La crisis alcanza a los chips

La crisis alcanza a los chips
20 de noviembre, 2008

La industria tecnológica está sufriendo las inclemencias propias de estos tiempos de crisis, aunque todo parece que puede ir a peor y enfrentarse a una gran tormenta en 2009. La confusión de los últimos tres trimestres de este año ha acabado afectando a la salud de los fabricantes de microprocesadores. Ayer, la Semiconductor Industry Association (SIA) reconoció que el sector que ellos controlan sufrirá una caída de ventas en 2009.

La SIA no había sido tan negativa en sus predicciones desde el año 2000, cuando previó que en 2001 las ventas se iban a ver arrastradas por el estallido de la famosa burbuja puntocom. En esta ocasión, el descenso es menos pronunciado, ya que los ingresos en el año 2000 fueron de 220.000 millones de dólares y en el 2001 bajaron hasta 150.000 millones de dólares. La SIA cree que las ventas de semiconductores caerán de los 261.200 millones de dólares que se conseguirán este año 2008 a 246.700 millones de dólares que se espera alcanzar en 2009, es decir, un 5,6% menos.

La "depresión" que se avecina, si las previsiones de la SIA son correctas, afectará tanto al mercado de PCs como al de teléfonos móviles. En concreto, las ventas de PCs caerán un 5% y las de móviles un 6.4%. Sin embargo, no todo es pesimismo, ya que, pasado el 2009, se espera que en 2010 el mercado crezca un 7,4% y casi repita (7,5%) porcentaje en 2011. Según George Scalise, presidente de la SIA, "el colapso del mercado de los semiconductores en 2001 fue provocado claramente por el estallido de la bubuja puntocom, que saturó nuestros inventarios. Afortunadamente el exceso de inventario no es un problema actualmente, ya que la industria está bien posicionada y volverá a crecer una vez que la incertidumbre económica desaparezca".

Lo dicho por la SIA no pilla por sopresa a nadie porque hace tiempo que las "señales" del mercado están dejando claro que 2009 va a ser un año muy duro. Por ejemplo, hace un mes, Intel proyectó que para el cuarto trimestre de este año sus ingresos estarían entre 10.100 y 10.900 millones de dólares. Pues bien, la pasada semana esta proyección se retocó a la baja y ahora se habla de 9.000 millones de dólares de ingresos en el cuatro trimestre. Además, el margen de beneficios también se está viendo afectado, bajando del 59% al 55%.

  • Share This