Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Motorola One, análisis: ligereza y durabilidad

Publicado el

Hacía tiempo que no tocaba un smartphone de gama media. Viniendo de un gama alta sabía que iba a haber diferencias, pero seguro que iba a ofrecer opciones interesantes. Además tenía ganas de probar un Motorola. Así que no perdí el tiempo y me puse a darle el uso normal que le suelo hacer, es decir, exigirle bastante con aplicaciones sobre todo de gestión como Google Drive, Docs y Hojas de Cálculo, además de las mil pestañas que suelo tener abiertas y un largo etcétera.

Diseño y construcción

El paquete viene con una funda de silicona blanda que parece que ahora este elemento sustituye a los cascos. Lo primero que me llamó la atención fue el peso del dispositivo. Y es que es tan ligero que ronda los 150 gramos. Cuando lo metía en el bolsillo sabía que estaba ahí porque su estructura es alargada.

En cuanto al lector de tarjetas, lo tiene en la parte trasera y es bastante rápido a la hora de usarlo. Además, me ha gustado que la forma del teléfono sea de bordes redondeados porque le da un diseño muy sencillo y elegante.

Si antes hemos dicho que existe una tendencia en añadir una funda de silicona con cada teléfono, en lugar de los cascos, también pondríamos decir que el notch se está implantando con fuerza. Puede que pienses que esta es una tendencia de la gama alta y de los móviles con pantallas infinitas, pero el Motorola One, con sus 300 euros de precio, se atreve con un notch, bastante grande y con un marco bastante ajustado.

El notch da una mayor sensación de amplitud a la pantalla, pero también es verdad que, al ser tan ancho, nos resta el número de notificaciones en la parte superior de la pantalla.

Pantalla

El tamaño de su pantalla llega casi a las seis pulgadas (5,9” concretamente), cosa que es interesante porque,como ya he dicho, estamos ante un teléfono alargado, un diseño algo original y que marca una diferencia con respecto a la proporción clásica de 5,5 pulgadas. 

Creo que en cuanto a calidad se queda bastante atrás. Y es que la resolución que ofrece es de 1.520 x 720, es decir HD muy básico para los tiempos que corren. Se nota sobre todo a la hora de ver vídeos y en algunas aplicaciones a las que estaba acostumbrado abrir en otros teléfonos superiores.

Audio

En cuanto al sistema de audio que lleva diría que tiene una de cal y otra de arena, me explico: curiosamente se escucha sorprendentemente alto cuando reproducimos música en él. Sin embargo, paradójicamente a la hora de recibir notificaciones y llamadas se escuchaba bastante bajo aún teniéndolo al máximo de volumen. En situaciones he recibido llamadas con un poco de ruido de fondo y no me enteré hasta que vi en la pantalla la pérdida.

Cámaras

Una de las características que más suele usar un usuario en un dispositivo es la cámara. En este caso, lleva dos cámaras traseras (13MP + 2MP) y una frontal de 8MP. Inmortalizar momento está a la orden del día y para hacer capturas simples va perfecto. El problema llega cuando queremos captar con más calidad las imágenes y como ocurre en muchos dispositivos, la luz juega un papel importante, reduciendo la calidad drásticamente cuando hay un ambiente oscuro.

Fotografía con luz

Fotografía en interior con menos luz

Selfie con poca luz

Conectividad

El Motorola One nos ofrece la posibilidad de usar dos tarjetas SIM, por lo que puede ser una opción interesante si disponemos de un segundo número. También dispone de una ranura para incorporar una tarjeta microSD de hasta 256GB, cosa que es de agradecer. Asimismo, añadir que dispone de una salida auxiliar minijack para los cascos.

Sin embargo, creo que ella conexión de Bluetooth se puede mejorar. Al enlazarlo con el coche he notado que le costaba conectar a veces. También el GPS no es nada de otro mundo porque en varias ocasiones ha tenido despistes importantes de deslocalización. Puede que sea porque esté mal calibrado aunque no lo creo.

Software “Android One “libre” de software propio

Según el fabricante, Motorola, el software que lleva de base este dispositivo es el Android puro sin ninguna capa entre medias ni modificaciones, el conocido Android One. Cuál fue mi sorpresa, que durante el uso, tenía instalado un programa de Motorola. Casualmente, en una de las múltiples actualizaciones se quedó con la pantalla congelada con su aplicación de fondo, teniendo que reiniciarlo.

Por lo tanto, lleva Android One instalado pero no puramente libre por así decirlo. Tiene una tercera capa de Motorola que aunque intente pasar desapercibida, está ahí.

En cuanto al Android One que lleva, no sé si sería por cosa del teléfono o del propio sistema operativo, pero llegó a pedir actualizaciones en una semana unas cuantas veces. El primer día nada más y nada menos que tres veces.

Almacenamiento 

Huyendo de la mala costumbre de no incluir espacios para microSD de almacenamiento, el Motorola One incluye una ranura para una tarjeta de memoria. Algo que a mi me ha venido muy bien por que yo sigo usándola. La nube está muy bien, sí, pero hay ciertos archivos que a algunos nos gusta llevar aparte, además de poder usar dicha memoria para almacenar fotografías y no tener que estar saturando el teléfono cada dos por tres.

Autonomía y rendimiento

Por lo que respecta al rendimiento, creo que es algo limitado ya que lleva un procesador algo antiguo (Snapdragon 625) y cuando le sometemos a muchos procesos puede llegar a tardar en responder, aunque no olvidemos que es un gama media. No obstante, para el precio que tiene y la tralla que le meto era evidente que iba a ir algo limitado. Para un uso normal como es el de navegar con pestañas moderadas, llamar, escuchar música y usar las redes sociales, va bien.

En cuanto a la autonomía he de reconocer que me ha sorprendido para bien. A pesar de que el teléfono es bastante limitado en prestaciones, tenía que tener algo que destacase, y esa es la duración de la batería. Es normal sabiendo que a nivel de software es menos exigente y por lo tanto requiere menos energía. También su carga rápida es algo a destacar, permitiendo recargarlo en poco tiempo, alrededor del 50% de batería en menos de una hora. Eso sí, cuando ponemos el GPS, como en la mayoría de dispositivos,  la batería se ve consumida drásticamente.

Conclusión

El Motorola One creo que es un teléfono de gama media interesante si buscas algo ligero y con un rendimiento normal, es decir, hacer correr aplicaciones simples. Además me parece que el rendimiento de la batería es muy óptimo porque aguanta perfectamente un día largo y en caso de haberla quemado mucho se puede recuperar un alto porcentaje en menos de una hora.

Eso sí, en cuanto a nivel de competitividad creo que en el rango por el que se mueve el dispositivo, existen en el mercado muchísimas opciones a precios muy similares. Por lo que ya es cuestión de gustos y ver qué queremos elegir, si este teléfono con un Android más puro y sin tantas capas de por medio u otro.

Motorola One
7.3 NOTA
NOS GUSTA
La autonomía y la carga rápida
Lector de huellas efectivo
Sonido limpio y fuerte en estéreo
A MEJORAR
Muy básico en cuanto a prestaciones
Cámara mejorable
Vibración y volumen de las notificaciones muy flojos
RESUMEN
Un gama media que responde muy bien y con soltura a las necesidades básicas.
Diseño y construcción9
Pantalla7
Rendimiento7
Cámaras7
Software7
Autonomía7

Lo más leído