Múnich abandonará Linux y volverá a Windows en 2020

Múnich abandonará Linux y volverá a Windows en 2020
13 de noviembre, 2017

Múnich abandonará Linux y volverá a Windows en 2020, según ha aprobado el comité de personal y administración del ayuntamiento de Múnich. El resultado de la votación de la comisión debe refrendarse en un pleno municipal que se celebrará el 23 de noviembre, pero no se esperan sorpresas ante la mayoría que forma la coalición de socialdemócratas y conservadores que gobierna la ciudad.

El ayuntamiento de Múnich saltó a los medios cuando hace una década decidió migrar su infraestructura TI desde Windows y Office a Linux y suites ofimáticas de código abierto. Una decisión que supuso todo un espaldarazo al uso del software libre en la administración pública, por el gran número de equipos actualizados (15.000) y por la importancia de la ciudad que lo llevó a cabo.

Años después, la alcaldía hizo balance del proyecto calificándolo de todo un éxito al menos en costes“dejar de lado a Windows y Microsoft Office ha supuesto un ahorro de 11,6 millones de euros en el gasto de licencias”. Después, desde el municipio se informó de la finalización de la migración de equipos y como el coste no era el único objetivo sino reducir la dependencia del software propietario, destacaron la adopción de Open Document como formato estándar a utilizar para compartir y colaborar en documentos oficiales.

Múnich, “cuestión de estado” para Microsoft

Microsoft contraatacó. Más allá de la pérdida de unas miles de licencias de Windows y Office, en la sede central de Redmond fueron conscientes del perjuicio que para sus intereses podía suponer este proyecto si tenía éxito y se convertía en ejemplo a seguir por otras administraciones.

Por ello, el mismísimo CEO, Steve Ballmer, voló a Múnich antes de la aprobación del proyecto e intentó convencer al alcalde sobre la “mala decisión” que tomarían si reemplazaban el software de Microsoft con alternativas de código abierto. No tuvo éxito y semanas después el consejo de la ciudad aprobó el proyecto LiMux.

linuxtag limux

Posteriormente, Microsoft informó que el proyecto habría costado 60 millones de euros, mucho más que el coste de la actualización a productos de la firma por aquellos entonces, Windows XP y Office 2013. Un extremo negado repetidamente por los responsables del ayuntamiento que aprobó el proyecto.

Más tarde y “casualmente”, Microsoft trasladó su sede en Alemania a las afueras de Múnich lo que da idea de la importancia de este proyecto de software libre, no ya por él mismo sino como ejemplo para el resto de administraciones.

Vuelta atrás, Múnich abandonará Linux

El experimento ha durado casi quince años y en medio ha habido un cambio en el gobierno de la ciudad, clave para que ahora se apruebe definitivamente una marcha atrás que fue avanzada el pasado febrero en una votación preliminar. La concejala socialdemócrata Anne Hübner ha hablado con The Register para comentar los motivos:

La ciudad ha tenido problemas con la adopción de LiMux. “Los usuarios estaban descontentos y el software esencial para el sector público sólo está disponible en su mayoría para Windows. Se estima que aproximadamente la mitad de los 800 programas totales necesarios no se ejecutan en Linux y “muchos otros necesitan una gran cantidad de esfuerzo y dinero”.  “En los últimos 15 años, gran parte de nuestros esfuerzos se destinaron a independizarnos de Microsoft”, incluyendo el gasto de “un montón de dinero en busca de soluciones” pero, “esos esfuerzos finalmente fracasaron”, señala.

“Como todo lo necesario debía ser desarrollado por nosotros mismos, la ciudad ha acumulado de 10 a 15 años de retraso en el mercado. La ciudad de Múnich no es un desarrollador TI, tiene otras preocupaciones más importantes que tratar”, recalca Hübner.

Windows a Múnich

¿Decisión técnica o política?

No todos están de acuerdo. La oposición ha venido acusando al alcalde de “ser amigo de Microsoft” y querer cargarse el proyecto de software libre por ese y no otro motivo.

El pasado año un informe encargado a la consultora Accenture recomendó la vuelta a las soluciones de Microsoft. El informe fue cuestionado por la Free Software Foundation Europe acusando a Accenture de tener intereses comunes con Microsoft a través de Avanade (una empresa de ambas que tiene como misión implementar tecnologías Microsoft) y por ello no emitir un informe imparcial que probara la conveniencia técnica o el ahorro de costes del nuevo paso a soluciones propietarias.

Desde la Alianza de Negocios para el software libre explican que la ciudad “pasará décadas gastando en mano de obra y millones de euros en otra migración”, mientras que los clientes de OSE “son cada vez más importantes y otras organizaciones están gastando su dinero sabiamente para crear aplicaciones independiente de la plataforma”.

El presidente de la Free Software Foundation Europe ha explicado que “nunca hubo estudios sobre la insatisfacción de los usuarios”, citado como uno de los motivos para la vuelta a Windows. Tampoco hubo la necesaria formación y soporte a la nueva plataforma, porque desde el principio mucha gente decidió que este proyecto no debía tener éxito y la vuelta a soluciones propietarias de Microsoft estaba tomada desde hace tiempo.

¿De LibreOffice a Microsoft Office?

En cuanto a la decisión de migrar de LibreOffice a Microsoft Office todavía no está decidida y se tomará a final de 2018. Todo indica que irá en la misma dirección que la tomada para migrar de Linux a Windows.

The Document Foundation, la fundación detrás de LibreOffice, la gran referencia en suites ofimática de código abierto y alternativa gratuita a la Microsoft Office, ya consideró que de seguir adelante la propuesta representaría un “importante paso atrás para la ciudad de Múnich” y la decisión estaría en contra de la tendencia actual de la adopción de estándares de documentos abiertos en países como el Reino Unido, Francia, Suecia y los Países Bajos. Además, “Múnich perderá la independencia de un solo proveedor que ha buscado durante la última década”.

“A pesar de que la propuesta asocia los formatos de documentos de MS Office con el concepto de ‘estándar de la industria’ debe quedar claro que todos los documentos de MS Office son propietarios y ofuscados y por lo tanto inadecuados para la interoperabilidad, incluso aunque hayan sido reconocidos por los organismos de normalización internacionales como ISO”, explicó la organización en un comunicado de prensa.

¿Cómo lo ves? ¿Hay razones técnicas que aconsejen el  cambio? ¿Es decisión política? ¿El caso Múnich penaliza otros grandes proyectos de migración que apuestan por el software de código abierto? ¿Está preparado Linux para reemplazar a Windows en la infraestructura TI de las administraciones gubernamentales?

  • Share This