Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

Conseguir un PC con Windows 7 en la era de Windows 8

Publicado el
windows-7

windows-7

Puede haber conseguido más o menos cuota de mercado pero Windows 8 es omnipresente en el mercado informático actual, extendido como sistema de referencia por decenas de fabricantes de equipos nuevos en centenares de modelos que ocupan estanterías de tiendas físicas y páginas de los portales en línea.

Si Android e iOS monopolizan el mercado de la movilidad (tablets y smartphones) el mercado del PC sigue dominado con mano férrea por los sistemas Windows. El Mac OS X de Apple no es rival ya que los de Cupertino no licencian su sistema a terceros y tiene que conformarse exclusivamente con las ventas de equipos Mac propios para cuotas de mercado que no superan el 7-8 por ciento. En cuanto a Linux, no ha logrado alcanzar en el escritorio informático su éxito en embebidos o servidores, ni las impresionantes cuotas de mercado que ostenta en movilidad o el monopolio total del que presume en superordenadores.

Así las cosas, Windows tiene una cuota de mercado en los entornos del 90 por ciento. Dejando a un lado el incombustible Windows XP del que estamos hablando largo y tendido ante la finalización de su soporte técnico que provocará a medio plazo una caída de su elevada cuota de mercado, Windows 7 sigue siendo el líder absoluto del sector con un 47,31 por ciento de cuota de mercado, en un dominio sustentado en ventas de equipos nuevos y en actualizaciones desde Vista y XP.

Sin embargo y aunque Microsoft ha extendido recientemente su vida útil en equipos con Windows pre-instalados (ante las migraciones de XP y como as en la manga por si los modelos con Windows 8 no llegan a explotar en ventas como la firma quisiera) la cantidad de modelos a la venta con Windows 7 es significativamente inferior al de Windows 8 y cuesta encontrarlos en algunas regiones y fuera de Internet.

Por ello, los chicos de PCWorld han publicado una mini-guía para “Conseguir un PC con Windows 7 en la era de Windows 8” que te vamos a ofrecer aunque al final del artículo te explicaremos nuestra propuesta y porqué pensamos que esta no es la mejor opción actualmente si un usuario ‘de a pie’ opta por un PC Windows.

 

Comprar un PC con Windows 7 pre-instalado

 

Windows7

Ir a una tienda física informática, cadena o gran superficie y pedir directamente un equipo con Windows 7 es una tarea casi imposible porque la inmensa mayoría de equipos expuestos tendrán Windows 8 pre-instalado.

Tendremos que acudir a Internet aunque no siempre los últimos modelos estarán disponibles con Windows 7. Grandes portales de comercio electrónico como Amazon, Newegg o BestBuy cuentan con una buena oferta. En España, Alternate, ECI, Redcoon o PCComponentes, entre otros, también ofrecen equipos con Windows 7 de los principales fabricantes y algunos de ellos mediante equipos montados a elección del cliente.

En este apartado entra otro grupo de firmas especializados en integración de componentes como Origin, Falcon Northwest o Eurocom que permiten la elección del sistema operativo aunque generalmente se trata de equipos de alto rendimiento con un coste superior tanto en modelos de escritorio como portátiles.

Los grandes fabricantes como HP, Dell, Toshiba, ASUS o Acer también ofrecen equipos con Windows 7 aunque la mayor oferta sea para Windows 8 algo que se incrementará con el tiempo.

 

Móntate tu propio PC e instala Windows 7

 

Windows7-2

Aunque oficialmente la venta de Windows 7 en retail finalizó el 31 de octubre de 2013, algunas empresas todavía tienen disponibles licencias tanto en versiones Home Premium, Professional y Ultimate de 32 y 64 bits.

La elección de la versión no es trivial como luego te comentaremos pero la licencia permitirá montarte tu propio equipo. Hablamos siempre de sobremesas ya que en el terreno del portátil no hay posibilidades. Ya te hemos ofrecido guías para montaje de equipos especializados en juegos pero que servirán a cualquier función informática de consumo: Gama baja 300 euros, Media 500 euros y PC de 1.000 euros.

La oferta de componentes y plataformas es inmensa (PCComponentes, Alternate…) y podremos personalizar hasta el extremo nuestro equipo de escritorio. El precio oficial de la licencia de Windows 7 parte de los 99 euros/dólares aunque se puede encontrar más barata. A medida que las tiendas vendan las que están disponibles subirán de precio ya que Microsoft hace unos meses que finalizó su venta y la extensión posterior del ciclo de vida se limita a las pre-instaladas en equipos nuevos.

 

Compra un equipo Windows 8 con downgrade a Windows 7

 

windows8downgrade

La fórmula del ‘downgrade’ consiste en sustituir la versión Windows pre-instalada en un equipo OEM por una anterior y está permitida por Microsoft en los acuerdos de licencia. Una fórmula que ganó notoriedad tras el fiasco de Windows Vista cuando clientes (principalmente empresas) quisieron volver a Windows XP.

Aunque su uso primordial está destinado a empresas y administraciones también se puede usar en consumo. En el caso del downgrade de Windows 8 a 7 está limitado a las versiones ‘Pro’ es decir, tendrás que haber adquirido un equipo original con Windows 8 Pro y disponer de una licencia de Windows 7 Professional. Es la única posibilidad legal según los acuerdos de licencia.

Aunque está al alcance de un usuario medio realizar el downgrade no es trivial y necesitaremos hacer copias de nuestros archivos y datos en Windows 8 y también actuar en la BIOS del sistema para cancelar el uso de UEFI, el sistema de arranque seguro propuesto por Microsoft en el nuevo sistema operativo.

A partir de ahí y con nuestro disco de Windows 7 la instalación es similar a la que realizaríamos en un equipo nuevo aunque deberemos borrar la partición de Windows 8 ya que no podremos instalar Windows 7 en ella. También tendremos que contar con drivers y controladores para Windows 7, algo que proporciona el mismo sistema para la mayoría de componentes y también los fabricantes que aún siguen soportándolo.

 

Conclusiones

 

Con todo lo expuesto, si optas por Windows nuestra recomendación no puede ser otra que borres de tu mente este artículo y optes directamente por Windows 8. Sí, como hemos visto, es posible comprar equipos nuevos, crear o hacer downgrade para obtener Windows 7 pero no creemos que sea la mejor opción por varias razones.

Si te planteas la compra de un equipo con pantalla táctil la elección es clara. Windows 7 tiene un soporte muy limitado y de ahí el fracaso de los primeros Tablet PC con el sistema, mientras que Windows 8 funciona a la perfección en todo tipo de paneles, tamaños y equipos con pantalla táctil.

Si tu adquisición va encaminada a equipos sin pantalla táctil también Windows 8 es la mejor opción, a pesar de las críticas a su interfaz de usuario Modern UI y sus aplicaciones que hemos comentado (y criticado) también por aquí, no ya por su funcionamiento sino por su injerencia para trabajos en el escritorio clásico. Microsoft está en camino de solucionarlo y ya hemos visto en Windows 8.1 el guiño a este tipo de usuarios, algo que va a continuar en próximas actualizaciones.

Aunque la solución hubiera sido tan simple como que Microsoft hubiera ofrecido Windows 8 en dos versiones con y sin Modern UI, a un usuario medio le bastará media hora para ‘tunear’ Windows 8 y evitar la molestia de la nueva interfaz si así lo prefiere. Windows 8.1 ya cuenta con una opción para arrancar directamente al escritorio sin pasar por la pantalla de inicio de Modern UI y ha añadido funciones para aumentar la flexibilidad de uso y la transición entre ambos. El famoso ‘menú de inicio’ está disponible por terceros y no es difícil que Microsoft vuelva a implementarlo en Windows 8.

w811-630x450

Seguramente las críticas a Modern UI han prevalecido sobre las ventajas de Windows 8. Y no son pocas ya que manteniendo -como mínimo- el rendimiento, compatibilidad, estabilidad y seguridad de Windows 7 podemos citar: mejora en los tiempos de arranque desde inicio y modos de suspensión; nueva función de copia de seguridad File History; Windows Defender mejorado; mayor velocidad en la copia de archivos; inclusión del hypervisor Hyper-V; nuevo Internet Explorer; el RAID por software Storage Spaces; mejoras en el modo multimonitor; soporte nativo de archivos ISO y VHD, y para la interfaz USB 3.0; mayor eficiencia en el consumo de RAM y un largo etc, que te comentamos en uno de los primeros especiales que te ofrecimos del sistema. Mayores aún son las novedades y mejoras para la versión Enterprise para profsionales y empresas aunque no sean objeto de esta entrada.

¿Ello quiere decir que merece la pena migrar de Windows 7 a Windows 8? Claramente no, si no vas a usar una pantalla táctil, pero ello no quiere decir que la mejor opción en el caso de equipos nuevos sea Windows 8. Además de lo comentado conviene citar que el soporte oficial de Microsoft se extenderá durante más tiempo y que el trabajo de los fabricantes con controladores y drivers están volcados en Windows 8. La oferta de equipos también es muy superior con Windows 8, algo que se va a incrementar en los proximos meses ya que Microsoft ha certificado el sistema para 3.200 modelos distintos. Y recuerda, siempre puedes utilizar la virtualización para correr Windows 7 y hasta Windows XP

No queremos terminar sin mencionar al menos las alternativas a Windows. Si prefieres un sistema Mac OS X las posibilidades son sencillas ya que se limitan a comprar un Mac de Apple o realizar un ‘hackintosh’, cada vez más conseguido sobre máquinas x86 aunque si vas a preparar un equipo nuevo observa primero los componentes más compatibles. En cuanto a Linux, las posibilidades aumentan por el amplio soporte que las últimas versiones de las distribuciones GNU/Linux más populares ofrecen, además de mejoras en su instalación al alcance de cualquier usuario. La oferta en equipos nuevos son bastante limitadas en modelos y fabricantes aunque también existen.

Coordino el contenido editorial de MC. Colaboro en medios profesionales de TPNET: MCPRO, MuySeguridad, MuyCanal y Movilidad Profesional.

Lo más leído