Web Analytics
Conecta con nosotros

Guías

Guía: Montando un PC económico para eSports y juegos 1080p

Publicado el

Los eSports llevan mucho tiempo entre nosotros aunque durante los últimos años han experimentado una auténtica explosión de popularidad que los ha convertido en un movimiento enorme, gracias al empuje de juegos como League of Legends, DOTA 2, CS:GO y Overwatch.

Hoy los eSports cuentan con cientos de millones de fans que siguen a diario los eventos más importantes y que intentan emular a sus estrellas disfrutando de sus juegos favoritos.

Por suerte la mayoría de los juegos que se utilizan en el mundo del deporte electrónico no tienen unos requisitos elevados y se pueden utilizar incluso en equipos relativamente antiguos, pero sabemos que hay muchas personas con PCs demasiado antiguos que están pendientes de realizar una renovación.

Con eso en mente hemos decidido hacer una nueva guía en la que nos centraremos en montar un PC económico pensado para disfrutar sin problemas de todos los juegos utilizados en los eSports.

El presupuesto que nos hemos marcado son 400 euros, una cantidad que está prácticamente al alcance de todo el mundo, aunque como veremos al final es posible reducir un poco más el presupuesto e incluso hacer una distribución diferente para ajustar un poco más el precio.

Sin más entramos en materia, esperamos que os sea útil y os recordamos que podéis dejar vuestras dudas en los comentarios.

Procesador

Empezamos eligiendo el corazón del equipo. La mayoría de los juegos utilizados en el mundo de los eSports dependen del IPC del procesador y no exigen más de cuatro hilos para funcionar correctamente, así que hemos apostado por el Pentium G4560.

Este procesador es una solución todoterreno basado en Kaby Lake de Intel que cuenta con dos núcleos y cuatro hilos a 3,5 GHz y ofrece un excelente nivel de rendimiento.

Su precio es de 57,95 euros.

Placa base

Es un componente importante pero no tenemos mucho presupuesto, así que debemos apostar principalmente por el valor calidad-precio.

Por ello hemos elegido una placa MSI B250M Pro-VD, que trae soporte total y directo de procesadores Kaby Lake y nos permite montar memorias DDR4 a 2.400 MHz.

Tiene un precio muy bueno, 67,95 euros.

Memoria RAM

 

Como ya hemos anticipado podemos montar un kit de DDR4 a 2.400 MHz, y dado que ahora mismo no presentan una diferencia de precio importante frente a los modelos a 2.133 MHz no hemos tenido duda alguna en apostar por el kit Crucial Ballistix Sport 2400 4 GB x 2.

Gracias a esa mayor frecuencia de reloj notaremos pequeñas mejoras de rendimiento en algunos juegos concretos.

Tiene un precio de 68,39 euros.

Tarjeta gráfica

Es una de las decisiones más importantes. Tenemos varias opciones pero nos otros nos hemos decantado por la MSI GTX 1050 TI AERO ITX OCya que ofrece una mejora importante de rendimiento frente a las GTX 1050 y RX 560 y tiene un precio muy bien ajustado.

Este modelo viene con overclock, tiene un tamaño muy compacto, se conforma con una fuente de alimentación de 300W y no requiere conector de alimentación adicional.

Su precio es de 149 euros.

Disco duro

El presupuesto nos obliga a ir directamente a por un disco duro, ya que de lo contrario tendríamos serios problemas de capacidad de almacenamiento.

Por ello hemos optado por un HDD estándar de Toshiba en su versión de 1 TB. Este modelo tiene una velocidad de 7.200 RPM y 32 MB de caché, suficiente para disfrutar de una buena experiencia de uso.

Tiene un precio de 46,95 euros.

Caja y fuente de alimentación

Tenemos un equipo con un consumo mínimo así que no necesitamos una fuente potente ni con conectores de alimentación adicionales.

Dado que lo que prima es mantener el precio lo más bajo posible hemos optado por un combo de caja y fuente de alimentación B-Move Vega Mini.

Esta torre tiene un tamaño muy compacto pero podrá albergar sin problemas todos nuestros componentes, ya que la placa base es micr ATX y la gráfica es mini ITX.

Su fuente integrada es de 500 vatios y cumple más que de sobra.

Tiene un precio de 31,95 euros.

Coste final y configuraciones opcionales

Tenemos un coste total de 422,19 euros, una cifra que podríamos ajustar un poco más eligiendo por ejemplo una caja con fuente integrada más económica y optando por un único módulo de DDR4. Con suerte el ahorro podría ser de entre 15 y 20 euros y seguiría siendo perfectamente viable.

También podríamos ir a por una Radeon RX 460 de 2 GB de GDDR5, que cuesta 99 euros, o a por una RX 560 de 4 GB de GDDR5, que cuesta 125 euros.

Con la primera nos ahorraríamos 50 euros aunque perderíamos bastante potencia gráfica. A pesar de ello el equipo seguiría siendo capaz de mover todos los juegos de los eSports sin problemas y también cualquier juego actual en 1080p, siempre que reduzcamos el nivel de calidad gráfica en función de las exigencias de cada título en concreto.

Por si alguien se lo pregunta sí, la configuración con GTX 1050 TI y RX 560 de 4 GB de GDDR5 sería mucho más potente que una PS4 y la primera de hecho rivalizaría con una PS4 Pro sin problemas. La versión con RX 460 de 2 GB de GDDR5 quedaría a nivel muy similar comparada con la consola de Sony.

Tened en cuenta que son datos aproximados y que en algunos casos la mayor optimización que se lleva a cabo en consolas puede inclinar la balanza a favor de aquellas.

Antes de terminar os dejo una ronda de resultados en algunos juegos utilizando la configuración con GTX 1050 TI:

  • Overwatch 1080p en ultra: 96 FPS.
  • GTA V en 1080p y calidad muy alta: 54 FPS.
  • The Witcher 3 en 1080p y calidad muy alta: 37 FPS.
  • DOTA 2 en 1080p y calidad ultra (DirectX 11): 121 FPS.
  • DOOM 2016 en 1080p y calidad máxima (OpenGL): 73 FPS.
  • CS:GO en 1080p y calidad máxima: 172 FPS.

Enlaces de interés: Guías MC.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído