Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

Ocho claves a valorar en la compra de productos reacondicionados

Publicado

el

productos reacondicionados

La compra de productos reacondicionados (restaurados, reformados, renovados, reparados…) puede ahorrarnos una buena cantidad de dinero frente a la adquisición de equipos electrónicos nuevos. Y de paso, evitamos que un mayor número de artículos lleguen a los vertederos contribuyendo a rebajar el grave problema que tiene el planeta con los residuos electrónicos.

La industria económica actual no invita a reutilizar productos y mucho menos a reparar. Conectado con la obsolescencia tecnológica, cualquier usuario sabe que un aparato electrónico de cualquier tipo “no dura tanto como antes”. Y es realmente curioso. Cuando disponemos de la capacidad tecnológica para fabricar productos de larga vida útil y contamos con un buen número de servicios de mantenimiento y reparación, es cuando menos duran los productos.

El marketing tecnológico cumple su función y el objetivo general es vender y vender nuevos artículos en el menor periodo de tiempo posible. El Parlamento europeo prometió la adopción de medidas para garantizar que los consumidores pudieran disfrutar de productos durables que pudieran ser reparados y mejorados. Los que apostamos por reparar y no acumular más cacharros todavía esperamos…

Productos reacondicionados

No es sencillo clasificar este tipo de productos, porque pueden incluir muchos tipos distintos. Simplemente puede ser un producto que fue devuelto en apenas unos días desde la compra y que pasaría por completamente nuevo o puede ser un artículo con más tiempo de vida que tuvo fallos de hardware y fue efectivamente reparado.

Productos reacondicionados

Otros tipos incluyen las devoluciones de productos más antiguos pero en funcionamiento para comprar una nueva versión u otros que no incluyen algunos de los accesorios originales o que tienen algunas imperfecciones a pesar de funcionar correctamente. No hay una clasificación general que podamos manejar ni tampoco una definición legal de «restaurado», pero sí sabemos una serie de claves que conviene analizar antes de la compra de productos reacondicionados. Algunas son:

¿Es una verdadera renovación o una devolución de caja abierta?

Hablamos de un usuario que compró un producto nuevo y lo devolvió sin usarlo porque no satisfacía sus necesidades o porque lo recibió en un embalaje deteriorado. O simplemente lo probó mínimamente. Todo este tipo de productos no pueden venderse como «nuevos» y hay leyes al respecto para evitarlo. En productos reacondicionados, son las mejores gangas que podremos encontrar porque en la práctica están totalmente nuevos.

¿Quién realizó la restauración?

No todas las restauraciones son iguales. La puede haber realizado el fabricante original, pero es posible que un tercero haya hecho el trabajo y lo esté revendiendo. En general, la compra a los fabricantes es la mejor decisión, porque tienen los técnicos, repuestos, accesorios o embalaje adecuados para dejar el artículo lo más cercano a nuevo. Hay productos que se venden como «certificados por el fabricante» ​​o similares que son una buena opción.

Productos reacondicionados

¿Incluye todos los componentes de uno nuevo?

Es probable que no. Un usuario que devuelve o cambia de smartphone puede no devolver accesorios como  los auriculares (y es aconsejable por razones sanitarias), fundas, empaquetado o el mismo cargador. No suele ser un problema porque son accesorios que ya tendremos y dependerá de si la compra se realiza a los fabricantes originales, que sí suelen reponerlos.

¿Tiene garantía?

Todos los productos reacondicionados deben venderse con alguna garantía. El tiempo dependerá de su estado, pero si no incluye ningún tipo de garantía ya estaríamos hablando de otro tipo de producto: usados.

¿En qué condición está?

Ya decíamos que no existen reglas sobre cómo calificar un producto reacondicionado, fuera del hecho de que el vendedor no puede decir que es nuevo. Lo de «como nuevo» es un eslogan que te encontrarás en muchas ocasiones. Merece la pena interesarte que significa ese «como nuevo» y a qué reparaciones fue sometido, aunque pocas veces lo conoceremos realmente.

¿Cuál es la política de devoluciones?

Si no te ofrecen ningún tipo de servicio de devolución aunque sea inferior a la compra de un producto nuevo, mejor que descartes la compra, a no ser que el descuento sea astronómico y prefieras arriesgarte. De nuevo aquí va a depender mucho de la confianza que tengas en el proveedor. En todo caso, en el periodo de devolución revisa minuciosamente el producto y su funcionamiento y la letra pequeña de la venta.

¿Qué no se debe comprar restaurado?

En última instancia, siempre dependerá del comprador, pero hay determinados productos que es mejor adquirir nuevos. Por descontado todos los tipos de auriculares (sepa Dios en qué orejas han estado), pero también otros como teclados; discos duros o SSDs que realmente no se pueden restablecer a la configuración de fábrica y pueden tener sectores dañados aunque funcionen; lo mismo con memorias RAM que pueden volverte loco con errores aleatorios u otros como proyectores donde es imposible saber si su lámpara (cuestan un pastón) ha sido usada una hora o 1.000.

¿Los restaurados son siempre más baratos?

No. No hay una norma aquí. Hay verdaderas gangas y otros que realmente tienen un precio bastante elevado, demasiado cercano al oficial de nuevo. Haz una buena comparación de precios antes de la compra y valora si merece la pena comprar el último modelo reacondicionado o una versión anterior completamente nuevo.

Oferta de productos reacondicionados

Casi todas las grandes tecnológicas ofrecen este tipo de producto, con garantía y a precios moderados por lo general. Podemos cintar los programas de:

Los minoristas también están en el negocio y suelen ofrecer precios más económicos que los anteriores. Es un buen lugar (Amazon es un ejemplo) para encontrar ofertas de productos devueltos sin usar:

También hay empresas especializadas en productos reacondicionados que ofrecen renovados de todas las marcas a buen precio. Basta hacer una búsqueda en Internet para obtener un montón de ofertas. Teniendo en cuenta las claves citadas, se pueden encontrar productos a buen precio que todavía ofrecerán un largo tiempo de uso. Suerte con ello. No siempre es fácil.

Lo más leído