Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

¿Prepara Google su retorno a China con un motor de búsqueda censurado?

Publicado el
motor de búsqueda censurado

Google está preparando su reingreso en China con un motor de búsqueda censurado, asegura The intercept en una información que está dando la vuelta al mundo tecnológico ante lo que supondrá si termina concretándose: una rendición ante la dictadura china después de salir del país en 2010 en una decisión valiente y aplaudida en Occidente donde Google puso los principios éticos por encima del negocio.

The intercept menciona documentos internos de Google y personas familiarizadas para revelar un proyecto de nombre en clave Dragonfly, puesto en marcha en la primavera de 2017 y acelerado a finales de año con una reunión entre un alto funcionario chino y el CEO Sundar Pichai.

Según la información, los ingenieros de Google crearon apps para Android denominadas «Maotai» y «Longfei». Fueron mostradas al gobierno chino y una versión final podría lanzarse dentro de 6-9 meses. Los resultados censurados del nuevo motor de búsqueda de Google incluirán un descargo de responsabilidad que según los documentos filtrados dice: «algunos resultados pueden haber sido eliminados debido a requisitos legales». Otras consultas confidenciales no arrojarían ningún resultado.

El motor de búsqueda censurado bloquearía el acceso a portales como Wikipedia a BBC News y ocultaría términos sobre derechos humanos, democracia, religión o protestas pacíficas, como exige China para el funcionamiento de un buscador sobre el «Gran Cortafuegos», la mayor barrera digital mundial impuesto en el país y que bloquea muchos servicios de Internet extranjeros.

«No comentamos especulaciones sobre planes futuros», ha respondido un portavoz de Google a medios estadounidenses, recordando que «brindamos una serie de aplicaciones móviles en China, como Google Translate y Files Go, ayudamos a los desarrolladores chinos, y hemos realizado importantes inversiones en compañías chinas como JD.com».

Google sale de China

Google cumplió sus advertencias de cerrar sus operaciones en China en marzo de 2010 después de sufrir un ciberataque desde el país asiático dirigido a cuentas de correo electrónico de activistas pro derechos humanos. La compañía cerró Google.cn y trasladó sus oficinas a Hong Kong dirigiendo las búsquedas desde “google.com.hk”.

Google anunció su decisión de no censurar búsquedas ni servicios redireccionando las búsquedas a la página de la compañía en Hong Kong. La estrategia duró poco. El gobierno chino aseguró que la censura “es una obligación legal no negociable para cualquier empresa que trabaje en el país” y bloqueó también las búsquedas desde Hong Kong.

Aunque Google creó posteriormente un motor para china, es tan reducido y degradado que no ha permitido a Google mantener el modelo de negocio con el que trabaja en el resto del mundo. Tampoco funcionan otros servicios importantes como Google Play. En esta década, el conflicto con el gobierno se ha repetido cada cierto tiempo con problemas para Android o bloqueos al correo Gmail.

Aunque Google operó desde 2006 en China una versión censurada, la decisión de 2010 fue aplaudida en Occidente como un paso adelante para dejar de estar de rodillas ante la dictadura china y su brutal censura. Censura en Internet que ha llevado al encarcelamiento de disidentes convirtiendo a las empresas en cómplices. Empresas como Microsoft, Yahoo!, Apple o Facebook que sí han pasado por el aro chino durante esta década.

motor de búsqueda censurado

¿Vuelve Google a China con un motor de búsqueda censurado?

La posición de Google contra la censura china tuvo un alto coste en sus resultados económicos. El uso de Internet en China se ha disparado en los últimos ocho años a unos 770 millones de usuarios, más del doble de toda la población de los Estados Unidos, en un potencial negocio multimillonario por ingresos publicitarios.

En los últimos años, los co-fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, han rebajado su implicación en las operaciones cotidianas de la empresa, dejando al CEO de Google Sundar Pichai a cargo. Pichai ha señalado durante mucho tiempo que quiere llevar a Google a China. «Me importa atender a los usuarios de manera global en cada esquina. Google es para todos… Queremos estar en China sirviendo a los usuarios chinos», dijo el CEO en 2016. ¿Blanco y en botella?

El posible retorno a China con un motor de búsqueda censurado ya ha provocado protestas entre activistas de derechos humanos como Amnistía Internacional: «sería un día oscuro para la libertad de Internet y constituiría un grave ataque contra la libertad de información» si el gigante tecnológico acepta los términos de censura de China.

Analistas en China también cuestionan su utilidad. «Damos la bienvenida a un Google normal pero no a un Google castrado», dijo Liu Xingliang, jefe de investigación de la firma de análisis con sede en Beijing Data Center of the China Internet. «No necesitamos un segundo Baidu», comenta en referencia al líder de búsquedas en China y bajo el completo control gubernamental.

Este proyecto Dragonfly también puede ser impopular entre empleados de Google, teniendo en cuenta la rebelión provocada ante el proyecto Maven.  Veremos. El famoso lema ‘Don’t Be Evil’ se ha eliminado casi por completo en el código de conducta corporativo y el compromiso empresarial ético está más cuestionado que nunca.

Lo más leído