Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Análisis: Kingdom Come: Deliverance PC

Publicado el
Kingdom Come: Deliverance PC

Seguí Kingdom Come durante un tiempo, desde el lanzamiento de su crowdfunding y lo hice con gran interés. Pero tras mucho tiempo de desarrollo y una demo un tanto decepcionante, deje de interesarme por el proyecto porque creí que esto sería otro de esos proyectos geniales y con buenas intenciones que no saldría adelante. Ahora que ya lo he probado me alegra haberme equivocado y aunque no es que el juego haya quedado muy fino, me gustaría romper una lanza a su favor.

Gráficos

El apartado grafico recuerdo que me resultó muy impresionante la primera vez que lo vi, pero con los pasos de gigante que se han dado en este aspecto en los últimos años ha envejecido un poco mal. Aún así considero que se ve lo suficientemente bonito y nítido como para resultar inmersivo y agradable.

Mecánicas

El realismo que le han aplicado al juego creo que es su apartado más interesante. Como bien dicen quieren ser como Skyrim pero con un componente de realismo y rigor histórico medieval. Tienes que comer, pero no se hace tampoco cansino y no es algo que tengas porque hacer con una urgencia inmediata. Tienes que vendarte las heridas si te han provocado sangrado, pero no es continuo y no ocurre siempre. Tienes que dormir una vez al día. Ninguno de estos aspectos se traduce en pérdidas de salud y agobios inmediatos, sino que suelen traducirse en perdidas progresivas de los atributos de tu personaje. Podría decirse que siempre tienes suficiente para poder cubrir estos aspectos, aunque siempre estarás vigilándolos.

El combate es lo que siempre más ha destacado este título en su promoción, mostrando como han recurrido a expertos de técnicas de combate medievales para crear todas las mecánicas y los sets de movimientos que se utilizaban a principios del siglo XV, que es el periodo en el que se desarrolla el juego. Es un combate muy diferente al que solemos encontrar cuando jugamos a cualquier otro videojuego, o incluso el que nos imaginamos por influencia del cine. Es pausado, requiere de mucha práctica, hay que saber medir las distancias, los tiempos y es crucial mantener una buena gestión de la estamina. Las armaduras de aquella época eran muy pesadas y gruesas, por lo que atravesarlas no era sencillo y se buscaba más desestabilizar al adversario para encontrar un hueco entre las juntas de la armadura.

El dialogo es lo que ha quedado más flojo en mi opinión. Se te presentan conversaciones donde puedes elegir opciones y la elocuencia no es un rasgo en si mismo, sino que se divide en carisma, labia y amenaza, por lo que conviene tener suficiente puntuación de los tres para las diferentes situaciones. En principio las situaciones de dialogo parecen estar bien, pero según avanzas en el juego en realidad están un poco forzadas.

Me he encontrado situaciones en las que resulta bastante irrelevante la opción de dialogo que escojas o en las que directamente ocurre una escena en la que tu no tienes ningún tipo de control sobre el dialogo que sucede, lo cual da situaciones a veces paradójicas e ilógicas con el resto del tono general que has estado empleando con tu personaje, y si fuesen pasajes principales donde tampoco hay mucha más opción me parecería bien, pero cuando se trata de establecer el tipo de relación que tendrás con un determinado noble lo veo un poco atrevido porque está definiendo la relación con ese personaje sin que tu hayas hecho nada para llegar a ello por lo que se siente como una situación forzada.

Por poner un ejemplo, sin hacer spoilers, hay una parte en la que cierto noble hace una apuesta contigo y que ganes o pierdas es totalmente irrelevante porque al final se fuerza la situación para conducirte por donde la historia quiere que vayas. No es una práctica que considere mala pero creo que en Kingdom Come se fuerzan demasiado y son demasiado poco sutiles y al final hace que cualquier tipo de diálogo pierda la gracia porque no sabes si realmente va a ser muy relevante una u otra opción.

Historia

La historia sigue una línea muy “Juego de Tronos”, pero creo que es el tipo de historias que mejor quedan en esta época. Te ponen en el contexto de una guerra de sucesión tras la muerte del emperador de bohemia y muestra de una forma bastante fiable como funcionaba el juego de lealtades y el sistema del feudalismo y como funcionaban sus equilibrios de poder.

Conclusión

Kingdom Come: Deliverance es un juego con fallos y algunos acabados están poco pulidos, pero a mi me ha gustado, creo que merece la pena jugarlo, y creo que deberíamos apoyarlo porque tiene algo que falta en esta industria que es pasión, ganas y decisión para crear algo nuevo y diferente.

Es un juego que se ha financiado por la comunidad, con un equipo pequeño que ha querido hacer algo grande, cierto es que quizás demasiado grande para lo que podrían permitirse, pero pueden decir que lo han hecho, y eso dentro del mundo del crowdfunding es decir mucho.

En un tiempo en el que tenemos una industria tendenciosa, cobarde a la hora de aportar nuevas ideas y conceptos y basado en la repetición e imitación (viene el año de los Battle Royale y creo que todos lo sabemos), Kingdom Come es uno de esos proyectos a los que les perdonas un poco sus errores porque sabes que han sido producto de dar un puñetazo en la mesa, de querer darle una aproximación diferente a un genero clásico como es el RPG de jugador individual y de ponerle toda la pasión y los recursos de que disponían. Algo que los estudios triple A nunca se atreverían con un título así.

Notas finales

8Nota

Gráficos 7

Modos de juego8

Historia8

Top 5 Cupones

Lo más leído