Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Google abandona su lema ‘Don’t Be Evil’

Publicado el
Don't Be Evil

‘Don’t Be Evil’ ha sido eliminado del código de conducta corporativo de Google casi por completo. Un lema extraoficial incluido desde el año 2000 que ha sido un mantra utilizado en la publicidad por el gigante de Internet desde sus inicios.

Google ha usado el ‘No seas malvado’ para definir la manera de comportarse hacia los usuarios, “proporcionándoles un acceso imparcial a la información, centrándose en sus necesidades y brindándoles los mejores productos y servicios”. Según su código de conducta, el objetivo era más amplio y el lema incluía “hacer lo correcto de manera más general: cumplir la ley, actuar honorablemente y tratar a los compañeros de trabajo con cortesía y respeto”.

El ‘Don’t Be Evil’ ha sido incorporado profundamente en la cultura de la compañía como un compromiso empresarial ético. O al menos eso se ha hecho creer al gran público porque las críticas hacia un funcionamiento monopolístico en el que era su negocio principal, el de las búsquedas, le han rondado desde que se hizo con el mercado.

También a debate la recolección y tratamiento de una enorme cantidad de datos personales de usuario no siempre con la transparencia debida y la presunta connivencia con las agencias gubernamentales, la última, su participación en el Project Maven, un programa militar de inteligencia artificial y aprendizaje automático impulsado por el Departamento de Defensa de Estados Unidos que ha provocado una auténtica rebelión en Google con 4.000 empleados exigiendo la retirada de la compañía de ese tipo de proyectos.

¿Google se ha pasado al lado oscuro? El ‘Don’t Be Evil’ se ha eliminado casi por completo. Encabezaba el anterior código de conducta y se nombraba hasta cuatro veces. En la última actualización solo aparece en la última línea del mismo. Google tiene aplicaciones fantásticas, pero seguramente el “no seas malvado” no se sostiene en el gigante que se ha convertido hoy.

Top 5 Cupones

Lo más leído