Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

La Voyager 2 se ha adentrado en el espacio interestelar

Publicado el

Estamos ante todo un hito en la exploración espacial: la Voyager 2 ha logrado salir de la heliosfera y se ha adentrado en la nube de Oort, lo que dicho en un lenguaje un poco más profano significa que ya se encuentra en el espacio interestelar, que no es otra cosa que el espacio que se extiende entre las diferentes estrellas que forman parte del universo.

La nube de Oort es una nube esférica formada por objetos transneptunianos que se encuentra en los límites del sistema solar, a una distancia del Sol que equivale casi a un año luz, y aproximadamente a un cuarto de la distancia del Sol a Próxima Centauri, la estrella más cercana a nuestro sistema solar.

Esto convierte a la Voyager 2 en el segundo objeto fabricado por el hombre que logra abandonar la heliosfera (la primera fue su «gemela», la Voyager 1), definida como una especie de burbuja protectora que ha sido formada gracias al campo magnético del Sol y que da cobijo a todos los planetas que forman parte del sistema solar.

La Voyager 2 se lanzó en 1977 y junto con la Voyager 1 es la misión más longeva que mantiene la NASA actualmente. Ambas sondas se construyeron inicialmente para cumplir una misión de cinco años de duración, centrada en explorar Júpiter y Saturno, pero ya llevan 41 años en activo y no parece que vayan a «jubilarse» a corto plazo, ya que la agencia aeroespacial estadounidense espera poder mantenerlas en activo al menos hasta 2025.

Ambas naves espaciales se encuentran todavía dentro del sistema solar, y lo estarán hasta que salgan de la nube de Oort, ya que dicha región está bajo la influencia del Sol. ¿Cuándo lograrán abandonar esa región? Es una buena pregunta, y francamente es imposible contestarla con total certeza.

Los expertos desconocen las medidas exactas de esa zona, pero se estima que la parte interna ronda las 1.000 unidades astronómicas y la externa las 100.000 unidades astronómicas. Una unidad astronómica equivale a la distancia que existe entre la Tierra y el Sol, así que la Voyager 2 podría tardar 30.300 años en salir de la nube de Oort.

Para entonces ya se habrá quedado sin combustible, pero habrá compartido con nosotros una gran cantidad de información sobre una región que, de momento, es inalcanzable para el ser humano y que representa otro paso importante de cara a la exploración del universo menos conocido.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído