Web Analytics
Conecta con nosotros
PC Gaming PC Gaming

Guías

Cinco mitos que debes olvidar al montar un PC gaming

Publicado el

Ha llegado el día, te has decidido a montar un PC gaming pero tienes en mente varias configuraciones y muchas dudas. Para empezar a resolverlas te recomendamos echar un vistazo a nuestras guías antes de tomar una decisión definitiva, y también que tengas en cuenta los cinco mitos que vamos a desmentir a continuación.

Es un hecho, Internet puede ser una fuente de información fantástica pero también tiene un lado negativo, y es que no toda está debidamente filtrada y curada. Esto quiere decir que parte de esa información es falsa o contiene errores, una realidad que facilita el sostenimiento de muchos mitos que debemos empezar a olvidar.

Precisamente ese es el objetivo de este artículo, poner fin a algunos de esos mitos, aunque como anticipamos lo vamos a relacionar directamente con la configuración de un PC Gaming. Como siempre esperamos que os guste y os invitamos a dejar cualquier duda en los comentarios.

1-Intel siempre es mejor que AMD

Es un mito que muchos todavía no han superado y también uno de los más perjudiciales. Es cierto que antes de la llegada de Ryzen Intel tenía una posición de dominio claro por el bajo rendimiento de los procesadores FX en juegos comparado con los Core más recientes, pero eso es cosa del pasado.

Los procesadores Ryzen de AMD han marcado un importante punto de inflexión y ha vuelto a colocar a la firma de Sunnyvale en una posición muy competitiva, sobre todo por el buen nivel calidad-precio que ofrecen dichos procesadores.

El IPC (rendimiento bruto) de Ryzen está al nivel de los procesadores Skylake de Intel (Core serie 6000), y dicha generación se encuentra disponible en configuraciones de 4, 6 y 8 núcleos. Con la tecnología SMT pueden manejar 8, 12 y 16 hilos, así que son una excelente opción para montar un PC Gaming.

En mi PC personal utilizo un Ryzen 7 1800X a 4,025 GHz junto con una GTX 980 TI de 6 GB y hasta el momento mi experiencia de uso en juegos ha sido perfecta.

2-Siempre necesitas refrigeración mejorada

Otra falacia bastante común es hacer creer que para montar un buen PC gaming siempre vamos a tener que montar un buen sistema de refrigeración, ya sea en general (varios componentes y caja) o en particular (algún componente en concreto).

Este apartado depende de la configuración del PC gaming que vayamos a montar, pero en la mayoría de los casos salvo que vayamos a hacer overclock o a utilizar una caja muy pequeña y compacta donde el espacio sea un problema nos bastará con los disipadores de referencia.

Por ejemplo en un PC gaming estándar que monte un Core i5 8400 o un Ryzen 5 1600 podríamos disfrutar sin problemas de una experiencia óptima con los ventiladores de stock. En el caso del segundo incluso podríamos hacer un overclock discreto hasta los 3,8 GHz sin problemas de temperatura.

No hay duda de que en el caso de utilizar procesadores Core i5 8600K, Core i7 8700K. Ryzen serie 7 y en las series Threadripper y Core Extreme es necesario contar con un buen sistema de disipación para aprovecharlos de forma óptima, pero son casos muy concretos y no podemos hablar por tanto de “normal general”.

3-Es fundamental una tarjeta gráfica de gama alta para jugar bien

He visto este bulo presente en muchos sitios, incluso en foros y en sitios técnicos con conocimientos en la materia. Partimos de la base de que para jugar en condiciones necesitas una tarjeta gráfica acorde a la resolución que vayas a utilizar, pero lo cierto es que hoy en día tenemos mucho donde elegir y que incluso las tarjetas gráficas de gama baja-media rinden bastante bien.

Por ejemplo para jugar en 1080p en condiciones aceptables bastaría como mínimo con una GTX 1050 o una Radeon RX 560, aunque es cierto que el nivel óptimo empezaría en una Radeon RX 570 o GTX 1060 de 3 GB. En cualquier caso esas tarjetas gráficas son de gama media, y con las Radeon RX 580 y GTX 1060 de 6 GB podríamos jugar sin problemas en resoluciones 1440p.

Sólo es verdaderamente imprescindible una tarjeta gráfica de gama alta si vamos a montar un PC gaming para jugar en resoluciones 2160p (4K), una resolución muy exigente que ahora mismo sólo deberíamos plantearnos realmente a partir de una GTX 1070 o una Radeon RX Vega 56.

4-Necesitas una fuente de alimentación de muchos vatios

Es otro error muy habitual y por desgracia está lejos de desaparecer aunque no se limita únicamente al tema de los vatios, sino que se extiende a diversas marcas.

Muchos creen que para montar un PC gaming es imprescindible una fuente de 600 o de 700 vatios como mínimo, y que sólo merece la pena apostar por fuentes de marcas muy conocidas y populares, aduciendo que otras como Aerocool o Tacens no valen para nada, pero de nuevo la realidad es totalmente distinta.

De nuevo repito ejemplo con mi PC, en él tengo montados los componentes que dije (Ryzen 7 1800X a 4,025 GHz y una GTX 980 TI de 6 GB), tengo iluminación LED RGB, un SSD, un SHDD y una unidad óptica y utilizo una fuente Tacens Valeo de 700 vatios con certificación 80 Plus Silver. Lleva conmigo más de dos años y no ha dado problemas.

La realidad es que para montar un ordenador para gaming debes tener en cuenta el consumo de todos los componentes del equipo, el amperaje necesario en el carril de 12v, los conectores que vas a utilizar y el margen de ampliación que deseas. Si el consumo del equipo es de 300 vatios es recomendable montar una fuente que ofrezca 400 vatios reales.

En caso de que no queráis poneros a calcular consumos exactos hay una regla muy útil que no suele fallar cuando se aplica junto a las otras dos claves que hemos dado, y es tomar como referencia los vatios mínimos recomendados de la tarjeta gráfica que vamos a utilizar y montar una fuente que lo supere en 100 vatios. Por ejemplo si vas a montar una GTX 1060 de 6 GB que requiere una fuente de 400 vatios deberías montar una fuente de 500 vatios.

5-Montar un PC Gaming es caro

Aunque es cierto que los precios de las tarjetas gráficas y de la memoria RAM están tan inflados que hoy es muy complicado montar un equipo sin caer en excesos lo cierto es que hasta el “boom” que sufrieron ambos componentes era posible montar equipos gaming muy económicos.

Con la inflación actual es complicado encontrar tarjetas gráficas y RAM a buen precio, pero el bajo coste de otros componentes fundamentales como placas base y procesadores ayuda bastante. Por ejemplo ahora mismo podríamos montar un equipo para jugar en 2160p con garantías haciendo por menos de 1.300 euros:

El coste total de ese equipo es de 1.253,63 euros. A esa suma deberíamos añadir la caja, pero tenemos opciones muy asequibles e interesantes que parten desde los 40 euros.

Si quisiéramos montar un PC de bajo presupuesto para jugar en 1080p sólo tendríamos que invertir unos 400 euros.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Lo más leído