Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

China completa su sistema de navegación global, BeiDou

Publicado el
BeiDou

China ha lanzado los últimos satélites para completar BeiDou, un Sistema de Posicionamiento Global con el que el gigante asiático busca la independencia tecnológica de una infraestructura crítica frente a otros como el GPS estadounidense, el GLONASS ruso y el Galileo de la Unión Europea.

China arrancó la primera fase del programa BeiDou Navigation Satellite System (BDS) en la década de los 90. En 2015 comenzó la última fase, y ayer, la agencia espacial china ejecutó con éxito el lanzamiento de un cohete Long March-3B con el último satélite necesario para completar el sistema. 

Con este lanzamiento, China tiene ahora tres satélites en la órbita terrestre geosincrónica (GEO) y otros 27 satélites en órbita terrestre media (MEO) y órbita geosincrónica inclinada (IGSO). China está trabajando para obtener las aprobaciones necesarias de organismos internacionales. Según medios chinos, la Organización de Aviación Civil Internacional aprobará el uso del sistema de navegación a finales de año. Los informes también señalan que los servicios de comunicación móvil que admite BDS-3 también pasará la revición.

Además de proporcionar navegación y servicios de comunicación, BDS también ofrece mensajes cortos y el resto de posibilidades de los sistemas de navegación global por satélite.

La importancia de BeiDou

«BeiDou Navigation Satellite System (BDS) proporciona puntos de referencia de ubicación en el tiempo y el espacio, que tendrán una gran influencia en el desarrollo social y económico del país, así como en la vida de las personas. También sentará las bases para la construcción de nuevas infraestructuras, una dirección importante para el desarrollo de China en próximas décadas», ha declarado Chen Zhonggui, el diseñador jefe de los satélites en la Academia de Tecnología Espacial china.

Aunque el «GPS» se ha usado comúnmente para referirse a los sistemas de posicionamiento global basados en ubicación, en realidad GPS es solo uno de los tres sistemas que funcionan hoy en el planeta junto a GLONASS y Galileo. El bloqueo de Trump a Huawei y la guerra comercial que lleva detrás ha revelado la dependencia de China de las tecnologías estadounidenses e internacionales. Una de las dependencias menos conocidas era la de estos sistemas globales que ahora se subsana. 

También es una manera de «sacar pecho», mostrando que el país tiene la capacidad de proporcionar tales tecnologías y servicios a escala mundial. Dada la importancia de los servicios basados ​​en la ubicación hoy en día, definitivamente es una capacidad crítica.

Y además, China demuestra que también puede convertirse en una superpotencia en el espacio. El lanzamiento de una constelación crítica de satélites es solo una pequeña parte de las crecientes ambiciones en exploración del Cosmos, incluyendo una estación espacial permanente, un viaje a la Luna y un rover en Marte.

Lo más leído