser capaz de hacer. Con esto quiero decir que creo que buena parte de la mala prensa que se ha generado sobre el tema de la RAM y RYZEN ha sido verdaderamente injusta.

En cualquier caso la actualización AGESA 1.0.0.6 ha cambiado mucho la situación y ha puesto las cosas mucho más fáciles; ampliando el soporte de más kits de memoria RAM, ajustando los perfiles y las latencias y mejorando la compatibilidad y funcionalidad de los perfiles XMP.

Un vistazo más de cerca por delante…

… Y por detrás, ahí podéis ver la interfaz de pines que utilizan los RYZEN

Equipo de pruebas

Antes de entrar a ver los resultados de las pruebas que hemos realizado os dejamos una descripción completa de todos los componentes que hemos utilizado para dar forma al equipo de pruebas:

  • Procesador RYZEN 3 1300X con cuatro núcleos y cuatro hilos a 3,4 GHz-3,7 GHz, modo normal y turbo.
  • Procesador RYZEN 3 1200 con cuatro núcleos y cuatro hilos a 3,1 GHz-3,4 GHz, modo normal y turbo.
  • 16 GB de RAM GeIL EVO X DDR4 RGB LED en doble canal a 2.933 MHz con latencias 16-18-18-36.
  • Placa base GIGABYTE AB350-Gaming 3 (chipset B350) con BIOS F7 (AGESA 1.0.0.6a).
  • Ventilador Wraith Stealth incluido de serie con los procesadores.
  • Tarjeta gráfica GTX 1080 Founders Edition con 8 GB de GDDR5X a frecuencias de referencia (1.607-1.733 MHz).
  • SSD Samsung Evo 850 de 500 GB.
  • SHDD Seagate de 2 TB con 8 GB de SSD como caché.
  • Windows 10 Pro de 64 bits.
  • Todos los controladores actualizados a la última versión disponible.
  • Fuente de alimentación Tacens Valeo V 700W.

Hemos apostado por utilizar dicha tarjeta gráfica para comprobar si los nuevos RYZEN 3 1300X y RYZEN 3 1200 son capaces de acompañar sin problemas a una solución tan potente como la GTX 1080 de NVIDIA.

Pruebas de rendimiento sintético

Como de costumbre vamos a empezar con las pruebas de rendimiento sintético, siguiendo el mismo esquema que adoptamos en los análisis de los RYZEN 7 y RYZEN 5.

Podríamos haber prescindido de ellas y habernos lanzado directamente a las pruebas en juegos, ya que al fin y al cabo tenemos entre manos dos procesadores de cuatro núcleos que serán aprovechados sin problema y que van dirigidos al mercado de consumo general, pero hemos querido mantener las más importantes para que el artículo sea lo más completo posible.

Sin más preámbulos empezamos.

CPU Z

Es una de las pruebas más básicas y sencillas pero al mismo tiempo es bastante fiable y fácil de reproducir. Con ella podemos ver en unos segundos el potencial monohilo y multihilo de un procesador.

Hemos querido hacer una comparativa adicional en la que podréis ver la evolución a nivel de rendimiento que marcan los RYZEN 3 1300X y RYZEN 3 1200 comparados con un FX 8350 de ocho núcleos basado en Bulldozer.

Cinebench R15

Una de las pruebas de rendimiento sintético más populares y conocidas así que no podía faltar en nuestra comparativa.

Es capaz de analizar sistemas con hasta 256 hilos de procesamiento y además diferencia entre rendimiento monohilo y multihilo, y también aprovecha de forma diferente las configuraciones con mayor conteo de núcleos reales frente a hilos, cosa que se notará por ejemplo en los Core i3, que tienen dos núcleos y cuatro hilos.

 

Pruebas de rendimiento en juegos

Pasamos de lleno a ver el rendimiento que ofrecen los RYZEN 3 1300X y RYZEN 3 1200 en pruebas reales. Ambos procesadores cuentan con cuatro núcleos, lo que significa que cumplen con el estándar mínimo para poder jugar con garantías.

Esto unido a su buen IPC (un 52% más que Bulldozer) ya nos permite anticipar que van a dar la talla, ¿pero podrán competir con las soluciones de Intel y alimentar sin problemas a esa GTX 1080 que hemos acompañado?

Battlefield 1

Uno de los juegos con mejor optimización de la presente generación (con permiso de DOOM 2016). Se lleva bien con procesadores de cuatro núcleos o cuatro hilos, por lo que una vez que llegamos a esa cifra prioriza el IPC y la frecuencia de trabajo para ofrecer un mayor rendimiento.

Resident Evil 7

Ha sido una de las grandes sorpresas del año. Capcom ha estrenado nuevo motor gráfico y ha conseguido un resultado espléndido, digno de la nueva generación, aunque depende más de la potencia de nuestra tarjeta gráfica que del procesador.

Esto sin embargo es interesante, ya que nos permite comprobar cómo rinden los RYZEN 3 1300X y RYZEN 1200 y si éstos suponen alguna limitación que impida a la GTX 1080 sacar a relucir todo su potencial.

Como podemos ver no, no suponen freno alguno.

The Witcher 3

Todo un clásico en las pruebas de rendimiento y uno de los mejores juegos de la historia a pesar del downgrade gráfico que recibió. Hemos querido utilizarlo en este análisis porque gráficamente es muy intensivo y queríamos seguir viendo cómo se llevan ambos RYZEN con esa GTX 1080.

DOOM 2016

Terminamos con el que ha sido en mi opinión el juego mejor optimizado de toda la nueva generación. Esta obra maestra de id Software soporta la API Vulkan, se lleva de maravilla con los procesadores de cuatro núcleos y escala muy bien en casi cualquier configuración

RYZEN Master: overclock y temperaturas

Gracias a esta herramienta gratuita de AMD podemos hacer overclock fácilmente a ambos procesadores. Como ya os hemos contado en ocasiones anteriores RYZEN Master nos permite:

  • Modificar las frecuencias individuales de cada núcleo en intervalos de 25 MHz.
  • Activar y desactivar núcleos.
  • Subir o bajar el voltaje de la CPU.
  • Controlar la memoria RAM.
  • Monitorizar las temperaturas.

Con esto claro os dejamos un resumen con los resultados que hemos conseguido:

  • RYZEN 3 1300X: con este procesador hemos podido llegar de forma estable a los 4 GHz utilizando un voltaje de 1,41. Es una cifra elevada así que personalmente no os recomiendo mantener ese voltaje. Mi consejo es que si no podéis dejarlo estable a esa frecuencia y a menos de 1,4 voltios lo bajéis a 3,9 GHz y 1,38 voltios.
  • RYZEN 3 1200: el nivel óptimo para este procesador está en 3,8 GHz con un voltaje de 1,38 voltios, aunque no descarto que algunas unidades puedan llegar a 3,9 GHz sin tener que pasar de los 1,4 voltios.

Como siempre os recuerdo que el overclock es una lotería y que pueden haber chips que suban un poco mejor que otros. La diferencia en los RYZEN puede ser mínima, pero suficiente para permitirnos subir 100 MHz más sin tocar voltajes.

A continuación os dejo las temperaturas de los RYZEN 3 1300X y RYZEN 3 1200 tanto a frecuencias de stock como con overclock utilizando el ventilador de referencia que traen.

¿Y cómo afecta el overclock al rendimiento? El RYZEN 3 1300X ya tiene un modo turbo bastante rápido así que si lo configuramos a 3,9 GHz obtendremos un aumento de rendimiento de entre el 5% y el 7% comparado con las velocidades de stock.

En el caso del RYZEN 3 1200 la mejora es mayor porque su modo turbo es inferior. Si lo elevamos a 3,8 GHz podemos alcanzar una mejora cercana al 15%.

Antes de cerrar y lanzarnos a ver las conclusiones os dejamos los resultados a nivel de consumo, tanto a frecuencias de stock como con overclock. Para que tengáis una referencia el Core i5 7500 registra prácticamente los mismos valores a frecuencia de stock que el RYZEN 3 1300X.

Conclusiones

La arquitectura ZEN de AMD ha vuelto a mostrar su mejor cara en los RYZEN 3 1300X y RYZEN 3 1200, dos procesadores que han demostrado que son capaces de ofrecer un alto nivel de rendimiento a pesar de su bajo precio y que pueden acompañar sin problema a una tarjeta gráfica tan potente como la GTX 1080.

Su relación precio-prestaciones es muy buena, pero además tienen un funcionamiento tan eficiente que podemos utilizarlos sin problemas con el ventilador de referencia que ambos incluyen, aunque decidamos hacer overclock, ya que las temperaturas nunca llegarán a niveles preocupantes.

Si hablamos de rendimiento bruto vemos que no tienen nada que envidiar a procesadores mucho más caros como los Core i3 7300 y los Core i5 7500. Las alternativas de Intel ofrecen un mayor rendimiento monohilo que se deja notar en algunos casos concreto, es cierto, pero en relación calidad-precio los RYZEN ganan la partida.

No tenemos confirmados los precios que tendrán los RYZEN 3 1300X y RYZEN 3 1200 en España, pero todo apunta a que rondarán los 130 y 115 euros, aproximadamente.

Cosas que nos han gustado:

  • Buen rendimiento tanto en mononúcleo como en multinúcleo.
  • Compiten sin problema con lo último de Intel.
  • La plataforma sobre la que se apoyan es muy completa y tiene un coste razonable.
  • Excelente relación precio-rendimiento.
  • Fácil de overclockear, incluso para los que no tengan experiencia previa.
  • Buenas temperaturas incluso con el ventilador de stock.

Cosas que no nos han gustado:

  • La diferencia entre ambos procesadores es mínima, tanto que gracias al overclock podemos convertir un RYZEN 3 1200 en un RYZEN 3 1300X sin problema.

Notas finales

9Nota

Rendimiento9

Calidad-precio10

Consumo9

Temperaturas9

Plataforam9

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído