Web Analytics
Conecta con nosotros

Guías

Tarjeta gráfica: ¿qué modelo es el adecuado para cada resolución?

Publicado el

¿Qué tarjeta gráfica debo elegir? Todos nos hemos hecho esa pregunta en más de una ocasión, y la verdad es que es una decisión complicada ya que depende de varios factores y lleva aparejada además una máxima importante: si queremos un modelo que sea viable a largo plazo o nos conformamos con algo que nos permita salir del paso (a corto plazo).

En este artículo os vamos a ayudar a elegir la tarjeta gráfica que mejor se adapta a vuestras necesidades partiendo de una base clara y simple: la resolución que vamos a utilizar. Sobre ese criterio iremos aplicando otros que nos ayudarán a acertar en la compra de dicho componente.

Como habréis podido imaginar el presupuesto va a ser otro de los elementos fundamentales que tendremos en cuenta. En este sentido es importante recordar que para jugar en determinadas resoluciones de forma óptima es necesario contar con un presupuesto mínimo, y que en caso de que no lleguemos a ese mínimo es mejor esperar hasta tener ahorrado el dinero suficiente.

Antes de entrar de lleno al centro de esta guía os recordamos que también debemos tener en cuenta otros elementos básicos, como el procesador y la fuente de alimentación, dos temas que ya hemos analizado anteriormente en un par de guías que encontraréis en los enlaces anteriores. Sin más preámbulos empezamos.

Resoluciones inferiores a 1080p

En este grupo se encuentran resoluciones que todavía hoy son muy populares y que ofrecen una buena experiencia en monitores de pequeño tamaño, como 1.600 x 900 píxeles y 1.280 x 720 píxeles.

Por lo general podemos acceder a este nivel de forma óptima con un presupuesto inferior a los 100 euros, ya que prácticamente cualquier tarjeta gráfica de gama baja puede ofrecer una buena experiencia trabajando con esas resoluciones.

Teniendo en cuenta la situación del mercado a día de hoy os recomiendo que si vais a jugar con resoluciones inferiores a 1080p busquéis una tarjeta gráfica de segunda mano, ya que es la mejor opción ahora mismo en relación calidad-precio. Estas son nuestras recomendaciones:

  • Mejor valor calidad-precio: una GTX 750 Ti de 2 GB de segunda mano (unos 60 euros) o una Radeon R7 360 de 2 GB (unos 55 euros).
  • Opción alternativa de alto rendimiento: una GTX 1050 de 2 GB o una Radeon RX 560 de 2 GB.

Resolución 1080p

Es la resolución estándar a día de hoy. Cualquier tarjeta gráfica de gama media-baja puede ofrecer una experiencia aceptable en la mayoría de los casos, pero cada juego tiene sus propias exigencias y está optimizado de una manera distinta, lo que significa que un modelo que puede rendir muy bien en un juego puede flojear en otro.

Sin duda esta es la categoría más compleja y la que mayor meditación necesita para llevar a cabo una buena compra. El presupuesto mínimo si queremos poder jugar en 1080p a todo con unas garantías mínimas es de unos 135 euros, pero si queremos una tarjeta gráfica que nos permita jugar con calidades máximas y una buena fluidez tendremos que invertir un mínimo de 160 euros si nos vamos al mercado de segunda mano, y 215 euros si queremos una tarjeta gráfica nueva.

Estas son nuestras recomendaciones:

  • Nivel mínimo: una GTX 1050 de 2 GB o una Radeon RX 560 de 4 GB. Nos permitirán jugar en 1080p con calidades medias o altas y asegurar 30 FPS en la mayoría de los casos.
  • Nivel recomendado: una GTX 970 de 4 GB de segunda mano (160 euros) o una Radeon RX 480 de 4 GB (175 euros). Podremos jugar en 1080p con calidades muy altas y 60 FPS en la mayoría de los casos.
  • Nivel óptimo: esta opción es para aquellos que estén dispuestos a hacer una inversión mayor con vistas a maximizar la vida útil de la tarjeta. Una GTX 1060 de 6 GB (286 euros) o una Radeon RX 580 de 8 GB (290 euros). Suficiente para jugar en 1080p con calidades máximas y 60 FPS en la mayoría de los casos.

Resolución 1440p

Una resolución exigente, aunque bastante asequible gracias al estancamiento que ha generado el desarrollo de videojuegos centrado en consolas. Una tarjeta gráfica de gama media es capaz de ofrecer una experiencia bastante buena, aunque si queremos asegurar un rendimiento totalmente óptimo debemos irnos a la base de la gama alta.

En general un presupuesto de 300 euros nos asegura una experiencia perfecta si buscamos en el mercado de segunda mano. Tened en cuenta que hay modelos que tienen una gran demanda y que por ello es posible que los precios varíen en pocos días, así que paciencia.

  • Mejor valor calidad-precio: una GTX 970 de 4 GB de segunda mano (160 euros) o una Radeon RX 480 de 4 GB (175 euros) nos asegurará una experiencia aceptable. Los resultados varían en función de cada juego, pero en este nivel podemos esperar una buena fluidez con calidades altas o muy altas.
  • Nivel óptimo: una GTX 980 TI de 6 GB de segunda mano (unos 300 euros) es la mejor opción. Con ella podremos asegurar calidades máximas y 60 FPS en casi todos los casos. Como alternativa podemos recurrir a una GTX 1070 de 8 GB o una Radeon RX Vega 56, pero tienen un precio superior (415 y 499 euros, respectivamente).

Resolución 2160p

También conocida como 4K, es una resolución muy exigente, tanto que solo está al alcance de las tarjetas gráficas de gama alta, y no todas son capaces de ofrecer una experiencia totalmente óptima. En este nivel el conteo de píxeles es tan alto que las técnicas de suavizado de bordes pierden casi todo su sentido en la mayoría de los casos.

El presupuesto mínimo que debemos destinar a la tarjeta gráfica para poder jugar en esta resolución con ciertas garantías son 300 euros, aunque para conseguir una experiencia óptima deberemos invertir más del doble como veremos a continuación.

  • Nivel mínimo: una GTX 980 TI de 6 GB de segunda mano (unos 300 euros), una GTX 1070 de 8 GB (435 euros) o una Radeon RX Vega 56. Estas tres tarjetas ofrecen un rendimiento parecido, aunque no idéntico. Las dos primeras tienen potencia suficiente para mover juegos en 4K con calidades altas asegurando 30 FPS como mínimo, mientras que la tercera queda un poco por encima.
  • Nivel óptimo calidad-precio: una GTX 1080 (539 euros) o una Radeon RX Vega 64 (550 euros) son lo bastante potentes como para mover juegos en 4K y calidades altas asegurando 60 FPS, o con calidades muy altas y medias de 30 a 45 FPS en la mayoría de los casos.
  • Alternativas: si queremos aspirar a jugar en 4K con calidades máximas y un buen nivel de fluidez (más de 45 FPS en la mayoría de los casos) la GTX 1080 TI (700 euros) es la única opción realmente interesante en relación calidad-precio, ya que la RTX 2080 TI ofrece un 30% más de rendimiento pero cuesta casi el doble (1.259 euros).

También te puede interesar: Guía de compras de tarjetas gráficas para fuentes de baja potencia.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Lo más leído