Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Mercedes F200, un coche de 10 millones de dólares que cambió el volante por un joystick

Publicado

el

Mercedes F200

El Mercedes F200 nunca llegó a producirse en masa, y por tanto no llegó a comercializarse. Sin embargo, la compañía alemana decidió sacarlo del papel y produjo algunas unidades que, como habréis podido imaginar, se han convertido en lujosos objetos de coleccionista. Este coche se desarrolló en 1996, y a pesar de todo el tiempo que tiene en sus espaldas sigue siendo impresionante.

A nivel externo el Mercedes F200 tiene una línea claramente futurista, sobre todo teniendo en cuenta que se su nacimiento tuvo lugar hace ya 26 años, aunque mantiene la esencia clásica de la serie Mercedes de aquella época, algo que se aprecia claramente en numerosos detalles, como los faros y la parrilla delantera. Sin embargo, cuando miramos el interior del coche nos encontramos con «un mundo totalmente diferente».

Mercedes F200

Lo primero que llama la atención es el puesto de conducción, y es que el volante y la palanca de cambios desaparecen por completo. En su lugar tenemos un joystick bifurcado que se utiliza como sistema de control total, y cuando digo total me refiero a que este controla también la aceleración y la frenada, ya que como se puede ver en la imagen no tenemos ni siquiera pedales. Impresionante, aunque incómodo, poco práctico y me atrevería a decir que poco seguro, ya que la precisión y respuesta que ofrece este sistema de conducción no está al nivel de lo que conseguimos con un volante tradicional.

Mercedes F200

En el salpicadero tenemos un conjunto de botones que incluyen el sistema de cambio automático y otros elementos importantes, como los elevalunas, las luces de emergencia y el sistema multimedia. Tampoco pasa desapercibida la interfaz digital, las cámaras exteriores que eliminan por completo la necesidad de utilizar espejos retrovisores y la posibilidad de utilizar CD, DVD y de mostrar información de nuestro teléfono. Qué puedo decir, obviando la nefasta idea de cambiar el volante por un joystick está claro que el Mercedes F200 fue, en todo lo demás, un adelantado a su tiempo.

Os dejo un vídeo justo debajo de estas líneas para que podáis ver el Mercedes F200 con más detalle. Si fuese el afortunado propietario de este coche tengo bastante claro que me plantearía ponerle un volante y un juego de pedales. Sé que esto podría quitarle valor, pero haría que la experiencia de conducirlo fuese no fuese tan artificial y complicada. Para muestra tenéis el vídeo, donde se nota claramente esa incomodidad al conducir el coche.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído