Hanns-G HH251HPB

Hanns-G HH251HPB
14 de diciembre, 2009

Los monitores de gran tamaño y formato panorámico son el mejor aliado a la hora de trabajar con varias aplicaciones al mismo tiempo o disfrutar de contenido multimedia y videojuegos. Probamos una interesante propuesta de HANNspree, dentro de su nueva serie HH; una pantalla de 25 pulgadas con resolución 1.920 x 1.080 píxeles, dos puertos HDMI (ideal para conectar el PC y la consola a la vez), soporte para anclaje VESA y cuidado diseño a un precio muy atractivo.

El panel se presenta en una caja de considerables dimensiones, perfectamente protegido y acompañado de documentación, un CD con drivers y cables de alimentación, adaptador DVI-HDMI y VGA. Como suele ser habitual, el cable HDMI (la mejor opción si pensamos conectar una consola de videojuegos) no está incluido en el kit.

El nuevo Hanns-G HH251HPB apuesta por un diseño clásico en color negro piano, funcional y con pocas concesiones estéticas más allá de los perfiles redondeados y el logo de la marca en el frontal. La peana está realizada totalmente en plástico mate y aunque es lo suficientemente estable como para sujetar la pantalla con seguridad el sistema de presillas de plástico no nos convence. El panel se instala por presión sobre un eje de plástico que permite regularlo en inclinación (20º) pero no en altura.

El monitor incorpora un puerto VGA, dos puertos HDMI y dos altavoces integrados en la carcasa de 1,5 vatios de potencia real. Por si tenemos una tarjeta gráfica con salida DVI se incluye un adaptador para HDMI. También pueden resultar prácticos las entradas y salidas de audio analógico.

El panel tiene un formato 16:9 en lugar del cada vez más habitual 16:10 un aspecto que valorarán los aficionados a disfrutar del cine en el ordenador, aunque conlleve una pérdida de resolución vertical. El panel es de tipo TN (lo habtual en este rango de precio) con una resolución 1.920 x 1.080 píxeles, con un ratio de contraste dinámico 15.000:1 (real 800:1) y un nivel brillo de 300 cd/m2.

Desde que encendemos el monitor percibimos una calibración de fábrica más que correcta y sin grandes defectos que llamen la atención. No obstante, si ajustamos los tonos cálidos y aumentamos ligeramente la nitidez, mejoraremos el detalle de la imagen.

Como suele ocurrir con este tipo de paneles los colores se muestran vivos y brillantes (tanto que a veces resultan artificiales) y echamos de menos más rotundidad en los negros pero, en términos generales, la calidad de imagen es notable y cumplirá las expectativas de la mayoría de los casos dentro del segmento de consumo al que se dirige el producto. El tiempo de respuesta se mantiene en 2 milisegundos, así que no tendremos problemas de estelas a la hora de disfrutar de los videojuegos.

Como cabe esperar trabajar, reproducir contenido multimedia y jugar es una experiencia fantástica en una pantalla con estas dimensiones. Es posible que la resolución pueda resultar algo densa para algunas personas (no hay que olvidar que hablamos de 24,6 pulgadas) pero, a cambio, obtenemos un amplio espacio donde trabajar con varias ventanas sin problemas y siempre podemos subir el tamaño de las fuentes. Se agradece el soporte para 1080p y el comportamiento con material de alta definición es brillante aunque resulta complicado apreciar grandes mejoras a partir de 720p con diagonales inferiores a las 32 pulgadas.

Conclusiones

El Hanns-G HH251HPB destaca por su notable relación calidad/precio/prestaciones. Sus puntos débiles tienen que ver con la calidad de construcción y los materiales utilizados, pero si nuestra prioridad es obtener calidad de imagen a precio razonable este periférico es una gran alternativa.

  • Share This