Los navegadores de Microsoft tienden a la irrelevancia

Los navegadores de Microsoft tienden a la irrelevancia
7 de septiembre, 2017

La cuota de mercado de los navegadores de Microsoft en escritorios informáticos sigue descendiendo con fuerza penalizando el negocio de Internet del gigante del software, en aplicaciones y servicios, buscadores y en el importante apartado de la publicidad.

Internet Explorer y Edge no levantan cabeza. La suma de ambos en agosto marcó un mínimo del 21 por ciento, según los datos de la firma de análisis Net Applications. La caída se acumula a un ritmo alarmante, casi un punto porcentual de media cada mes en lo que va de año, que se suman a las de 2016 con un descenso interanual del 55 por ciento.

Si Microsoft no logra frenar la tendencia de caída, su cuota será irrelevante en 2019, asegura un artículo de ComputerWorld donde hacen un completo análisis de situación.

La cuota de mercado de los navegadores de Microsoft se sitúa muy por detrás del líder del mercado, Chrome, que se mantiene en los entornos del 60 por ciento. Firefox, ha logrado controlar la caída y en pleno proceso de recuperación alcanza el 12 por ciento. El Safari de Apple completa el escenario con un 4%.

navegadores de Microsoft

Fuente: Net Applications / IDG

¿Podrán recuperar los navegadores de Microsoft?

Qué duro es el mundo tecnológico y cuánto ha llovido desde el monopolio de los IE. La situación ha cambiado muchísimo en los últimos tiempos y 2016 ha vivido un vuelco histórico. Era la primera vez que Internet Explorer perdía el número uno a manos de Chrome, algo que no sucedía desde que aquél defenestrara a Netscape y se convirtiera en el gran navegador web de la década de 1990.

La tendencia ha continuado y los datos que van llegando confirman que Internet Explorer se desangra. Ningún otro navegador ha perdido un mayor número de usuarios de manera más rápida (350 millones solo en 2016), con la excepción del nombrado Netscape Navigator.

Microsoft tiene un gran problema porque los navegadores web son una de las aplicaciones principales de cualquier equipo informático, dando acceso a multitud de servicios de Internet y al gran mercado de las búsquedas y publicidad. Microsoft corre el riesgo de perder este mercado, si no lo ha perdido ya.

Si la situación de Internet Explorer es irreversible, tampoco el navegador Edge parece ser la solución. Es una mejora enorme sobre los IE (en rendimiento, compatibilidad con estándares o cualquier otro apartado) y una buena muestra de navegador moderno, pero su exclusividad en Windows 10 limita su crecimiento y en aspectos importantes como el de la extensiones, está muy por debajo de lo que ofrece Chrome o Firefox.

Y eso que Microsoft aprovecha su situación privilegiada en Windows para incluir sus navegadores preinstalado en sus sistemas, al igual que hace Google en Chromebooks o Android y Apple en sus Mac.

No atisbamos soluciones para la recuperación, salvo seguir mejorando Edge y crear una versión global para el resto de versiones Windows por mucho que duela a Microsoft potenciar Windows 7. También lanzar versión móvil. Porque esa es otra. Todos los datos anteriores se refieren a escritorios informáticos. Si hablamos de movilidad, la distancia es ya insalvable y los navegadores de Microsoft prácticamente no existen.

  • Share This