Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Stream Deck Mini: análisis, seis botones pueden cambiar tu mundo

Publicado el

El Stream Deck Mini es un accesorio muy curioso. A simple vista no llama demasiado la atención, pero cuando vemos todo lo que puede hacer nos damos cuenta de que está lleno de posibilidades, y es ahí empieza a brillar con luz propia.

Los fabricantes de periféricos y accesorios siempre han mantenido apuestas distintas para diferenciar sus productos: rendimiento, calidad de acabados, prestaciones en general y precios atractivos son algunas de las claves más importantes. Su peso está claro, pero no debemos olvidarnos de otras como la versatilidad y la utilidad real.

Precisamente esas dos últimas claves son las que mejor definen al Stream Deck Mini de El Gato, un accesorio que está pensado sobre todo para streamers y creadores de contenidos, pero que en realidad cuenta con tantas opciones y posibilidades de configuración que cualquier persona puede sacarle partido.

Hemos tenido la oportunidad de probarlo durante dos semanas, y en este artículo os vamos a contar todas las claves del Stream Deck Mini. Antes de empezar damos las gracias a Corsair España por habernos enviado una unidad para su análisis, y por dejarnos trabajar sin prisas y con total libertad.

Stream Deck Mini: un vistazo previo

El Stream Deck Mini es, como su propio nombre indica, una versión más pequeña y compacta del Stream Deck. Nada más sacarlo de la caja se aprecia una buena calidad de construcción (sorprende el peso que tiene para lo pequeño que es), con una terminación en plástico y seis botones totalmente transparentes que integran pequeñas pantallas LCD. Dichas pantallas son las encargadas de visualizar los iconos que asignemos a cada botón, un tema sobre el que hablaremos más adelante.

La instalación del Stream Deck Mini es muy sencilla, solo tenemos que conectarlo al PC a través de un puerto USB y descargar el software dedicado de la página web oficial de El Gato y listo, podremos empezar a configurarlo a nuestro gusto. Una vez colocado este pequeñín luce de maravilla y consigue dar un toque de distinción a cualquier escritorio, aunque obviamente es mucho más que una cara bonita.

Antes de pasar al siguiente apartado vamos a repasar sus especificaciones clave:

  • Terminación en plástico duro.
  • Seis botones transparentes con pantallas LCD de 72 x 72 píxeles.
  • Conector USB (compatible con 2.0 o superior).
  • Medidas: 8,3 cm x 6 cm x 5,8 cm.
  • Peso: 160 gramos.
  • Compatible con Windows 10 y macOS 10.11 (o superior).

Instalación, configuración y experiencia de uso

Como anticipamos la instalación y configuración del Stream Deck Mini es muy sencilla. Una vez completada tenemos a nuestra disposición una interfaz muy sencilla y totalmente en castellano que nos permitirá crear un perfil y asignar funciones e imágenes (iconos) a cada una de sus seis teclas.

La interfaz es simple pero muy efectiva, tanto que no me he sentido perdido en ningún momento y desde el principio he tenido claros los pasos que tenía que dar. Para asignar una función predefinida de la lista de la derecha tenemos que seleccionar la opción que queremos haciendo clic en ella. Se abrirá una lista con diferentes alternativas, y para asignar cada una de ellas a un botón concreto solo tendremos que arrastrarla y soltarla encima de él.

El proceso es así de simple, no tiene mayor misterio, y la creación de iconos es igualmente sencilla. Podemos elegir entre la lista de iconos que ofrece El Gato o crear nuevos iconos a través de su web oficial, pero también podemos diseñarlos por nuestra cuenta. En mi caso me limité a capturar imágenes para utilizarlas como base para los iconos, luego las recorté, reduje su tamaño a 72 x 72 píxeles y listo, el resultado lo tenéis en las imágenes.

Durante las semanas que he estado utilizando el Stream Deck Mini he disfrutado de una experiencia muy positiva. Con el primer perfil que cree podía estar terminando mi trabajo y pulsar el botón asignado a Destiny 2 para que el juego empezase a cargar sin tener que distraerme. También podía preparar todo en segundos nada más arrancar el ordenador sin tener que tocar el teclado: botón de MC para ir a “MuyComputer”, botón de “Gmail” para ir a mi correo electrónico y botón de Youtube para tener mi lista de reproducción favorita en marcha.

Su utilidad y su valor está fuera de toda duda, aunque estoy convencido de que los profesionales del streaming son los que mayor partido pueden sacar al Stream Deck Mini. Sí, seis botones pueden cambiarte la vida gracias al valor que aportan esos atajos en tu día a día, pero para un profesional ese valor se dispara de forma considerable. No hablo a la ligera, si te dedicas al streaming puedes asignar interacciones concretas a esos botones que llevarán acabo diferentes acciones, como por ejemplo empezar a transmitir en Youtube o Twitch, dar las gracias con algún gif a tus seguidores, reproducir efectos de sonido y mucho más. La lista de cosas que puedes hacer con el Stream Deck Mini es tan larga que podemos decir que son casi infinitas.

Notas finales y valoración

El Stream Deck Mini es un producto redondo. La calidad de acabados es muy buena, encaja perfectamente en cualquier escritorio y podemos pulsar las teclas sin preocuparnos de que se pueda desplazar por la presión, gracias a su base gomosa antideslizante.

La instalación y configuración es muy sencilla, y además está lleno de posibilidades. Podemos automatizar una gran cantidad de acciones, crear varios perfiles y alternar fácilmente entre ellos. La respuesta de cada pulsación es totalmente óptima (casi instantánea en la mayoría de los casos) y ofrece una utilidad real, incluso para un usuario normal.

Me ha gustado. La posibilidad de cargar todo lo que necesito en un instante con solo pulsar unos botones es una experiencia que ya no quiero dejar atrás. El Stream Deck Mini y sus seis botones pueden cambiar tu mundo, solo tienes que dedicarle el tiempo que merece.

Como única nota negativa tengo que hablar del precio. El Stream Deck Mini cuesta 99,95 euros, mientras que el Stream Deck cuesta 149,95 euros. La primera tiene seis botones y la segunda quince, lo que significa que el precio que pagamos “por botón” es inferior en la versión estándar. Es cierto que no todo el mundo necesita quince botones y que la versión de seis botones ofrece un valor muy bueno, pero creo que el precio de ésta se podría haber ajustado mejor.

Valoración final
9,1 NOTA
NOS GUSTA
Buena calidad de construcción
Gran rendimiento
Fácil de utilizar
Lleno de posibilidades
Software cuidado y bien pulido
A MEJORAR
El precio
RESUMEN
El Stream Deck Mini es un accesorio muy interesante, fácil de utilizar y con un gran potencial. Si eres un streamer una vez que lo pruebes te preguntarás cómo has podido vivir sin él. Si eres un usuario normal, como yo, cuando empieces a utilizarlo no querrás dejarlo.
Diseño y acabados9.5
Instalación y configuración9.5
Software9
Rendimiento9.5
Calidad/Precio8

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Lo más leído