Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Cómo conseguir la mejor conexión Wi-Fi en rendimiento, alcance y estabilidad

Publicado el

Cuando hablamos de conexiones a Internet el rendimiento importa, de eso no hay duda, pero si nos referimos al Wi-Fi hay otros dos elementos que son clave para conseguir una buena experiencia: el alcance y la estabilidad.

Lograr un buen equilibrio en esos tres puntos es la única forma de conseguir una experiencia de uso perfecta. Puede sonar complicado, pero lo cierto es que es más sencillo de lo que parece si sabemos por dónde empezar y tenemos claros qué pasos debemos dar.

En este artículo os vamos a ayudar a mejorar el rendimiento, el alcance y la estabilidad de vuestra conexión Wi-Fi de una manera efectiva, sencilla y sin tener que gastar dinero. Antes de empezar os recuerdo que puede que surjan situaciones que solo podamos resolver a través de repetidores, de puntos de acceso o de sistemas PLC con repetición Wi-Fi, como por ejemplo en viviendas muy grandes donde queden zonas muertas en lugares inalcanzables con un único router. Si os encontráis en esta tesitura podéis optar por soluciones como el FRITZ!WLAN Repeater 1750E si buscáis el máximo rendimiento, o el FRITZ!WLAN Repeater 1160 si tenéis un presupuesto algo más ajustado pero no queréis renunciar a un alto rendimiento.

Cómo mejorar el rendimiento de tu conexión Wi-Fi

Mejorar el rendimiento es bastante sencillo, aunque debemos tener en cuenta que tendremos siempre como límite la velocidad que tengamos contratada con nuestro proveedor a Internet.

  1. Utiliza siempre que sea posible el estándar Wi-Fi 5 (AC), no solo alcanza velocidades superiores a las del Wi-Fi 4 (N), sino que además trabaja en la banda de 5 GHz, que está menos saturada, y es compatible con tecnologías avanzadas que mejoran el rendimiento en entornos multidispositivo.
  2. No utilices protocolos antiguos, como Wi-Fi 1 (b), Wi-Fi 2 (a) y Wi-Fi 3 (g), ya que pueden afectar de forma negativa al rendimiento de toda tu red y derivar en una experiencia de uso muy pobre.
  3. Recurre a canales menos saturados y cambia el ancho del canal yendo más allá de los 20 MHz, un paso que es muy útil para mejorar el rendimiento cuanto queremos conectarnos a largas distancias. No aumenta el alcance, pero mejora la velocidad en distancias elevadas.
  4. Actualizar y reiniciar el router son dos formas sencillas y rápidas de mejorar, en muchos casos, el rendimiento de una conexión Wi-Fi. Algunos fabricantes, como AVM, lanzan actualizaciones periódicas que mejoran las prestaciones de sus productos, y entre ellas se encuentran, como no, el rendimiento bruto. Un reinicio también puede resolver pequeños conflictos y dar un «empujón» al rendimiento.
  5. Cierra descargas y aplicaciones en segundo plano. Una correcta gestión de las descargas y aplicaciones que consumen ancho de banda nos ayudará a disfrutar de un mayor rendimiento en aquellas tareas que nos interesan realmente.

Cómo mejorar el alcance y la estabilidad de tu conexión Wi-Fi

El alcance determina el rango efectivo en el que podemos utilizar de forma óptima nuestra conexión Wi-Fi. Puede que tengamos un router capaz de enviar la señal a varios metros, pero antes de que se cree una zona muerta es habitual encontrarnos con niveles en los que la intensidad de la misma es tan pobre que no resulta viable utilizarla.

La estabilidad está íntimamente relacionada con el alcance, ya que depende, en esencia, de los mismos factores que aquella, así que vamos a hacer una lista conjunta que sirve para mejorar ambas.

  1. Busca una posición central y ligeramente elevada para ubicar el router, esto te permitirá distribuir tu conexión de una manera más eficiente y llegar a más zonas de tu hogar. Si lo colocas en un extremo y en un lugar bajo facilitarás la creación de zonas muertas.
  2. Evita muros, puertas, electrodomésticos y aparatos que puedan generar interferencias. Los muros y las puertas reducen el alcance y la estabilidad de la señal Wi-Fi, y las interferencias pueden tener un impacto aún mayor, así que debemos tenerlo muy en cuenta.
  3. Utiliza de forma inteligente Wi-Fi 5 y Wi-Fi 4. El primero ofrece una señal más limpia y estable gracias al uso de la banda de 5 GHz, pero el segundo tiene un alcance mayor, así que puede ser una buena opción cuando queremos conectarnos en los rincones más alejados del hogar. Los routers de AVM llevan a cabo esta tarea de forma automática con la tecnología «Band Steering».
  4. Orienta bien las antenas. Si tienes un router con antenas esto puede marcar una gran diferencia, en caso contrario tendrás que prestar especial atención al punto uno, es decir, a la ubicación del router.
  5. Como dijimos en el apartado anterior cambiar los canales puede ayudarnos a disfrutar de una experiencia óptima cuando nos conectamos en distancias relativamente grandes.

Contenido ofrecido por AVM FRITZ!

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Lo más leído