Impuestos Apple: 0 dólares en Nueva Zelanda tras facturar 4.200 millones de dólares

Impuestos Apple: 0 dólares en Nueva Zelanda tras facturar 4.200 millones de dólares
20 de marzo, 2017

El caso de los impuestos Apple es digno de estudio. Es líder en capitalización de mercado y en beneficios según ingresos, pero también es el número uno por estructuración de sus operaciones globales de manera que -fuera de Estados Unidos- cotice al mínimo o simplemente nada.

Los impuestos Apple de nuevo está dando que hablar por una información de Mac Observer en la que asegura que no ha pagado ni un solo dólar de impuestos en Nueva Zelanda en los últimos 10 años. En el periodo, Apple vendió producto por valor de 4.200 millones de dólares.

Vaya por delante que todas las grandes compañías utilizan sofisticadas operaciones financieras y fiscales para pagar el menor número de impuestos, pero Apple se lleva la palma. Y lo peor es que se trata de operaciones legales, como ha insistido Tim Cook con cada nueva información que ha salido a la luz. Ni éticas ni corporativamente responsables, pero legales mientras que el legislador se lo permita.

Apple paga una enorme cantidad de impuestos en Estados Unidos (es el mayor contribuyente en su país de origen) pero no paga casi nada en la mayoría de lugares del mundo, como los 0 dólares en Nueva Zelanda. La explicación es básicamente la de costumbre: “debido a que nuestros productos y servicios, son diseñados y fabricados en los EE.UU., es ahí donde se pagan la gran mayoría de nuestros impuestos”. El responsable del Partido Verde de NZ no parece estar tan de acuerdo:

“Es absolutamente extraordinario que sean capaces de pagar cero impuestos en este país. Me gustan mucho los productos de Apple -son increíblemente innovadores- pero parece que su departamento de impuestos es aún más innovador que sus diseñadores de productos

Impuestos Apple en Europa

La situación se repite en el viejo continente, aquí con paraíso fiscal incluido. El pasado verano, la Comisión Europea obligó a Apple a devolver 13.000 millones de euros por esquivar el pago de impuestos en Irlanda. De esta forma, el ejecutivo obliga al país a recuperar impuestos (más intereses) no pagados por Apple en la última década. Es la mayor devolución de impuestos registrada en Europa.

“Los Estados miembros no pueden dar beneficios fiscales a empresas seleccionadas porque es ilegal bajo las reglas de ayudas de estado”, explicó la comisaria de competencia, Margrethe Vestager, concluyendo una investigación de los servicios de la competencia europeos que había durado más de dos años.

Apple se ha beneficiado de una “ayuda de Estado incompatible con la legislación” comunitaria, lo que le ha permitido reducir “sustancial” y “artificialmente” el pago de impuestos. Gracias a este “tratamiento selectivo”, Apple había pagado un impuesto de sociedades efectivo del 1% sobre sus beneficios europeos en 2013  y del 0,005% en 2014. Ña decisión está recurrida por Apple y acabará en los tribunales. Veremos.

En España, Apple opera a través de varias filiales que le permiten pagar -en comparación- menos impuestos que un mileurista. La mayor compañía mundial por capitalización de mercado y una de las que mayores beneficios obtienen respecto a sus ingresos, pagó a la Hacienda española entre 2010 y 2014 solo 7,5 millones de impuestos.

Aún peor. Apple Retail Spain registró en 2012 pérdidas de 22 millones de euros. Algo inaudito cuando las tiendas físicas de Apple son (atendiendo a su superficie) las más rentables del mundo.

Otros países como Italia también están detrás de los impuestos Apple. A finales de 2015, Apple acordó el pago de 318 millones de euros con la Hacienda pública italiana para frenar una demanda de la fiscalía del país por evasión de impuestos durante los años 2008 y 2013. El acuerdo habría llegado tras meses de negociaciones después que Apple fuera acusada de esquivar 880 millones de euros en el impuesto de sociedades, por el mismo motivo de la investigación de la UE, transfiriendo operaciones a su filial irlandesa.

“Es hora de hacer lo correcto” y pagar impuestos en los países locales donde Apple vende los productos, concluyen en Mac Observer. Amén.

  • Share This