Revoltec FightMouse PRO

Revoltec FightMouse PRO
3 de abril, 2009

Este ratón constituye el primer intento serio de Revoltec de ofrecer un producto exclusivamente para gamers. Con una precisión asombrosa, un sistema de pesas personalizable y un ergonomía fantástica es idóneo para los más jugones.

 

El Revoltec FightMouse PRO cuenta con nueve botones (ocho son programables) y su sensor láser alcanza una resolución de 3.200 ppp que podemos regular rápidamente gracias al botón integrado en la carcasa.

 

 

 

El dispositivo se presenta en un atractivo embalaje con mucha información y fotos del dispositivo. Además del ratón, Revoltec incluye un manual de instrucciones, un CD con el software y los drivers y una cajita con 7 pesas de 20 gramos cada una.

El Revoltec FightMouse PRO tiene un tamaño algo mayor que un ratón estándar y destaca por un diseño en negro y gris muy atractivo. La cubierta imita un acabado metálico, pero está realizada totalmente en plástico de buen tacto y calidad aceptable. Algunos detalles menores del ensamblaje o el cierre inferior deberían estar más cuidados pero, en general, la construcción del dispositivo es correcta.

 

En los laterales cuenta con dos refuerzos de goma blanda que absorben el sudor y permiten mejorar el agrarre. El dispositivo es ligero -demasiado para un ratón gamer–  pero no supone problema alguno ya que podemos regular su peso gracias al juego de pesas incluido.

 

 

La ergonomía del ratón es fantástica. Permite adoptar una posición relajada al tiempo que todos los botones son fácilmente accesibles y están correctamente distribuidos. Eso sí, sólo sirve para usuarios diestros.

 

La rueda del ratón es de goma antideslizante y se retroilumina en diferentes colores según la precisión que escojamos. De esta forma con un simple vistazo sabremos qué modo tenemos seleccionado. Permite realizar tanto el movimiento de rotación, como desplazamientos horizontales o el de clic sin problemas. El resto de botones tienen un tamaño correcto y un tacto gomoso muy agradable.

 

En la parte inferior podemos retirar una tapa y acceder a un compartimento para pesas con siete huecos. La distribución ideal depende de nuestras preferencias y buceando un poco por la Red podemos encontrar auténticos “tratados” sobre la mejor configuración para los juegos más famosos (nosotros usamos 21 gramos en tres pesas).

 

 

En cuanto conectamos el ratón al PC (o a un Mac) se reconoce automáticamente y podemos empezar a utilizarlo, pero lo ideal es instalar los drivers y el software de configuración (sólo disponible para Windows XP/Vista) para aprovechar al máximo sus funcionalidades.

 

Podemos asignar accesos directos para el reproductor multimedia, acelerar la navegación por Internet o abrir rápidamente nuestros programas favoritos y, por supuesto, configurar todos los comandos que necesitemos de nuestros juegos favoritos. Una memoria interna de 8 Kbytes permite guardar hasta tres perfiles diferentes.

 

 

La precisión es aceptable sobre casi cualquier superficie opaca aunque para jugar recomendamos encarecidamente adquirir una alfombrilla de calidad.

 

En nuestras pruebas encontramos un pequeño problema en algunos juegos FPS con la rueda del ratón, que detectaba movimientos laterales al girar para cambiar de arma. Se puede solucionar desde el menú desactivándolos y pensamos que es preferible no asignar funciones a estos movimientos en el perfil que destinemos para juegos.

 

 

Conclusiones

 

El Revoltec FightMouse PRO nos deja muy buenas sensaciones en el laboratorio. Un producto de calidad a muy buen precio con un nivel de precisión y ergonomía magnífico. Por 39,90 euros encontraremos un aliado perfecto para disfrutar con los mejores videojuegos y un periférico práctico también a la hora de trabajar con nuestras aplicaciones habituales por su excelente precisión y ergonomía.

En el lado negativo un acabado mejorable (sobre todo el cierre de la tapa inferior) y un diseño que lo hace exclusivo para usuarios diestros.
 

  • Share This