Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Las tarjetas gráficas Intel Xe serán económicas y podrán apoyarse en una GPU integrada

Publicado

el

HP renueva su catálogo de ordenadores portátiles y todo en uno 28

Raja Koduri confirmó recientemente que las tarjetas gráficas Intel Xe estarán dirigidas principalmente al segmento de consumo general. En una entrevista se cometió un error de traducción que ya hemos podido resolver, y es que aunque el ejecutivo no habló de precios concretos sí que hizo una referencia clara a ese segmento, y también al objetivo de ofrecer un precio contenido para ganar cuota de mercado con rapidez.

Esto quiere decir que es muy probable que veamos tarjetas gráficas Intel Xe con un precio base de 100 euros, y que el gigante del chip ofrezca primero una gama que no supere los 200 euros. Con eso podría cubrir sin problemas dos de los niveles más concurridos por los jugadores, el de gama baja y el de gama media. Suena bien, pero debemos tener en cuenta que esto no quiere decir que el gigante del chip se vaya a conformar con quedar en un segundo plano, esto solo es una parte de una estrategia bien definida que no solo contempla el lanzamiento de tarjetas gráficas de gama alta, sino que también apuntan al sector profesional y a servidores.

Habrá que esperar a ver qué puede ofrecer en términos de rendimiento bruto, pero viendo los resultados de las Intel HD Gen11, presentes en los nuevos procesadores Core de décima generación basados en Ice Lake, las perspectivas son bastante buenas, ya que una GPU integrada con 64 unidades de ejecución ofrece aproximadamente un 35% menos de rendimiento que una GeForce GT 1030 en Final Fantasy XV. Esto quiere decir que un modelo con un mayor TDP, 128 unidades de ejecución y una mejora a nivel de IPC (las Intel Xe Gen 12 de gama baja) debería superar sin problemas el rendimiento de una GTX 1050, al menos en teoría.

Bien, con esa idea en mente podemos seguir atando cabos y hacernos una idea aproximada del rendimiento de las versiones con 256 y 512 unidades de ejecución. La primera debería quedar al nivel de una tarjeta gráfica actual de gama media, como la GTX 1060-Radeon RX 580, por ejemplo, mientras que la segunda debería posicionar al nivel más bajo de la gama alta (Radeon RX 5700-RTX 2060 Super).

Tened en cuenta que todo esto son estimaciones basadas en las primeras pruebas de rendimiento de las GPUs Intel Gen11, y que los resultados finales podrían ser muy diferentes dependiendo de la memoria y de las frecuencias de trabajo que utilicen.

Intel Xe + GPU integrada

Dejamos a un lado el tema del rendimiento para centrarnos en una novedad importante que ha sido encontrada en los últimos drivers para Linux. Según los chicos de Phoronix hay referencias claras que sugieren que las gráficas dedicadas Intel Xe podrán trabajar en configuración multiGPU con la GPU integrada del sistema, algo que no es nuevo (AMD ya lo hizo con las Radeon y sus APUs), pero que resulta muy interesante.

Uno de los problemas más importantes que presenta el uso de una configuración multiGPU es el soporte a nivel de drivers y de aplicaciones. Puedes tener dos tarjetas gráficas de alta potencia, pero si la aplicación que utilizas no puede trabajar con ambas será como si solo tuvieras una, y si el soporte que ofrecen los controladores no es bueno es probable que incluso notes una pérdida de rendimiento comparando con los resultados que obtendrías en una configuración monoGPU.

Habrá que ver si Intel es capaz de dar con la tecla y logra ejecutar las optimizaciones necesarias a todos los niveles para que sea posible conseguir una buena experiencia. En cualquier caso lo importante es que el gigante de Santa Clara va muy en serio con su aventura en el sector gráfico, tanto que no solo quiere ganarse al usuario con un buen valor calidad-precio, sino que además tiene claro que debe apostar por tecnologías avanzadas como el trazado de rayos y dar soporte a configuraciones multiGPU.

Personalmente creo que puede ser un acierto. Intel tiene un ecosistema enorme de gráficas integradas dispersas tanto en portátiles como en equipos de escritorio que pocas veces se aprovechan, ya que acaban quedando eclipsadas por gráficas dedicadas. Lanzar una generación de gráficas capaz de sacarles partido podría ser un «bombazo» y animar a muchos usuarios a optar por las nuevas soluciones de Intel para poder sacar partido a su GPU integrada.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído