Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

La NES Classic Edition se agota en pocas horas tras ser relanzada

Publicado el
La NES Classic Edition se agota en pocas horas tras ser relanzada

Nintendo relanzó ayer la NES Classic, la reversión de la clásica consola de 8 bits que en realidad no es más que un mini ordenador con Linux.

NES Classic Edition fue hace dos años un éxito muy superior al esperado por la compañía japonesa, hasta el extremo que surgió una fuerte especulación en torno al producto que terminó disparando los precios. Con este relanzamiento parece que las circunstancias no serán muy diferentes a las de entonces, ya que en pocas horas se ha agotado en muchísimas tiendas, así que habrá que esperar si Nintendo decide suministrar más unidades.

La NES original apareció en los años 80 del Siglo XX y tuvo mucha vida a pesar de su limitada potencia, recibiendo juegos incluso bien entrados los años 90. Por su parte, NES Classic Edition (también conocida como NES Mini o NES Classic Mini) es un miniordenador Linux metido con en una carcasa que recuerda mucho a la de la mítica consola original, aunque con la gran diferencia de que aquí no se admiten cartuchos, sino que se ofrecen 30 juegos preisntalados, que son los siguientes:

  • Balloon Fight
  • BUBBLE BOBBLE
  • Castlevania
  • Castlevania II: Simon’s Quest
  • Donkey Kong
  • Donkey Kong Jr.
  • DOUBLE DRAGON II: THE REVENGE
  • Dr. Mario
  • Excitebike
  • FINAL FANTASY
  • Galaga
  • GHOSTS‘N GOBLINS
  • GRADIUS
  • Ice Climber
  • Kid Icarus
  • Kirby’s Adventure
  • Mario Bros.
  • MEGA MAN 2
  • Metroid
  • NINJA GAIDEN
  • PAC-MAN
  • Punch-Out!! Featuring Mr. Dream
  • StarTropics
  • SUPER C
  • Super Mario Bros.
  • Super Mario Bros. 2
  • Super Mario Bros. 3
  • Tecmo Bowl
  • The Legend of Zelda
  • Zelda II: The Adventure of Link

Una característica destacable de NES Classic Edition es que permite simular un monitor CRT sobre pantallas modernas y en formato 4:3. Además de ofrecer una experiencia retro, su uso podría ser incluso positivo ya que aquellos juegos fueron pensados para las ya casi desaparecidas pantallas de tubos de rayos catódicos.

Una queja que se extendió mucho fue el hecho de que los cables de los mandos eran algo cortos, aunque afortunadamente eso puede ser subsanado comprando un mando inalámbrico, que llevan años siendo el estándar dentro de la industria de los videojuegos.

Fuente: IGN

Lo más leído