Web Analytics
Conecta con nosotros

Prácticos

5 alternativas gratuitas para descomprimir ficheros RAR

Publicado

el

descomprimir ficheros en formato RAR

RAR se ha convertido en el formato más extendido cuando se busca una compresión más fuerte que la ofrecida por ZIP y con posibilidades de poder dividir y cifrar los ficheros. De hecho, para muchos es un componente tan imprescindible como el navegador web, por citar un ejemplo.

Sin embargo, a pesar de ser un formato competente, RAR presenta un gran inconveniente: es privativo. Si en su momento un formato privativo y patentado como MP3 desplazó a otros libres y gratuitos como OGG, RAR hizo lo propio con su rival más natural, 7-Zip, que también soporta división de ficheros y cifrado del contenido, además de ser libre y gratuito. Afortunadamente MP3 es a día de hoy de dominio público, pero durante mucho tiempo su implementación requería del pago de royalties a Technicolor.

RAR, el formato de ficheros comprimidos partido

La gente tiende a asociar los ficheros RAR con WinRAR, y si bien esas dos herramientas son desarrolladas por la propia RARLAB, la realidad es que no son exactamente lo mismo.

WinRAR es una aplicación gráfica para Windows para crear y descomprimir ficheros RAR, además de soportar otros formatos como ZIP o incluso es capaz de descomprimir los tar.gz ampliamente utilizados en Linux y Mac. Por su parte, RAR y UNRAR son el compresor y el descompresor utilizados por WinRAR. Tanto RAR como UNRAR pueden ser implementados en otras herramientas, de ahí que los usuarios de Linux y Mac puedan utilizarlos sin necesidad de disponer de la conocida aplicación para Windows.

El hecho de que el compresor y el descompresor estén separados no es algo baladí, ya que cada componente utiliza una licencia diferente. Mientras RAR es totalmente privativo, UNRAR está distribuido con una licencia un tanto particular.

Para sorpresa de muchos, el código de UNRAR está disponible de forma pública y es un componente que puede ser redistribuido de forma gratuita. Sin embargo, su licencia sigue siendo privativa, por lo que incumple los principios del software libre, lo que le ha hecho recibir fuertes críticas que de momento no han hecho que RARLAB se plantee cambiarla. Pese a todo, la eliminación de las barreras en su redistribución ha permitido que surjan muchas herramientas alternativas a WinRAR que pueden descomprimir ficheros RAR, pero no crearlos.

Si bien WinRAR y WinZIP (esta última solo puede descomprimir ficheros RAR) son aplicaciones muy populares, ambas son de pago, ofreciendo un periodo de prueba de tiempo limitado, así que dedicaremos este artículo a exponer 5 alternativas para poder descomprimir ficheros RAR de forma gratuita.

7-Zip

Este artículo no tendría ningún sentido de la meritocracia si no se otorga el primer puesto a uno de los principales competidores de RAR y WinRAR: 7-Zip.

Además de comprimir, cifrar y dividir empleando su propio formato, 7-Zip (7z), el cual es gratuito y software libre, dispone de una aplicación oficial para Windows capaz de descomprimir ficheros RAR. La suma de estas características lo convierten en una excelente solución si se quiere abandonar el formato privativo en favor de una alternativa libre, ya que de cara a los usuarios finales sus posibilidades son similares y no se renuncia a poder seguir abriendo los ficheros RAR.

7-Zip en Windows

PeaZip

PeaZip es una aplicación que permite comprimir y descomprimir en formatos como Tar, Zip y 7-Zip y es capaz de abrir ficheros RAR sin ningún coste. Al igual que la herramienta anterior, es software libre.

El motivo de por qué PeaZip puede comprimir en 7-Zip ya la hemos expuesto, y es debido a que dicho formato es software libre, permitiendo su redistribución y reimplementación de forma gratuita, soportando la división y el cifrado de ficheros.

El principal valor de PeaZip es que su interfaz resulta algo menos arcaica que la de la aplicación oficial de 7-Zip para Windows, estando también disponible para Linux, aunque los usuarios del sistema Open Source son más tendentes a usar el gestor de archivadores que se les suministra por defecto para luego añadir el soporte para más formatos, cosa que se puede hacer fácilmente.

PeaZip en Windows

B1 Free Archiver

Con B1 Free Archiver subimos el listón en lo que se refiere al acabado estético, pero a cambio de perder a nivel de licencia, ya que se trata de una aplicación privativa. Sin embargo, a su favor cuenta con un potente soporte multiplataforma al estar disponible para Windows, Linux, Mac y Android.

A nivel de características no resulta muy diferente de los anteriores, permitiendo abrir y comprimir en formatos abiertos como Tar, Zip y 7-Zip. Además, incluye un formato propio de compresión y descompresión y es capaz de descomprimir los ficheros RAR, que son a fin de cuentas los que protagonizan este artículo.

Otra peculiaridad que tiene frente a las otras alternativas es que cuenta con una interfaz online que también soporta la apertura del formato RAR, abriendo todavía más las puertas en lo que se refiere al soporte multiplataforma.

B1 Free Archiver

Ark (Linux)

Como ya hemos comentado con anterioridad, los usuarios de Linux son tendentes a usar solo el gestor de archivos comprimidos que se les suministra desde el entorno de escritorio que están utilizando. Ark, perteneciente al proyecto KDE, es uno de los más completos.

Ark es un gestor de archivos comprimidos muy potente y flexible, siguiendo el espíritu del proyecto al que pertenece, que destaca por ofrecer un entorno de escritorio potente y extremadamente flexible y versátil, con miles de posibilidades tanto a nivel de configuración como de personalización.

Por lo tanto, Ark no solo puede descomprimir ficheros, sino también comprimir con soporte de división y cifrado en los formatos que lo soporten, como 7-Zip y RAR.

Para descomprimir un fichero RAR es necesario instalar al menos el paquete de p7zip (p7zip-rar en Ubuntu) o unrar, teniendo el último que ser obtenido desde RPMFusion si se usa Fedora.

Ark de KDE Plasma 5

File-Roller (Linux)

File-Roller es el gestor de archivos comprimidos oficial del entorno de escritorio GNOME. Al igual que el proyecto al que pertenece, con el paso de los años ha tendido hacia el minimalismo, por lo que en la actualidad ofrece muy pocas opciones por defecto.

Si se quiere disponer de las funciones de división y cifrado de ficheros comprimidos se tiene que abrir antes la aplicación y pulsar sobre “Nuevo archivador”, mientras que para abrir y descomprimir ficheros RAR se tiene que instalar el paquete p7zip (p7zip-rar en Ubuntu) o unrar, teniendo el último que ser obtenido desde RPMFusion si se usa Fedora.

Apasionado del software en general y de Linux en particular. El Open Source, la multiplataforma y la seguridad son mis especialidades.

Lo más leído